¡ La Mía es más Gran­de!

Una pa­re­ja se enamo­ra, se­com­pro­me­te, él le com­pra una a lian­za. ¿Qué su­ce­de cuan­doel es­ta­tus eco­nó­mi­co me­jo­ra? Si­gan le­yen­do...

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - JUA­NA LI­BE­DINSKY

La gran mo­da del­mo­men­to es el up­gra­de de los ani­llos de com­pro­mi­so. Si ha­ce 15 años se ca­só con un em­plea­do de ban­ca que aho­ra es el due­ño de uno de los prin­ci­pa­les fon­dos de in­ver­sión de Wall Street, ¿su anu­lar de­re­cho no de­be­ría re­fle­jar ese cam­bio de es­ta­tus? So­bre to­do por­que las chi­cas jó­ve­nes que se aca­ban de com­pro­me­ter con al­gún fla­man­te mi­llo­na­rio lle­van co­mo si tal co­sa una es­pe­cie de Pe­ñón de Gi­bral­tar en su de­do.

Pa­ra im­pre­sio­nar ya no so­lo cuen­ta el ta­ma­ño del bri­llan­te. Has­ta los pe­rió­di­cos fi­nan­cie­ros se ha­cen eco de la­mo­da de in­cor­po­rar tro­zos de dien­tes de ti­bu­rón en el ani­llo, lo cual re­cuer­da qué jo­ven y aven­tu­re­ra es la pa­re­ja, aun­que so­lo ha­ya vis­to de cer­ca a es­tos de­pre­da­do­res en un acuario de Mia­mi. Y ade­más, es­tá el co­lor. Si el dia­man­te no es ama­ri­llo, me­jor exi­liar­se a Oklaho­ma, Wyo­ming o cual­quier otro flyo­ver sta­te, esos es­ta­dos que uno so­bre­vue­la en­tre Nue­va York y Ca­li­for­nia, los úni­cos dos que pa­ra los ha­bi­tan­tes del Up­per East Si­de (aun­que es­tén re­mo­ta­men­te in­tere­sa­dos en mo­da) exis­ten en Es­ta­dos Uni­dos.

Cla­ro que a los ma­ri­dos no siem­pre les gus­ta la idea de la pues­ta al día de su pri­mer gran ges­to de amor. En el ca­so de una co­no­ci­da pa­re­ja enamo­ra­da es­to des­en­ca­de­nó (tem­po­ral­men­te) en di­vor­cio, pe­ro con fi­nal fe­liz pa­ra to­dos. Des­pués de un tiem­po se die­ron cuen­ta de que no po­dían vi­vir el uno sin el otro y se vol­vie­ron a com­pro­me­ter, es­ta vez con un bri­llan­te de ta­ma­ño acor­de a las nue­vas cir­cuns­tan­cias fi­nan­cie­ras.

Si uno es su­per­wasp, sal­vo que se sea o la , los

Gra­ce Kelly prin­ce­sa Dia­na gran­des ani­llos de dia­man­tes es­tán muy mal vis­tos. Lo­mis­mo que cual­quier jo­ya cu­ya mar­ca sea de­ma­sia­do evi­den­te. El co­llar o la pul­se­ra que gri­ta que es de una fir­ma en par­ti­cu­lar es el equi­va­len­te a la car­te­ra con lo­gos tan gran­des que has­ta los mio­pes re­co­no­cen a dis­tan­cia. En pa­la­bras de las se­ño­ras de la vie­ja guar­dia lo­cal, se tra­ta de ac­ce­so­rios “muy de se­cre­ta­ria”.

Cla­ro que el gus­to de las de­nos­ta­das se­cre­ta­rias pue­de a me­nu­do ofre­cer sor­pre­sas. Un mul­ti­mi­llo­na­rio fi­nan­cie­ro pro­ce­den­te de una fa­mi­lia de cla­se me­dia se ca­só con una de las prin­ce­sas de Park Ave­nue. En­tre la es­ca­sez de tiem­po por los via­jes de ne­go­cios y el pá­ni­co a ele­gir mal, siem­pre de­le­ga­ba en su jo­ven asis­ten­te la ta­rea de com­prar al­gu­na jo­ya es­pe­cial pa­ra mar­car aniver­sa­rios, cum­plea­ños o San Va­len­tín. Se sen­tía muy sa­tis­fe­cho: la se­lec­ción siem­pre fue ex­qui­si­ta, con di­se­ños de jo­ye­ros ig­no­tos o es­pec­ta­cu­la­res an­ti­güe­da­des que eran tan del gus­to de su es­po­sa que pa­re­cía in­creí­ble que am­bas mu­je­res no se co­no­cie­ran. Años des­pués, su es­po­sa lo aban­do­nó por di­cha se­cre­ta­ria. Él se vol­vió a ca­sar con otra prin­ce­sa de Park Ave­nue. Des­de en­ton­ces, por si aca­so, las al­ha­jas las eli­ge siem­pre él. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.