TO­DOS LOS HOM­BRES DE CFK

La pre­si­den­ta ar­gen­ti­na se ro­dea de una ca­ma­ri­lla de fie­les com­pues­ta por una­mez­cla de fa­mi­lia­res y po­lí­ti­cos don­de no fal­tan, des­de lue­go, ni su es­ti­lis­ta ni su pe­lu­que­ro.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - – C. CÓR­DO­BA

So­lo con­fío en­mis hi­jos”, di­jo Cris­ti­na Fer­nán­dez (CFK) en de Kirch­ner te­le­vi­sión. Pe­ro los he­chos la des­mien­ten: la pre­si­den­ta ar­gen­ti­na es­tá ro­dea­da de un gru­po de fie­les tan in­flu­yen­tes co­mo sus re­to­ños. En­tre ellos, quie­nes cui­dan de su ima­gen: la es­ti­lis­ta com­bi­na los 20 pa­res Su­sa­na Or­tiz de Lou­bou­tin que, se­gún The New York Post com­pró por 81.000 eu­ros, y Al­ber­to , que se ocu­pa de su me­le­na. San­ders Aun­que no su jo­ye­ro: el úl­ti­mo aban­do­nó Ar­gen­ti­na tras con­fe­sar que CFK ha­bía gas­ta­do 850.000 eu­ros en per­las South Sea. Cuen­ta el pe­rio­dis- ta que a la ho­ra de la sies­ta Car­los Pag­ni pe­día que le le­ye­ran las Nés­tor Kirch­ner trans­crip­cio­nes de las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. Tras la con­mo­ción por la mis­te­rio­sa muer­te de , el fis­cal que Al­ber­to Nis­man acu­só a la pre­si­den­ta de en­cu­brir al te­rro­ris­mo ira­ní, Cris­ti­na ha re­cu­pe­ra­do la afi­ción de su di­fun­to ma­ri­do por el es­pio­na­je, co­mo ha pu­bli­ca­do, en­tre otros, el dia­rio Cla­rín. Ya so­lo se fía de su guar­dia pre­to­ria­na. Aquí, sus fie­les.

AMA­DO BOU­DOU Vi­ce­pre­si­den­te

Una con­ver­sa­ción cap­ta­da por el Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do y pu­bli­ca­da por la pren­sa in­ter­na­cio­nal (“qué fea es Cris­ti­na sin ma­qui­lla­je”, de­cía) ca­si le cues­ta el car­go. Pe­se al tras­pié, el “fran­ce­si­to”, co­mo le bau­ti­zó Nés­tor, cuen­ta con la con­fian­za ( po­lí­ti­ca) de Cris­ti­na. Con fa­ma de bon vi­vant, el nú­me­ro dos de CFK se sen­ta­rá pron­to en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por la ven­ta irre­gu­lar de un co­che. Una frus­le­ría com­pa­ra­da con la pre­sun­ta com­pra frau­du­len­ta de la im­pren­ta que es­tam­pa­ba los bi­lle­tes de Ar­gen­ti­na y has­ta las pa­pe­le­tas elec­to­ra­les que le con­vir­tie­ron en fac­tó­tum. Con su po­pu­la­ri­dad por los sue­los, las ma­las len­guas in­sis­ten en que so­lo ra­zo­nes ex­tra po­lí­ti­cas (es otro­de sus su­pues­tos aman­tes, se­gú­nel li­bro Los amo­res de Cris­ti­na, de Fran­cis­co ) ex­pli­can — más aho­ra que aca­ba Lin­der de rom­per con su no­via, la pe­rio­dis­ta — el em­pe­ño de CFK Agus­ti­na Kämp­fer en te­ner­le cer­ca.

