“Soy anar­quis­ta. Ni mis cu­ca­ra­chas son do­més­ti­cas”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – P. S.

El­mi­le­na­ris­mo le abrió las puer­tas de­lO­lim­po te­le­vi­si­vo (su apa­ri­ción en el pro­gra­ma La No­che, en 1989, acu­mu­la más de 300.000 vi­sio­na­dos en YouTu­be) pe­ro, pa­ra en­ton­ces, Fer­nan­do Arra­bal (Me­li­lla, 1932) ya era un tó­tem en­tre la in­te­lec­tua­li­dad eu­ro­pea, co­mo Kun­de­ra, To­por o Bre­ton. En Es­pa­ña di­ce te­ner so­lo “tres o cua­tro ad­mi­ra­do­ras. Mi abue­la y tres fer­vien­tes su­yas”. Pre­coz—ga­nó un con­cur­so pa­ra su­per­do­ta­dos a los 10 años— y pro­lí­fi­co, el pre­cur­sor de la Pa­ta­fí­si­ca y del Mo­vi­mien­to Pá­ni­co, am­bos su­rrea­lis­tas, psi­co­tró­pi­cos e ico­no­clas­tas, se ha pro­di­ga­do en ca­si to­dos los gé­ne­ros li­te­ra­rios y tam­bién en el ci­ne. Arra­bal de­di­ca su tiem­po li­bre a sus “very bad trips en Vi­ti­gu­dino” y, de tan­to en tan­to, afron­ta una em­pre­sa co­lo­sal. El 23 es­tre­na Pin­güi­nas, el tri­bu­to arra­ba­les­co a las mu­je­res de Cer­van­tes, en el Tea­tro Es­pa­ñol.

¿Qué fi­gu­ras fe­me­ni­nas han mar­ca­do la vi­da y la obra de Arra­bal?

Esen­cial­men­te mi ma­dre. No tu­ve pa­dre a par­tir de los cua­tro años [con­de­na­do a muer­te por el fran­quis­mo, el ofi­cial del Ejér­ci­to Fer­nan­doA­rra­bal Ruiz des­apa­re­ció en 1942]. No ol­vi­do a la mon­ja que me en­se­ñó a leer, es­cri­bir, amar... y me pre­sen­tó al con­cur­so de su­per­do­ta­dos.

¿Es­ta­rá Cer­van­tes re­vol­vién­do­se en su tum­ba­mien­tras lo bus­can?

Son­ríe, su­pon­go, so­ca­rrón, al ver triun­far co­mo siem­pre a los Ave­lla­ne­das. Es tan li­mi­ta­do el pen­sa­mien­to res­pec­to a la tras­cen­den­cia...

¿San­cho o Qui­jo­te?

La lo­cu­ra es lo que más com­par­ti­mos los hu­ma­nos. No lo ra­cio­nal, co­mo se fi­gu­róDes­car­tes.

Di­ce: “No soy un lo­co, soy un ar­tis­ta”. ¿Hay mu­cho lo­co que va de ar­tis­ta sin ser­lo y vi­ce­ver­sa?

Al­gu­nos es­tán lo­cos sin ser­lo, co­mo Da­lí. Otros son lo­cos pe­ro an­te to­do ar­tis­tas, co­mo [la pin­to­ra naíf Louis] Sé­rap­hi­ne o el car­te­ro [y cons­truc­tor naíf Fer­di­nand] Che­val.

¿Po­de­mos ten­dría el vo­to de Arra­bal?

Soy el úni­co miem­bro de mi par­ti­do anar­quis­ta. Ni mis cu­ca­ra­chas son do­més­ti­cas.

¿Le due­le Es­pa­ña o le di­vier­te?

Es sa­bi­do: Es­pa­ña no hay­más que una. Es­pa­ñol a las du­ras y a las ma­du­ras. Los her­ma­fro­di­tas ha­blan el es­pe­ran­to sin acen­to.

El exi­lio en Pa­rís, ¿se lle­va me­jor?

Des­tie­rro­lan­dia tam­bién tie­ne sus es­pi­nas. Los des­te­rra­dos sue­len pre­gun­tar­se có­mo bai­lar con una ra­pe­ra tar­ta­mu­da.

¿Acu­de a al­gún ca­fé co­mo aquel en el que co­no­ció a Bre­ton en 1961?

Los ca­fés se ha­cen en mi ca­sa. Son ter­tu­lias fi­lo­só­fi­cas y es­tram­bó­ti­cas. Los de­ses­pe­ra­dos lle­van un pier­cing de dia­man­te en la na­riz.

¿Ju­ga­ría al ca­dá­ver ex­qui­si­to en la RAE?

Les su­ge­ri­ría que pi­die­ran a Fa­ce­book que le­van­ta­ran el ve­to que con ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo me ha con­de­na­do por es­te lien­zo.

Si “Don Juan no exis­te”, ¿de­be­ría­mos avi­sar a Sar­kozy?

¿Me ha­bla en vo­la­pük [len­gua ar­ti­fi­cial co­mo el es­pe­ran­to]? Los leo­nes de­mues­tran a las ove­jas que si ellos de­ja­ran de ser leo­nes, ellas se­rían aún­más ove­jas.

¿A quién re­ta­ría en ta­blas? ¿Y en la can­cha?

A Dios. Si fue­ra tuer­to ¿ha­bría so­lo cin­co man­da­mien­tos?

Si el cu­lo es “el gran agu­je­ro ne­gro de la

di­vi­ni­dad”, ¿Kim Kar­das­hian es Dios?

Fe­liz co­mo un ca­ma­león al que no ame­na­za nin­gu­na di­cha.

¿Es­tá la Pa­ta­fí­si­ca al al­can­ce

de cual­quie­ra?

Es una cien­cia. Una mu­jer que nos ha­ce ne­var por to­dos los rin­co­nes de no­so­tros mis­mos.

¿Ha pen­sa­do al­gu­na vez en di­vul­gar la Pa­ta­fí­si­ca en la TV?

La Pa­ta­fí­si­ca se con­si­de­ra una pa­to­cha­da de pro­vo­ca­do­res. Nos gus­ta mi­rar­nos en e l es­pe­jo con ma­qui­lla­je fond de teint.

Si Arra­bal es el gran pro­vo­ca­dor, ¿qué pro­vo­ca a Arra­bal?

La pro­vo­ca­ción, bis y re­bis, es ro­ta­to­ria, alea­to­ria, cre­ti­na y, so­bre to­do, in­con­tro­la­ble.

A pro­pó­si­to del aten­ta­do con­tra ‘Char­lie Hebdo’, ¿cree, co­mo su ami­go Houe­lle­becq, que se­ría más efec­ti­vo bom­bar­dear con mi­ni­fal­das que con mi­si­les?

A pie jun­ti­llas.

Si fi­nal­men­te ga­na el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, ¿se anu­da­rá la pa­ja­ri­ta?

Más va­le te­ner la ca­be­za a pá­ja­ros que la pa­ja­ri­ta bien anu­da­da.

Fer­nan­do

Arra­bal vuel­ve

a Es­pa­ña con su

obra Pin­güi­nas.

Al­gún día

re­gre­sa­rá

“co­mo las

os­cu­ras

go­lon­dri­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.