TO­CA­TA Y FU­GA

Lle­gó a Nue­va York en 1963 con un ojo mo­ra­do por cul­pa de un aman­te. Adi­fe­ren­cia de Hals­ton, su­me­jor ami­go, so­bre­vi­vió a las­no­ches de dis­co y co­caí­na de Stu­dio 54. Hoy lle­va una vi­da ca­si mo­na­cal en­tre­ga­da a su fa­ce­ta de di­se­ña­do­ra de jo­yas pa­ra Tif­fany,

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por JA­MES RE­GI­NA­TO

So­bre­vi­vió a las no­ches de dis­co y co­caí­na de Stu­dio 54 y aho­ra lle­va una vi­da ca­si mo­na­cal en Gi­ro­na. El­sa Pe­ret­ti vi­ve en­tre­ga­da a su fa­ce­ta de di­se­ña­do­ra de jo­yas pa­ra Tif­fany.

Stu­dio 54. Fue allí don­de El­sa Pe­ret­ti (Flo­ren­cia, 1940) se con­vir­tió en uno de los ico­nos de la era dis­co jun­to a Hals­ton, su me­jor ami­go. Por eso re­sul­ta un tan­to sor­pren­den­te ver có­mo la di­se­ña­do­ra abre con brío la puer­ta de ma­de­ra ma­ci­za de su nue­va ca­sa, una an­ti­gua ma­sía de pie­dra en Sant Mar­tí Vell, un pue­ble­ci­to de Gi­ro­na. “Aquí mu­rió mu­cha gen­te por cul­pa de la pes­te”, anun­cia ale­gre­men­te. Se re­fie­re a la pes­te bu­bó­ni­ca que arra­só Eu­ro­pa a fi­na­les de la Edad Me­dia. ¿Re­sul­ta irónico o ló­gi­co que su nue­vo ho­gar ha­ya so­bre­vi­vi­do a la pes­te? A Pe­ret­ti le pa­só exac­ta­men­te lo mis­mo en Man­hat­tan, don­de vi­vió el pun­to ál­gi­do de la cri­sis del si­da. “To­dos mis ami­gos han muer­to”, di­ce sin ro­deos. Ella mis­ma es­tu­vo a pun­to de su­cum­bir a su adi­ción al vod­ka y a la co­caí­na. Sant Mar­tí Vell fue su sal­va­ción.

La pri­me­ra vez que vio la ma­sía fue en 1968, en una fo­to­gra­fía que le en­se­ñó un ami­go. “Tie­ne que ser mía”, pen­só, aun­que es­ta­ba aban­do­na­da y en rui­nas. Des­de en­ton­ces ha ido com­pran­do y res­tau­ran­do edi­fi­ca­cio­nes has­ta eri­gir lo que hoy es su pue­blo pri­va­do, por don­de se pa­sea con unos zue­cos ro­sas. Con 74 años Pe­ret­ti con­ser­va su cé­le­bre vi­ta­li­dad, pe­ro no la fi­gu­ra con la que triun­fó co­mo mo­de­lo en la Nue­va York de los años se­ten­ta, an­tes de lan­zar su lí­nea de jo­ye­ría pa­ra Tif­fany.

El­sa Pe­ret­ti es tau­ro, al­go que re­cal­ca con fre­cuen­cia. Co­mo los na­ti­vos de ese signo, ha de­mos­tra­do te­són y ter­que­dad, co­sa que Tif­fany le agra­de­ce: sus di­se­ños re­pre­sen­tan des­de ha­ce tiem­po el diez por cien­to de las ven­tas de la em­pre­sa, que en 2012 su­pe­raron los 3.000mi­llo­nes de eu­ros. Des­de que la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se la con­tra­tó, en 1974, ha ga­na­do con ella una can­ti­dad muy su­pe­rior a la ob­te­ni­da con cual­quier otro di­se­ña­dor de la ca­sa. De ahí la in­quie­tud que sus­ci­tó cuan­do, en­ma­yo de 2012, anun­ció su re­ti­ra­da. Pe­ro el 27 de di­ciem­bre de ese año, Tif­fany co­mu­ni­có que ha­bía re­no­va­do el con­tra­to de El­sa Pe­ret­ti por otras dos dé­ca­das. Ade­más de un au­men­to de los ro­yal­ties por las ven­tas, re­ci­bió ca­si 42 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro a El­sa nun­ca le ha he­cho fal­ta el di­ne­ro. Na­ció en una de las fa­mi­lias más ri­cas de Ita­lia. Su pa­dre, Fer­di­nan­do Pe­ret­ti, fun­dó en 1933 la Ano­ni­ma Pe­tro­li Ita­lia­na (API). Aun­que, en 1961, cuan­do se re­be­ló y hu­yó de su ca­sa de Ro­ma, su con­ser­va­do­ra fa­mi­lia de­jó de man­te­ner­la. En su hui­da, Pe­ret­ti re­ca­ló en Bar­ce­lo­na, don­de em­pe­zó co­mo ma­ni­quí. Tan­to su pa­dre co­mo su­ma­dre, Ma­ria Lui­gia, es­tu­vie­ron va­rios años sin di­ri­gir­le la pa­la­bra.