AXEL KI­CI­LLOF Mi­nis­tro de Eco­no­mía

Hi­jo de psi­coa­na­lis­ta y psi­có­lo­ga, am­bos ju­díos. Cria­do en el re­fi­na­do ba­rrio de La Re­co­le­ta e in­ne­ga­ble­men­te atrac­ti­vo, Ki­ci­llof ac­ce­dió a Cris­ti­na tras su pa­so por la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil La Cám­po­ra, crea­da ba­jo el ala del fa­lle­ci­do pre­si­den­te Kirch­ner y li­de­ra­da aho­ra por su hi­jo . Cues­tio­na­do por sus Má­xi­mo ideas mar­xis­tas, en su as­cen­so ha des­pla­za­do al pro­pio Bou­dou. Des­de que en­ca- be­zó la ex­pro­pia­ción de la es­pa­ño­la Rep­sol y, más re­cien­te­men­te, la lu­cha con­tra los fon­dos bui­tre, se le con­si­de­ra el ni­ño mi­ma­do de la pre­si­den­ta.

RO­CÍO, SU NUE­RA, ES LA ÚNI­CA QUE ACOM­PA­ÑA A LA PRE­SI­DEN­TA AL PAN­TEÓN DE NÉS­TOR KIRCH­NER

RO­CÍO GAR­CÍA La Nue­ra

La­mu­jer que ha con­ver­ti­do a Cris­ti­na en abue­la de su pri­mer nie­to, .

Nés­tor Iván Pa­re­ja de Má­xi­mo, vi­ven jun­tos en la ca­sa fa­mi­liar en Río Ga­lle­gos. A sus 38 años, es­ta odon­tó­lo­ga hi­ja de un ex­go­ber­na­dor pe­ro­nis­ta es una de las po­cas per­so­nas que acom­pa­ña a CFK al pan­teón de su ma­ri­do. Cris­ti­na ha crea­do pa­ra ella un car­go ad hoc: Coor­di­na­do­ra de Ar­ti­cu­la­ción Lo­cal de Po­lí­ti­cas So­cio Sa­ni­ta­rias.

MÁ­XI­MO KIRCH­NER Hi­jo y... ¿ Su­ce­sor?

Pa­ra Cris­ti­na, su “Oso”. Pa­ra el res­to, el lí­der sin car­go de La Cám­po­ra, la gran can­te­ra de fun­cio­na­rios y di­ri­gen­tes kirch­ne­ris­tas de Ar­gen­ti­na. Tras la muer­te de Nis­man, es la per­so­na a la que más es­cu­cha la pre­si­den­ta. Ejer­ce de es­cu­do an­te , el juez que in­ves­tiC­lau­dio Bo­na­dío ga a los Kirch­ner por el pre­sun­to uso de sus ho­te­les pa­ra blan­quear di­ne­ro. Sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y de­di­ca­do a ad­mi­nis­trar la for­tu­na fa­mi­liar, su voz era un mis­te­rio has­ta que en sep­tiem­bre de 2014 par­ti­ci­pó en un ac­to an­te 40.000 per­so­nas. An­tes se du­da­ba de su ma­de­ra de lí­der na­cio­nal. Hoy, no tan­to. La opo­si­ción ha pa­sa­do de tra­tar­le co­mo a un NiNi a di­bu­jar­le co­mo “pre­sun­to je­fe de una ban­da de blan­queo de di­ne­ro B”, co­mo pu­bli­có el dia­rio Per­fil.

