VÍC­TOR O VIC­TO­RIA

PANDROGINIA ES LA CLA­VE: BIEN­VE­NI­DOS AL PLA­NE­TA HOM­BRES

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – RA­QUEL PELÁEZ

To­mas Maier di­jo en el úl­ti­mo des­fi­le omas Maier mas­cu­lino de Bot­te­ga Ve­ne­ta que los hom­bres em­pie­zan a desem­pe­ñar el mis­mo rol que las­mu­je­res en la­mo­da: de­man­dan­tes de ten­den­cias, aten­tos a las van­guar­dias y osa­dos, en oca­sio­nes. A juz­gar por lo que se ve en las pa­sa­re­las, la afir­ma­ción es cier­ta: la am­bi­güe­dad se­xual y la con­fu­sión de­li­be­ra­da de los có­di­gos de gé­ne­ro, que fue te­rri­to­rio ex­clu­si­vo de los di­se­ña­do­res más van­guar­dis­tas (¿re­cuer­dan cuan­do ,

Ken­zo Ta­ka­da Rei Ka­wa­ku­bo o eran aque­llos lo­cos que les

Yoh­ji Ya­ma­mo­to po­nían fal­das a los hom­bres?) se ha con­ver­ti­do en re­cur­so ha­bi­tual. Las pri­ma don­nas de las gran­des ca­sas se en­cuen­tran con un gran di­le­ma en la era de la de­mo­cra­ti­za­ción del fas­hio­nis­mo: ¿ De­ben lle­var los mis­mos ha­llaz­gos de las co­lec­cio­nes fe­me­ni­nas a las mas­cu­li­nas o pre­sen­tar pro­pues­tas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes? ¿Han de rom­per las con­ven­cio­nes de gé­ne­ro o ser fie­les a ellas? La lu­cha en­tre am­bas pos­tu­ras se li­bra en un ring que

con­vir­tió pa­ra Mon­cler Gam­me Bleu Thom Brow­ne en es­ce­na­rio: su show era una oda al mun­do del bo­xeo y su co­lec­ción, un ca­tá­lo­go de ele­men­tos pu­gi­lís­ti­cos. Las ba­tas co­mo ca­pas de ar­mi­ño o los shorts de ra­so tan pro­pios de eran los nue­vos ele­men­tos

Cas­sius Clay que el di­se­ña­dor aña­día a su sas­tre­ría tea­tral. Brow­ne,

co­mo pa­ra Dior Hom­me o co­mo Kris Van Ass­che Fri­da Gian­ni­ni pa­ra Guc­ci, no ha re­nun­cia­do al ele­men­to ca­nó­ni­ca­men­te dis­tin­ti­vo de la ro­pa “de hom­bre”: el tra­je. Y eso sub­ya­ce en las crea­cio­nes de cual­quie­ra de los tres: la sas­tre­ría clá­si­ca. En el ca­so de Dior, en for­ma de es­mó­qui­nes en bri­llan­tes co­lo­res azu­les. En Guc­ci, con un to­que gam­be­rro, a me­dio ca­mino en­tre la es­tre­lla del rock y el play­boy de la Cos­ta Azul. En to­dos los ca­sos, ale­ja­dos del hom­bre des­ali­ña­do, os­cu­ro y am­bi­guo que He­di Sli­ma­ne lle­va pro­po­nien­do en Saint Lau­rent des­de su des­em­bar­co en el bu­que in­sig­nia pa­ri­sino (¿o de­be­ría­mos de­cir ca­li­for­niano?) pe­ro in­fi­ni­ta­men­te dis­tan­tes del se­ñor ase­xua­do que de­fien­de Pra­da. La ita­lia­na, a la ro­pa que crea pa­ra el pú­bli­co mas­cu­lino le po­ne un ad­je­ti­vo pro­pio: pan­dro­ge­nia. No es­tá Miuc­cia a fa­vor de la di­fe­ren­cia de gé­ne­ros y pa­ra de­mos­trar­lo po­ne en la pa­les­tra pren­das po­li­va­len­tes al son de la ban­da bri­tá­ni­ca Phy­chic TV, cu­yo can­tan­te se so­me­tió du­ran­te años a ope­ra­cio­nes pa­ra con­ver­tir­se en un ser hu­mano neu­tro. La neu­tra­li­dad es, des­de lue­go, un ca­mino más fá­cil pa­ra lle­gar a to­dos los pú­bli­cos que el que es­co­gen Balmain, Dol­ce& Gab­ba­na, Va­len­tino o Bur­berry. No es una ta­rea sim­ple aña­dir tes­tos­te­ro­na a cha­que­tas lle­nas de bro­ca­dos ( ), ma­ri­po­sas

Do­me­ni­co y Ste­fano y ani­ma­les sil­ves­tres bor­da­das en co­lo­res vi­vos co­mo fue­gos ar­ti­fi­cia­les ( y ),

Ma­ria Gra­zia Chiu­ri Pier­pao­lo Pic­cio­li cha­que­tas de an­chos hom­bros com­pues­tas con pie­les mul­ti­co­lo­res ( ) o gabardinas de to­nos chi­llo­nes

Oli­vier Rous­teing ma­ti­za­dos en de­gra­dé ( ). Pe­ro sin ries­go

Ch­ris­top­her Bai­ley no hay mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.