La Bar­ce­lo­na fran­quis­ta le pa­re­ció el pa­raí­so. “Los ma­ri­ne­ros, las pu­tas, las flo­res, el mar...”, re­cuer­da. La jo­ven se hi­zo ín­ti­ma de los miem­bros de la gau­che di­vi­ne. En fe­bre­ro de 1968 ate­rri­zó en Man­hat­tan. “Lle­gué con un ojo mo­ra­do; me lo pu­so así mi aman­te, que no que­ría que me mar­cha­se”, cuen­ta. “Me ins­ta­lé en el ho­tel Fran­co­nia, en la ca­lle 72, sin na­da. Pe­ro ser po­bre te­nía sus ven­ta­jas”. Pe­ret­ti des­pren­día un au­ra de mis­te­rio que la gen­te de­tec­ta­ba al­mo­men­to. “Sa­bía­mos que su fa­mi­lia era adi­ne­ra­da, pe­ro no has­ta qué pun­to”, ase­gu­ra Ma­ri­na Ci­cog­na, otra ita­lia­na de la al­ta so­cie­dad que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en bar­co.

APe­ret­ti ja­más le gus­tó ser mo­de­lo, le cau­sa­ba “pa­vor”. Pe­ro le ser­vía pa­ra pa­gar las fac­tu­ras. Su es­ta­tu­ra y su ima­gen so­fis­ti­ca­da lla­ma­ron la aten­ción de Char­les Ja­mes e Is­sey Mi­ya­ke. “El­sa era di­fe­ren­te”, di­ría Hals­ton, a quien co­no­ció a fi­na­les de los se­sen­ta. “Las otras mo­de­los

pa­re­cían per­chas; ella te­nía es­ti­lo”. “Nos hi­ci­mos ami­gos po­coa­po­co. La co­caí­na a ún no ha­bía apa­re­ci­do en es­ce­na; nos li­mi­tá­ba­mos a fu­mar po­rros”, re­me­mo­ra Pe­ret­ti. Al­re­de­dor de la pa­re­ja se for­mó un gru­po in­te­gra­do por per­so­na­jes co­mo el di­se­ña­dor Gior­gio­di Sant’An­ge­lo, el ilus­tra­dor Joe Eu­la, Vic­tor Hu­go (el no­vio de Hals­ton, un pros­ti­tu­to que ten­día ame­ter­se en líos) o Andy War­hol. Se reunían en el apar­ta­men­to de Hals­ton en la ca­lle 55. “Joe era el más in­tere­san­te. Nos co­ci­na­ba es­pa­gue­tis. Step­hen Bu­rrows se en­car­ga­ba de la en­sa­la­da de pa­ta­ta. Hals­ton ha­cía un whisky sour di­vino”, evo­ca El­sa. Eli­za­beth Tay­lor pre­fe­ría el bour­bon. “Te­nía mu­chí­si­mo aguan­te con el al­cohol”, re­ve­la. “¡Ma­dre mía, có­mo be­bía!”.

Es pro­ba­ble que Pe­ret­ti fre­cuen­ta­ra to­dos los lo­ca­les noc­tur­nos de Nue­va York, co­mo Le Jar­din y Max’s Kan­sas. Stu­dio 45 y Pa­ra­di­se Ga­ra­ge eran sus pre­fe­ri­dos: “To­do elmun­do se en­tre­ga­ba en la pis­ta de bai­le. Aho­ra sin em­bar­go pa­re­cen ten­sos”. Sus re­cuer­dos son im­pre­ci­sos, y no so­lo por cul­pa del al­cohol y las dro­gas. “Que­ría es­tar gua­pa, así que no me po­nía las ga­fas. Lo veía to­do bo­rro­so”. Afor­tu­na­da­men­te, que­dan mu­chos tes­ti­mo­nios grá­fi­cos de la épo­ca, co­mo la cé­le­bre ima­gen de 1975 de Hel­mut New­ton en la que El­sa po­sa ves­ti­da de co­ne­ji­ta de Play­boy. “Hel­mut y yo tu­vi­mos un ro­man­ce. Él era escorpio. Hay al­go en­tre los tau­ro y los escorpio”, re­ve­la su­ge­ren­te.

