Vi­das Pri­va­das

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - CON­DES DE HA­RROW BY – LU­CIA­NA BE­LLI­NI

Él, con su in­con­fun­di­ble por­te aris­to­crá­ti­co bri­tish, es el Con­roy San­don, oc­ta­vo con­de de Ha­rrowby. Ella, la de­co­ra­do­ra y es­cri­to­ra no­ve­las de amor de cier­to tin­te eró­ti­co Ca­ro­li­ne . Y am­bos, los due­ños de San­don San­don Hall, la se­ño­rial man­sión neo­ja­co­bi­na en Staf­fords­hi­re (In­gla­te­rra) que ha per­te­ne­ci­do a su fa­mi­lia des­de 1776.

Con­du­cir por la si­nuo­sa ca­rre­te­ra ha­cia la fin­ca es co­mo atra­ve­sar el tú­nel del tiem­po. Hec­tá­reas de si­len­cio, na­tu­ra­le­za vir­gen y re­ba­ños de ove­jas in­mó­vi­les. La re­si­den­cia es­tá flan­quea­da por enor­mes leo­nes de pie­dra que tu­vie­ron que ser tras­la­da­dos de los es­ca­lo­nes de la en­tra­da ha­ce dos si­glos por­que so­lían asus­tar a los ca­ba­llos. Des­de­me­dia­dos del si­glo XIX la edi­fi­ca­ción ha­bía per­ma­ne­ci­do ca­si in­tac­ta, con un in­ver­na­de­ro en rui­nas y ha­bi­ta­cio­nes que no se ha­bían pin­ta­do en 150 años. Has­ta el ve­rano pa­sa­do, cuan­do co­men­zó a re­for­mar­se.

San­don Hall se man­tu­vo co­mo re­si­den­cia pri­va­da has­ta me­dia­dos de los años ochen­ta. “En­ton­ces, mis abue­los hi­cie­ron una jor­na­da de puer­tas abier­tas pa­ra la fa­mi­lia, al­go te­rri­ble­men­te an­ti­cua­do”, re­cuer­da Con­roy, de 63 años. “Cuan­do éra­mos ni­ños San­don Hall era el pa­raí­so pa­ra­mi her­ma­na y pa­ra mí, pe­ro real­men­te no se cui­dó lo su­fi­cien­te por las in­ver­sio­nes que pre­ci­sa­ba”. Des­de 2007, cuan­do Con­roy de­jó de tra­ba­jar co­mo

pe­ri­to co­le­gia­do y la fa­mi­lia se tras­la­dó des­de su ca­sa de Ox­fords­hi­re a San­don Hall, las fi­nan­zas se con­vir­tie­ron en su preo­cu­pa­ción: de­bía en­con­trar la ma­ne­ra de man­te­ner la fin­ca de 600 hec­tá­reas con las cuen­tas en po­si­ti­vo. Sur­gie­ron al­gu­nas ideas al res­pec­to —“Que­ría­mos crear un cer­ta­men mu­si­cal, pe­ro el fa­mo­so fes­ti­val demú­si­ca pop V Fest se ce­le­bra jus­to aquí al la­do”— an­tes de que se de­ci­die­ran fi­nal­men­te por la ce­le­bra­ción de bo­das. De ahí el cam­bio de ima­gen del ala pú­bli­ca y de 50 hec­tá­reas de jar­dín. Con­roy no quie­re re­ve­lar cuán­to cos­tó, pe­ro ad­mi­te que fue una can­ti­dad en li­bras de seis ci­fras. El in­ver­na­de­ro se re­for­mó, los agrie­ta­dos azu­le­jos Min­ton se re­em­pla­za­ron por ori­gi­na­les traí­dos de la cé­le­bre fá­bri­ca de Sto­ke- upon-Trent y la con­de­sa de Ha­rrow by se ocu­pó del jar­dín con la ayu­da del nue­vo je­fe de jardineros.

Cuan­do tra­ba­jan en la man­sión, la fa­mi­lia se re­co­ge en su ala pri­va­da, un teso- ro de mue­bles he­re­da­dos, ador­nos y re­tra­tos (in­clu­yen­do uno enor­me de Ca­ro­li­ne). “Me te­mo que es de­ma­sia­do vic­to­riano”, ex­pli­ca Con­roy. Allí es don­de es­cri­be la con­de­sa, que ya ha pu­bli­ca­do una no­ve­la de épo­ca ba­sa­da en otra man­sión de su fa­mi­lia, Burn­tN or­ton, en Cots­wolds. Al guio­nis­ta y di­rec­tor in­glés

Ju­lian Fe­llo­wes ( Down­ton Ab­bey) le gus­tó tan­to la obra que ac­ce­dió a es­cri­bir el li­bre­to pa­ra una pe­lí­cu­la. Ac­tual­men­te Ca­ro­li­ne pre­pa­ra su se­gun­do li­bro, am­bien­ta­do en la re­gión ita­lia­na de Um­bría du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y ha pro­me­ti­do que el te­ma del si­guien­te se­rá San­don Hall.

Los con­des tie­nen sie­te hi­jos en­tre los dos — Con­roy tres chi­cos y una chi­ca ( , el ma­yor y he­re­de­ro, , Hu­go Fre­de­rick y ) y Ca­ro­li­ne una ni­ña, Henry Emily , y dos hi­jos, y —y Clem­mie Henry Ed­die to­dos ellos uti­li­zan la ca­sa co­mo cuar­tel ge­ne­ral, don­de se reúnen en rui­do­sas ce­le­bra­cio­nes. Su ta­rea más di­fí­cil es­man­te­ner ba­jo con­trol al tra­vie­so pe­rro de Ed­die, un king char­les spaniel de nom­bre Wins­ton. “Siem­pre se las arre­gla pa­ra ha­cer pis en los mue­bles más ca­ros”, di­ce Ed­die. “Yes co­no­ci­do por sal­tar so­bre la­me­sa y co­mer­se la co­mi­da de nues­tros pla­tos”.

La pro­pie­dad se en­cuen­tra hoy en con­di­cio­nes mu­cho me­jo­res que cuan­do Con­roy y Ca­ro­li­ne la he­re­da­ron. Un gran ali­vio pa­ra Hu­go, de 33 años, un ex­fi­nan­cie­ro que de­jó Not­ting Hill pa­ra vi­vir con su no­via, ,

Brei­ge Sie­gen- Smith en una ca­sa de cam­po a un par de ki­ló­me­tros de la man­sión. Él cui­da el vi­ve­ro y ella, la flo­ris­ta de las bo­das, cul­ti­va las tra­di­cio­na­les ro­sas in­gle­sas en el jar­dín. Con­roy es fe­liz al ver­los in­vo­lu­cra­dos. To­do lo que él desea es man­te­ner la fin­ca en la fa­mi­lia el­ma­yor tiem­po po­si­ble. “No quie­re ser la ge­ne­ra­ción que ten­ga que ven­der­la”, ex­pli­ca Ca­ro­li­ne, y sen­ten­cia: “Se pue­de sen­tir a los an­te­pa­sa­dos de­cir: ‘Es­tá so­bre tus hom­bros aho­ra, ami­go. No lo es­tro­pees”.

FO­TO­GRA­FÍA DE JA­MES ME­RRELL

1

3

4

5

7

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.