YO SOY EL ‘ FRONT ROW’

Se ha con­ver­ti­do en una de las blo­gue­ras in­ter­na­cio­na­les más in­flu­yen­tes y ha co­no­ci­do a Ka­te Moss o Jean Paul Gaul­tier en­tre otros ico­nos de la­mo­da. Así es la me­xi­ca­na que triun­fa en las re­des.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - Andy To­rres

Ocu­rrió ha­ce dos años, mien­tras tra­ba­ja­ba de co­men­ta­ris­ta en un even­to de mo­da al que asis­tía . La top apa­re­ció acom­pa­ña­da del fo­tó­gra­fo Ka­te Moss y cuan­do lle­gó a la al­tu­ra de (Mé­xi-Terry Ri­chard­son Andy To­rres co, 1985) la se­ña­ló con des­ca­ro y le co­men­tó a su ami­go: “She’s got the dress!”. “Pa­re­cía que me qui­sie­ra co­mer vi­va”, ríe hoy To­rres.

No era la pri­me­ra vez que es­ta blog­ger y fas­hio­nis­ta era ob­je­to de las mi­ra­das y co­men­ta­rios de su en­torno. “Mi­do 1 ,80 y siem­pre he si­do la­más al­ta del sa­lón. Enel co­le­gio me de cían ara­ña pa­to­na, ji­ra­fa y Cua­res­ma, por­que soy lar­ga y sin car­ne…”, enu­me­ra mien­tras cie­rra con fuer­za sus ojos ne­gros.

To­dos esos agra­vios afec­ta­ron a Andy tan­to co­moel co­men­ta­rio de : na­da. Sus lar­guí­si­mas pier­nas, su es­ti­lo y su

Ka­te Moss tono— cer­ca no y na­da im­pos­ta­do— lahan con­ver­ti­do en una de las blog­gers in­ter­na­cio­na­les más in­flu­yen­tes. Su bi­tá­co­ra, sty­les­crap­book.com, una de las pio­ne­ras, tie­ne mi­llo­nes de vi­si­tas y su Ins­ta­gram, más de cua­tro­cien­tos mil se­gui­do­res. Co­la­bo­ra con mar­cas y re­vis­tas, ha si­do ju­ra do en un reality me­xi­cano, ha pro­ta­go­ni­za­do la cam­pa­ña de pri­ma­ve­ra-ve­rano de

Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía y tie­ne has­ta su pro­pia en­tra­da en Wi­ki­pe­dia.

Y eso que el blog que la au­pó a la fa­ma na­ció del­más ab­so­lu­to des­alien­to: “Cuan­do ter­mi­né el ins­ti­tu­to de­ci­dí ins­ta­lar­me un año en Mon­treal. Allí co­no­cía Ri­chard. Fui­mos no­vios du­ran­te diez años y cor­ta­mos ha­ce año y me­dio”. deam­bu­la a

Ri­chard Ni­cholls nues­tro al­re­de­dor con go­rro de la­na y su cá­ma­ra col­ga­da al cue­llo. “Aun­que si­gue sien­do mi so­cio. Él me ha­ce las fo­tos que subo

a las re­des so­cia­les”. Aun­que Andy que­ría ir­se a vi­vir a Pa­rís fue él quien la con­ven­ció pa­ra que se ins­ta­la­ran jun­tos en Áms­ter­dam, su ciu­dad: “Des­de aquí es más fá­cil dar el sal­to’, me­de­cía”.

Des­em­bar­car en la ca­pi­tal del “to­do es­tá per­mi­ti­do” no fue fá­cil. “Los la­ti­nos so­mos cá­li­dos y ha­bla­do­res. Cuan­do sa­lu­da­ba con un be­so la gen­te se echa­ba pa­ra atrás. El cli­ma es muy du­ro. To­da­mi exis­ten­cia se tam­ba­leó”, ex­pli­ca. Con­tac­tó con re­vis­tas pa­ra tra­ba­jar co­mo es­ti­lis­ta pe­ro en to­das le exi­gían que ha­bla­ra ho­lan­dés: “No en­ten­día por qué. ¡So­lo que­ría po­ner ro­pa!”. De­ses­pe­ra­da, de­ci­dió abrir la pá­gi­na que la ha he­cho fa­mo­sa.

Nue­ve años des­pués Andy no quie­re ni oír ha­blar de Pa­rís: “Áms­ter­dam es una ciu­dad ma­ne­ja­ble y vi­vo muy cer­ca del ae­ro­puer­to”. Per­fec­to pa­ra al­guien que pue­de co­ger tres vue­los por se­ma­na pa­ra asis­tir a to­do ti­po de even­tos re­la­cio­na­dos con la­mo­da. Aho­ra quie­re crear su­pro­pia mar­ca de ro­pa y tra­ta de tú a tú a mo­de­los, ce­le­bri­ties y di­se­ña­do­res. “

Jean Paul Gaul­tier me pa­re­ció una per­so­na muy hu- mil­de. A pe­sar de su fa­ma no te ha­ce sen­tir me­nos”, me ex­pli­ca cuan­do le pre­gun­to quién le ha im­pre­sio­na­do más en el com­ple­jo uni­ver­so fas­hion. Des­de ni­ña Andy ha si­do “de­ci­di­da y en­fo­ca­da”, co­mo la des­cri­bía su ma­dre. Es la ma­yor de tres her­ma­nos — la me­dia­na, ama de ca­sa, y el pe­que­ño, in­ge­nie­ro agró­no­mo—, y la úni­ca de la fa­mi­lia que ha sa­ca­do pro­ve­cho a su es­ti­li­za­da fi­gu­ra. “De pe­que­ña los pan­ta­lo­nes me que­da­ban cor­tos ymi ma­dre me los co­sía a me­di­da. Era la más mo­der­na de la es­cue­la”, re­cuer­da. Mien­tras la ni­ña cre­cía ( y cre­cía) los pa­dres ges­tio­na­ron con éxi­to un res­tau­ran­te fa­mi­liar. La la­bor­de su­pa­dre fue de­ter­mi­nan­te. “Es co­mer­cian­te. La person amás avis­pa­da que co­noz­co. Ca­paz de ven­der­le una bi­blia al dia­blo. Es ami­gue­ro y di­cha­ra­che­ro”. Adi­vi­nen quién ha he­re­da­do su ca­rác­ter.

“Jean Paul Gaul­tier me pa­re­ció una per­so­na muy hu­mil­de. A pe­sar de su fa­ma no te ha­ce sen­tir me­nos”

Andy To­rres vis­te

to­tal look de Pu­ri­fi­ca­ción

Gar­cía y pul­se­ras

de Aris­to­crazy.

DE NI­ÑA A MU­JER

Andy,en la pla­ya­con seis­de Puer­toa­ños,

Va­llar­ta, en el es­ta­do

de Gua­da­la­ja­ra. A la

dcha., con cin­co años

en el jar­dín de la ca­sa

de su abue­la.

To­tal look de

Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.