“los ma­ri­ne­ros, las pu­tas, el mar...” la bar­ce­lo­na de fran­co le pa­re­ció el pa­raí­so

“Una ma­ña­na Hel­mut me di­jo: ‘Quie­ro fo­to­gra­fiar­te’. No sa­bía qué po­ner­me. Fui al ar­ma­rio y vol­ví con un dis­fraz que ha­bía lle­va­do a una fies­ta con Hals­ton. Se que­dó ató­ni­to. Me lle­vó a la te­rra­za y sa­có la fo­to. Eran las 11 de la ma­ña­na”. En­ton­ces que es­tu­vie­ra so­bria cons­ti­tuía una ex­cep­ción. En la en­tra­da del 23 de di­ciem­bre de 1976 de los Dia­rios de Andy War­hol se lee: “Fies­ta de Na­vi­dad en la ofi­ci­na... [El­sa] co­men­tó que era ma­ra­vi­llo­so es­tar con­mi­go sin ha­ber­se me­ti­do na­da”.

A pe­sar de las juer­gas, Pe­ret­ti fue ca­paz de cen­trar­se. Siem­pre le ha­bían atraí­do las for­mas de los ob­je­tos, so­bre to­do los de ori­gen na­tu­ral que en­con­tra­ba en la pla­ya. Un día de 1969 le di­jo a Gior­gio di Sant’An­ge­lo: “Quie­ro ha­cer jo­yas”. Se ins­pi­ró en un flo­re­ro de pla­ta que ha­bía en­con­tra­do en un mer­ca­di­llo. Tra­zó unos bo­ce­tos y se los lle­vó a un pla­te­ro es­pa­ñol; creó el pro­to­ti­po de un ja­rrón de cin­co cen­tí­me­tros en pla­ta de ley que se col­ga­ba al cue­llo con un fino cor­dón de cue­ro. Cuan­do en el si­guien­te des­fi­le del di­se­ña­dor una mo­de­lo lu­ció la pie­za, cau­só fu­ror. “¡To­do elmun­do que­ría esa bo­te­lli­ta!”, re­me­mo­ra.

En 1971, Pe­ret­ti em­pe­zó a di­se­ñar jo­yas pa­ra Hals­ton. Si­guió uti­li­zan­do pla­ta, al­go bas­tan­te in­fre­cuen­te en la al­ta jo­ye­ría de la épo­ca; se con­si­de­ra­ba un­ma­te­rial “vul­gar”. “Hals­ton me di­jo: ‘El oro no te lo pue­des per­mi­tir y los hom­bres tie­nen que re­ga­lar­te dia­man­tes. Así que vas a lle­var pla­ta’. Yo me ima­gi­né co­mo re­cién sa­li­da de Al­bu­quer­que”, re­cuer­da Li­za Mi­ne­lli. “Pe­ro en­ton­ces apa­re­ció El­sa con sus jo­yas. To­do era muy sen­sual, muy sexy. Me en­can­tó. Des­de en­ton­ces so­lo lle­vo sus di­se­ños”. Po­cos años des­pués, Hals­ton pi­dió a Pe­ret­ti que con­ci­bie­ra la bo­te­lla de su per­fu­me.

Al prin­ci­pio, los eje­cu­ti­vos de Max Fac­tor se re­sis­tie­ron a acep­tar el fras­co bul­bo­so crea­do por Pe­ret­ti. Adu­je­ron que de­bía ser rec­tan­gu­lar. El lan­za­mien­to, en 1976, se con­si­de­ró el más exi­to­so en la his­to­ria de las fra­gan­cias. El aro­ma fue de los más ven­di­dos du­ran­te años, al­go a lo que sin du­da con­tri­bu­yó Pe­ret­ti. “Hals­ton me pre­gun­tó: ‘¿Pre­fie­res 25.000 dó­la­res o un abri­go de mar­tas ci­be­li­nas?’. “Y con­tes­té: ‘El abri­go”. En a quel mo­men­to, su lí­nea­de al­ha­jas pa­ra Tif­fany ya era un éxi­to. Sus for­mas sen­ci­llas, sen­sua­les y es­cul­tó­ri­cas cam­bia­ron la re­la­ción en­tre las mu­je­res y la jo­ye­ría. En 1977, News­week lle­gó a afir­mar que sus di­se­ños ha­bían pro­pi­cia­do la­ma­yor re­vo­lu­ción en el sec­tor des­de el Re­na­ci­mien­to.

