MEL BROOKS & AN­GE­LI­NA JO­LIE

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - ILUS­TRA­CIÓN DE AN­DRÉ CA­RRIL­HO — G. ALON­SO

MEL BROOKS: An­ge­li­na, quie­ro ha­cer la se­cue­la de El jo­ven­ci­to Fran­kens­tein con­ti­go co­mo pro­ta­go­nis­ta, pe­ro no sé si una ac­triz con tus cua­li­da­des tie­ne vis có­mi­ca.

AN­GE­LI­NA JO­LIE: ¿ Es que no has vis­to Tomb rai­der? MEL BROOKS: Quie­ro que in­ter­pre­tes a la hi­ja de la ba­ro­ne­sa Frau Blü­cher. Y ca­da vez que se pro­nun­cie tu nom­bre, los ca­ba­llos se ate­rro­ri­cen y re­lin­chen.

AN­GE­LI­NA JO­LIE: ¿Por qué ha­bría de dar mie­do a los ca­ba­llos? Me sen­ti­ría me­jor si­mi per­so­na­je adop­ta va­rios ca­ba­llos y les da al­fal­fa, te­cho y cariño.

MEL BROOKS: An­ge­li­na, no hay co­me­dia en la bon­dad ni en la ab­ne­ga­ción. Hay co­me­dia en la arro­gan­cia, la co­di­cia y el in­di­vi­dua­lis­mo. En to­do ca­so Frau Blü­cher pue­de ro­bar unos cuan­tos ca­ba­llos so­lo pa­ra des­cu­brir que tie­nen té­ta­nos y en­ce­fa­li­tis y lle­var­se así su me­re­ci­do.

AN­GE­LI­NA JO­LIE: Y en­ton­ces Blü­cher via­ja a Na­mi­bia en bus­ca de una va­cu­na y allí adop­ta a va­rios ni­ños que des­cu­bren una nue­va vi­da de li­ber­tad y amor. MEL BROOKS: Pe­ro esos ni­ños son en reali­dad agen­tes se­cre­tos de un dic­ta­dor que pla­nea en­ve­ne­nar el agua co­rrien­te de Es­ta­dos Uni­dos con un lí­qui­do que aca­ba con el ape­ti­to se­xual de los hom­bres.

AN­GE­LI­NA JO­LIE: Ex­cep­to de un hom­bre: mi ma­ri­do, que so­lo be­be agua em­bo­te­lla­da. Y que­da en nues­tras ma­nos re­po­blar to­do el país con ni­ños de to­das las na­cio­na­li­da­des y ten­den­cias se­xua­les.

MEL BROOKS: Pe­ro re­sul­ta que tu ma­ri­do te en­ga­ña con su au­xi­liar, In­ga, y es­ta tie­ne un hi­jo al­bino y mal­va­do que crea su pro­pia sec­ta de ado­ra­do­res de Sa­tán.

AN­GE­LI­NA JO­LIE: Y yo adop­to a Sa­tán.

MEL BROOKS: Y te enamo­ras de él.

AN­GE­LI­NA JO­LIE: Sa­tán se­rá Brad Pitt.

MEL BROOKS: ¿Tie­ne vis có­mi­ca?

AN­GE­LI­NA JO­LIE: ¿Es que no has vis­to Sie­te años en el Tí­bet?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.