Ar­te­sa­nía FU­TU­RIS­TA

VIA­JA­MOS A LA SE­DE DE BOT­TE­GA VE­NE­TA, DON­DE SE CUS­TO­DIA EL ‘KNOW HOW’ DE LOS AR­TE­SA­NOS DEL CUE­RO MÁS EX­QUI­SI­TO DEL MUN­DO

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - –R. P.

Siem­pre he pen­sa­do que nues­tros ar­te­sa­nos tra­ba­ja­ban en unas con­di­cio­nes de luz y es­pa­cio que no fa­vo­re­cían la crea­ti­vi­dad”, di­ce To­mas , di­rec­tor crea­ti­vo de Bot­te­ga Maier Ve­ne­ta, pa­ra ex­pli­car la mu­dan­za de su em­pre­sa a la an­ti­gua ha­cien­da Mon­te­be­llo Vi­cen­tino, ubi­ca­da en me­dio de un ver­de pai­sa­je cam­pes­tre ape­nas a una ho­ra de Ve­ne­cia. ¿Se hu­bie­se ima­gi­na­do us­ted que el lu­gar de tra­ba­jo per­fec­to es una vi­lla agrí­co­la del si­glo XVIII? Pues la re­vis­ta For­tu­ne, que pu­bli­ca la cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal Great Pla­ces to Work di­ce que sí. Que reúne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra ser con­si­de­ra­do un en­torno la­bo­ral in­ta­cha­ble. Allí, es­ta ma­ña­na, deam­bu­lan por unos pa­si­llos en los que las lu­ces se ac­ti­van por sen­so­res de mo­vi­mien­to los em­plea­dos de la em­pre­sa me­jor con­si­de­ra­da de Ita­lia. Es­ta­mos en el cuar­tel ge­ne­ral de Bot­te­ga Ve­ne­ta. Los tra­ba­ja­do­res, co­mo mon­jes del si­glo XXI, van ves­ti­dos con im­pe­ca­bles pe­ro aus­te­ras ba­tas ma­rro­nes. Bot­te­ga es co­no­ci­da por de­fen­der una idea de lu­jo apar­ta­da de la os­ten­ta­ción. Su le­ma, “Cuan­do tus ini­cia­les bas­tan”, es una de­cla­ra­ción de gue­rra con­tra la lo­go­ma­nía. “La vi­lla es una mues­tra de la ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca del Vé­ne­to. Es gran­dio­sa, y aún así fun­cio­nal”, apun­ta Maier. La com­pa­ñía, fun­da­da en 1966, es una de las ca­sas con más his­to­ria del La­cio, pe­ro con la lle­ga­da de su nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo en 2002 con­si­guió aña­dir a sus va­lo­res tra­di­cio­na­les una pá­ti­na de van­guar­dia que si­gue for­man­do par­te de su ADN. Maier,

des­de el pri­mer mo­men­to, vio cla­ro que los ar­te­sa­nos de la ca­sa eran el gran ac­ti­vo con el que de­bía tra­ba­jar: “A ve­ces les pi­do al­go nue­vo, co­mo una for­ma de com­bi­nar las pie­les y siem­pre en­cuen­tran una for­ma de ha­cer­lo”, di­ce quien se em­pe­ñó en crear una es­cue­la que ga­ran­ti­za­se la su­per­vi­ven­cia del know how de esos em­plea­dos dis­cre­tos y con­cien­zu­dos que hoy nos de­jan ver có­mo tra­ba­jan. En 2009 to­dos ellos se mo­vie­ron des­de una zo­na in­dus­trial de Vi­cen­za has­ta la nue­va ubi­ca­ción, que tie­ne un ai­re de gran­ja pe­ro tam­bién de cen­tro I+Dde Si­lli­con Va­lley. Así que pa­ra re­sol­ver esa si­tua­ción, Maier pu­so en mar­cha un pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio: un edi­fi­cio en el que res­pe­ta­ron el 75 por cien­to de los ma­te­ria­les ori­gi­na­les, en el que la ener­gía pro­vie­ne de 1.200 me­tros cua­dra­dos de pa­ne­les so­la­res, el agua de la llu­via se re­ci­cla y los ta­lle­res, am­plios y lu­mi­no­sos, es­tán ais­la­dos con un sis­te­ma que ga­ran­ti­za el si­len­cio. Por eso el Con­se­jo de Ar­qui­tec­tu­ra de EEUU les ha otor­ga­do el cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad de edi­fi­cios sos­te­ni­bles LEED. La con­clu­sión del di­rec­tor crea­ti­vo es cla­ra: “No po­dría es­tar más or­gu­llo­so de lo que he­mos con­se­gui­do”.

El ta­ller de Bot­te­ga Ve­ne­ta en la Vi­lla Mon­te­be­llo Vi­cen­tino, una ins­ta­la­ción agrí­co­la del si­gloXVIII, apro­ve­cha el agua de la llu­via, usa pa­ne­les so­la­res pa­ra pro­veer­se de ener­gía y es­tá ais­la­da del ex­te­rior­me­dian­te una ba­rre­ra de so­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.