Su re­cién ad­qui­ri­do es­ta­tus aña­dió ten­sio­nes a su re­la­ción con Hals­ton. “El úni­co pro­ble­ma es que nun­ca fo­lla­ron”, de­cía Joe Eu­la. La si­tua­ción ex­plo­tó en enero de 1978 en ca­sa del mo­dis­to, en lo que iba a ser “una ce­na sen­ci­lla a ba­se de ca­viar, pa­ta­tas asa­das y co­caí­na”, se­gún el ilus­tra­dor. La ve­la­da ter­mi­nó con El­sa gri­tan­do a Hals­ton: “¡Que te jo­dan!”, mien­tras arro­ja­ba el abri­go de piel a la chi­me­nea. “Hals­ton era frío y dis­tan­te. Nun­ca le po­días men­cio­nar te­mas per­so­na­les. A las 12 de la no­che a na­die le ape­te­ce es­tar ha­blan­do de ro­pa”, di­ce hoy Pe­ret­ti. “Le es­pe­té: ‘Pa­ra­mí, tu amis­tad es mu­cho­más im­por­tan­te que es­te pu­to abri­go’, y lo ti­ré al fue­go. Yme lo ha­bía ga­na­do”.

La pa­re­ja vol­vió a coin­ci­dir en abril, en el só­tano del Stu­dio 54. El­sa ya ha­bía es­ni­fa­do co­caí­na. Ste­ve Ru­bell, el due­ño del lo­cal, le di­jo: “Tó­ma­te otro vod­ka, cha­ta”. “¡Có­mo te atre­ves a lla­mar­me cha­ta!”, re­pli­có ella. Da­vid Gef­fen, que es­ta­ba en la mis­ma me­sa, in­ten­tó ex­pli­car­le que la pa­la­bra

de­no­ta­ba afec­to, lo que so­lo sir­vió pa­ra al­te­rar­la más. Al fin, Hals­ton di­jo: “He aquí el mo­ti­vo por el que no ten­go nin­gu­na ga­na de ver­te”. “¡Me nie­go a que me eche de un só­tano una reinona y una ma­ri­co­na co­mo tú! ¡No eres más que un mo­dis­to ba­ra­to, in­cul­to y ma­ri­ca!”, gri­tó ella. “Y tú no eres más que una di­se­ña­do­ra de jo­yas ba­ra­tas”, le res­pon­dió él. An­tes de que Hals­ton pu­die­ra mar­char­se, Pe­ret­ti le va­ció una bo­te­lla de vod­ka en los za­pa­tos y la es­tam­pó con­tra el sue­lo. “Al­go así bas­ta pa­ra que se te qui­ten las ga­nas de sa­lir de ca­sa du­ran­te el res­to de tu vi­da”, ano­tó War­hol al día si­guien­te.

Po­co des­pués del epi­so­dio, El­sa se dio cuen­ta de que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar pá­gi­na. Des­pués de leer los Dia­rios de War­hol, en 1987, se ale­gró aún­más de ha­ber­se mar­cha­do de Nue­va York. “Al fi­nal, Andy me de­cep­cio­nó un po­co. Se por­tó co­mo un ver­da­de­ro gi­li­po­llas”, de­cla­ra en la ac­tua­li­dad.