GI­SE­LLE FER­NÁN­DEZ Her­ma­na

La pre­si­den­ta, la bio­gra­fía au­to­ri­za­da de , re­coSan­dra Rus­so ge que la bi­po­la­ri­dad de Gi­se­lle (el mis­mo des­or­den que Wi­kileaks atri­bu­ye a Cris­ti­na) ha uni­do a las dos her­ma­nas tras años dis­tan­cia­das. Sus dis­cu­sio­nes con los mé­di­cos cuan­do CFK fue in­gre­sa­da por una caí­da hi­cie­ron que se le im­pi­die­ra el pa­so a la ha­bi­ta­ción de su her­ma­na. Pe­ro su acer­ca­mien­to a la po­lí­ti­ca y a sus so­bri­nos las ha apro­xi­ma­do. En es­te­mis­mo li­bro Cris­ti­na con­fe­só que Gi­se­lle le cam­bia­ba los pa­ña­les aMá­xi­mo y que has­ta con­ser­vó su cor­dón um­bi­li­cal. Mé­di­co de pro­fe­sión, su re­la­ción co­nCFK se reanu­dó con la­muer­te deNés­tor, aun­que si­gue mar­ca­da por los ce­los. “Siem­pre le re­pro­ché a ma­má que la qui­sie­ra más a ella”, re­co­no­ció Cris­ti­na en la bio­gra­fía. Aún así, es su “me­jor ami­ga”.

FLO­REN­CIA KIRCH­NER Hi­ja

Flor­key ( pa­ra ma­má) com­par­te con ella el gus­to por el lu­jo. Si Cris­ti­na ado­ra Vuit­ton, Her­mès y Bul­ga­ri y pue­de lle­var en­ci­ma 50.000 eu­ros en al­ha­jas, su hi­ja no se que­da cor­ta. Cuan­do es­tu­dia­ba ci­ne en la New York Film Aca­demy, el dia­rio Per­fil re­co­gió que la pro­te­gían tres co­ches de al­ta ga­ma y que usa­ba una tar­je­ta de cré­di­to res­pal­da­da por una cuen­ta en B, lo que le gran­jeó la an­ti­pa­tía de mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos. Sus nun­ca acla­ra­dos in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios y los via­jes en avión ofi­cial co­mo úni­ca pa­sa­je­ra pa­ra ir a un cum­plea­ños no han con­tri­bui­do a me­jo­rar su fa­ma.

JOR­GE CA­PI­TA­NICH Je­fe de Ga­bi­ne­te

Cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó a es­te kirch­ne­ris­ta de pri­me­ra hor­na­da por su re­la­ción con la pre­si­den­ta, el en­ton­ces go­ber­na­dor so­lo acer­tó a de­cir: “So­mos bue­nos ami­gos. A ve­ces com­par­ti­mos un ma­te”. Así se cuen­ta en Los amo­res de Cris­ti­na. Kirch­ner no da un pa­so sin es­cu­char la opi­nión de su fiel con­se­je­ro, a quien lla­ma Co­qui. Sue­na en la ca­rre­ra pa­ra la pre­si­den­cia en 2015.

CAR­LOS ZAN­NI­NI Se­cre­ta­rio Le­gal y Téc­ni­co de la Pre­si­den­ta

“Ten­go que con­sul­tar con la se­ño­ra” es la fra­se re­cu­rren­te de El Chino Zan­ni­ni, apo­da­do así por sus ideas maoís­tas. Miem­bro tam­bién de la “me­sa chi­ca” (su gru­po de ase­so­res más cer­ca­nos), so­bre él re­cae el po­der co­ti­diano. Un pues­to gris pe­ro cla­ve (man­da más que mu­chos mi­nis­tros) y en el que se man­tie­ne des­de que es­cri­bía los dis­cur­sos del des­apa­re­ci­do pre­si­den­te, quien le per­mi­tía en­trar a su des­pa­cho sin lla­mar. Lo da­ría to­do por Cris­ti­na. Has­ta la Ley de Me­dios que hi­zo es­ta­llar la enési­ma gue­rra con el po­de­ro­so dia­rio Cla­rín.

EL VI­CE­PRE­SI­DEN­TE BOU­DOU SI­GUE EN SU PUES­TO, SE­GÚN SE HA PU­BLI­CA­DO, POR SER AMAN­TE DE CRIS­TI­NA

“ME­SA CHI­CA”

Así se co­no­ce

en Ar­gen­ti­na al

re­du­ci­do gru­po de

ase­so­res en los que

se apo­ya Cris­ti­na

Fer­nán­dez de

Kirch­ner pa­ra to­mar

sus de­ci­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.