Sant Mar­tí Vell se con­vir­tió a prin­ci­pios de los años ochen­ta en su re­fu­gio per­ma­nen­te. Hoy man­tie­ne re­si­den­cias en Ro­ma, Mon­te­car­lo, Bar­ce­lo­na y Nue­va York, y una es­pec­ta­cu­lar to­rre de pie­dra del si­glo XVI en la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Por­to Ercole, pe­ro ape­nas las vi­si­ta. “Aquí­me sien­to li­bre”, con­fie­sa re­fi­rién­do­se a su pue­blo es­pa­ñol. “Me ga­né la vi­da con la mo­da, pe­ro nun­ca fue mi ma­yor in­te­rés. Sant Mar­tí me atra­jo por­que era dia­me­tral­men­te opues­to a Nue­va York y a mi fa­mi­lia. Na­da de so­fis­ti­ca­ción. Du­ran­te mis pri­me­ros años aquí dor­mía en un ban­co yme la­va­ba so­bre el sue­lo de pie­dra”. Hoy, aun­que es­tá pla­ga­do de ob­je­tos ex­qui­si­tos, el pue­blo si­gue con­ser­van­do cier­ta du­re­za; po­see una be­lle­za sin re­fi­nar. Im­pe­ra cier­to ai­re mo­nás­ti­co. Aquí lo im­por­tan­te es el tra­ba­jo. Siem­pre hay un pro­yec­to en­mar­cha. Ha­ce po­co, Pe­ret­ti lan­zó una lí­nea de vi­nos, Ec­co­ci, que en ita­liano sig­ni­fi­ca “Aquí es­ta­mos”.

El­sa nun­ca se ha ca­sa­do, pe­ro no le han fal­ta­do aman­tes. El más du­ra­de­ro fue Ste­fano Ma­gi­ni, a quien co­no­ció en 1978. “Bá­si­ca­men­te, era ca­mio­ne­ro”, ase­gu­ra El­sa. “Es­tu­vi­mos jun­tos 23 años. Diez de ellos, es­tu­pen­dos”. La di­se­ña­do­ra em­plea gran par­te de su tiem­po en las co­lec­cio­nes que crea pa­ra Tif­fany. Re­cu­rre a ta­lle­res de Ja­pón e Ita­lia, pe­ro la ma­yo­ría de sus ar­te­sa­nos se en­cuen­tran cer­ca de Sant Mar­tí. “De­di­co ca­da se­gun­do de­mi vi­da a ser lo más jus­ta po­si­ble con­mi­go mis­ma, con los míos y con mis clien­tes. Me exi­jo mu­cho. A lo me­jor soy de­ma­sia­do tau­ro. Pe­ro ten­go la sen­sa­ción de ha­ber lo­gra­do al­go”. La in­tui­ción y el en­tu­sias­mo ins­pi­ran sus crea­cio­nes. Cuan­do le so­bre­vie­nen pe­río­dos de se­quía, co­sa que su­ce­de a me­nu­do, se to­ma un des­can­so. “Me de­di­co a re­po­sar, a leer. Nun­ca me obli­go a tra­ba­jar”. No ocul­ta la sa­tis­fac­ción que le pro­cu­ra lo que ha con­se­gui­do. “Me ha­ce muy fe­liz. Sa­bía que un hom­bre no me pro­por­cio­na­ría di­ne­ro”. Sin em­bar­go, sí que aca­bó he­re­dan­do una for­tu­na de su pa­dre, Fer­di­nan­do. Po­cos me­ses an­tes de que fa­lle­cie­ra, en 1977, Pe­ret­ti se re­con­ci­lió con él. El re­por­ta­je que pu­bli­có en 1977 News­week, que Fer­di­nan­do le­yó, fa­ci­li­tó el re­en­cuen­tro. Des­gra­cia­da­men­te, El­sa so­lo pu­do dis­fru­tar de la apro­ba­ción pa­ter­na du­ran­te un bre­ve pe­río­do. En su tes­ta­men­to, su pro­ge­ni­tor le de­jó un sus­tan­cio­so 44,25 por cien­to de las ac­cio­nes de API, mien­tras que Mi­la, su úni­ca her­ma­na, re­ci­bía el 55,75 por cien­to. El­ma­ri­do de es­ta, Al­do Bran­chet­ti, to­mó las rien­das de la em­pre­sa. El­sa de­man­dó a su her­ma­na pa­ra con­se­guir una par­ti­ci­pa­ción del 50 por cien­to, lo que desem­bo­có en una co­lo­sal ba­ta­lla em­pre­sa­rial y le­gal que du­ró cua­tro años. En 1989, un co­mi­té de ar­bi­tra­je le con­ce­dió otro 4,75 de las ac­cio­nes. Aú­na­sí, so­lo al­can­zó el 49 por cien­to. Fu­rio­sa, pi­dió a sus fa­mi­lia­res que le com­pra­ran to­das sus par­ti­ci­pa­cio­nes. Pe­ret­ti pa­só a te­ner un pa­tri­mo­nio de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res.

En el año 2000, trans­fi­rió la ma­yor par­te de esos bie­nes a una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca: la fun­da­ción Nan­do Pe­ret­ti. Des­de en­ton­ces, ha en­tre­ga­do más de 44 mi­llo­nes de eu­ros a pro­yec­tos vin­cu­la­dos con la pro­tec­ción de la fau­na y la flo­ra, los de­re­chos hu­ma­nos, la sa­lud y la edu­ca­ción en 68 paí­ses. “Es una fun­da­ción se­ria; no la ten­go por mo­ti­vos fis­ca­les”, ase­gu­ra. Aun­que es po­si­ble que la or­ga­ni­za­ción ha­ya mi­ti­ga­do la ra­bia pro­vo­ca­da por la de­man­da, Pe­ret­ti no man­tie­ne re­la­ción con sus pa­rien­tes. “Nun­ca­me van a res­pe­tar. Ya no for­ma­mos una fa­mi­lia. No ha­blo de ellos. No lo me­re­cen; ni si­quie­ra mi her­ma­na”.

El­sa Pe­ret­ti aún sa­be có­mo ha­cer una en­tra­da triun­fal. Cuan­do van a re­tra­tar­la, apa­re­ce con un caf­tán ama­ri­llo de Hals­ton. Bro­mea so­bre el au­men­to de su pe­rí­me­tro ab­do­mi­nal. “Char­les Ja­mes me di­jo: ‘No adel­ga­ces de­ma­sia­do, por­que cuan­do te ha­gas ma­yor en­gor­da­rás más”. Da la sen­sa­ción de es­tar a gus­to en su piel. “Na­da de re­to­ques”, or­de­na al fo­tó­gra­fo. “Así es co­mo soy”. Pe­ret­ti siem­pre ha si­do una per­so­na re­ser­va­da, in­clu­so cuan­do an­da­ba de fies­ta en fies­ta. Aho­ra evi­ta a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El ci­neas­ta Whit­ney Sud­ler-Smith la per­si­guió obs­ti­na­da­men­te pa­ra que apa­re­cie­ra en el do­cu­men­tal Ul­tra­sue­de: En bus­ca de Hals­ton, pe­ro El­sa ja­más aten­dió sus pe­ti­cio­nes. Pre­fie­re pen­sar en el fu­tu­ro. Sin em­bar­go, cuan­do ter­mi­na la se­sión de fo­tos y abre una bo­te­lla de vod­ka en su co­ci­na abun­da en su re­la­ción con el di­se­ña­dor. “Hoy to­dos ha­blan de su vi­da se­xual y de la co­caí­na, pe­ro se pa­sa­ba la vi­da tra­ba­jan­do; co­mo em­pre­sa­rio era ex­tra­or­di­na­rio. El pro­ble­ma es que nun­ca tu­vo un so­cio, co­mo Yves Saint Lau­rent tu­vo a Pie­rre Bergé o Va­len­tino a Gian­car­lo Giammetti. Lo ha­cía to­do so­lo, de­ses­pe­ra­do por se­guir en lo más al­to. Se pa­sa­ba la no­che en ve­la cor­tan­do te­las. Era im­pre­sio­nan­te ver­le en ac­ción”.

Dos años an­tes de la muer­te del di­se­ña­dor, en 1990, Hals­ton vi­si­tó a Pe­ret­ti en Por­to Ercole. Se les unió Joe Eu­la. Pa­sa­ron un buen ra­to, re­cor­dan­do los as­pec­tos­más fe­li­ces de su re­la­ción mien­tras dis­fru­ta­ban del es­plen­dor de la to­rre de Pe­ret­ti. A di­fe­ren­cia de sus tos­cos in­te­rio­res de Es­pa­ña, el mo­bi­lia­rio de Por­to Ercole, di­se­ña­do por Ren­zo Mon­giar­dino, es de lo más sun­tuo­so. “Hals­ton se ne­ga­ba a ve­nir a Sant Mar­tí”, ase­gu­ra El­sa con una mez­cla de hu­mor y amar­gu­ra. “No le pa­re­cía lo bas­tan­te es­plén­di­do”. Ella, en cam­bio, en­ca­ja a la per­fec­ción. �

“AL FI­NAL, SE POR­TO ANDY WAR­HOL ME DE­CEP­CIO­NÓ. CO­MO UN VER­DA­DE­RO GI­LI­PO­LLAS”

Yu­ki, uno de los pe­rros de El­sa, re­po­sa fren­te a la chi­me­nea de la to­rre del si­glo XVI de­co­ra­da por Lo­ren­zo Mon­giar­dino que la di­se­ña­do­ra po­see en

Por­to Ercole.

AH DEL CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.