BUE­NOS DIAS Y BUE­NA SUER­TE

Pro­ce­de de una de las gran­des fa­mi­lias de la bur­gue­sía ca­ta­la­na, los Ra­ven­tós, y pa­só su in­fan­cia en la ma­sía Can Con­dor­níu. Lle­góa An­te­na 3 pa­ra pre­sen­tar el in­for­ma­ti­vo con Ma­tías Prats y lle­va die­ci­séis co­mou­na de las rei­nas de la ma­ña­na al fren­te de ‘

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - Por VE­RA BER­CO­VITZ

“AZ­NAR ES DIS­TAN­TE AN­TES, DU­RAN­TE Y DES­PUÉS DE LAS EN­TRE­VIS­TAS”

Es una ni­ña muy tí­mi­da. Ne­ce­si­ta re­la­cio­nar­se más. Tie­ne que ha­blar con la gen­te”, es­cri­bió en su cua­derno de no­tas al­guno de sus maes­tros. Pa­re­ce que Su­san­na Gri­so (Bar­ce­lo­na, 1969) se to­mó esa re­co­men­da­ción en se­rio por­que to­das las ma­ña­nas em­pie­za el día ha­blan­do con­más deme­dio mi­llón de per­so­nas. Ade­más, se re­la­cio­na con po­lí­ti­cos, ca­te­drá­ti­cos, em­pre­sa­rios o ex­per­tos ana­lis­tas. Mi­ran­do a cá­ma­ra. Dan­do pa­so a ví­deo. Con­ce­dien­do la pa­la­bra o man­dan­do ca­llar. “Me pa­so el día pas­to­rean­do”, me con­ta­rá más ade­lan­te.

Y eso que ella nun­ca pen­só en tra­ba­jar en te­le­vi­sión. Ni si­quie­ra en la ra­dio. “Yo que­ría ser co­rres­pon­sal —ase­gu­ra—. Me in­tere­sa­ba el pa­pel. La pren­sa es­cri­ta”. Tam­po­co en su fa­mi­lia ha­bía nin­gu­na tra­di­ción pe­rio­dís­ti­ca. Su pa­dre, Pa­co, era un re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio tex­til ca­ta­lán. Su ma­dre, Mon­tse­rrat, pri­mo­gé­ni­ta de los Ra­ven­tós, he­re­de­ros de Co­dor­níu: “Mi­ma­dre na­ció en [la ma­sía] Can Co­dor­níu. Íba­mos mu­cho a co­mer allí. Mi in­fan­cia es­tá muy aso­cia­da a las bo­de­gas”. Lo que sí tu­vo des­de pe­que­ña fue una ca­pa­ci­dad es­pe­cial pa­ra ab­sor­ber in­for­ma­ción: “Siem­pre es­ta­ba con la pa­ra­bó­li­ca pues­ta. Me en­te­ra­ba de to­do. Cuan­do re­pe­tía las his­to­rias los­ma­yo­res alu­ci­na­ban: “¿Pe­ro có­mo sa­bes eso?”, de­cían.

Son las dos de la tar­de y Gri­so ha ter­mi­na­do su jor­na­da la­bo­ral, que em­pe­zó a las cin­co de la ma­ña­na. Vie­ne di­rec­ta de los es­tu­dios de An­te­na 3 y lo pri­me­ro que quie­re es co­mer: “Tres ho­ras y me­dia de di­rec­to con­su­men mu­cho”. Pa­re­ce la her­ma­na mo­der­na de Su­san­na Gri­so. Su ca­ra, pei­na­da y ma­qui­lla­da, es la de la pe­rio­dis­ta que pre­sen­ta Es­pe­jo Pú­bli­co ca­da ma­ña­na. Su cuer­po —mi­de 1,77, más ta­co­nes—, aho­ra so­lo se in­tu­ye ba­jo unos va­que­ros an­chos, y una su­da­de­ra XL. En los pies, de­por­ti­vas. Es ex­tro­ver­ti­da y aun­que da la sen­sa­ción de es­tar re­la­ja­da, lo tie­ne to­do ba­jo con­trol y de en­tre to­do el nu­me­ro­so equi­po sa­be per­fec­ta­men­te quién es la pe­rio­dis­ta. La acom­pa­ñan dos guar­daes­pal­das: su agen­te de to­da la vi­da y su ín­ti­ma ami­ga Car­me Pa­gans.

‘¡Quie­ro Una Pro­fe­sio­nal!’

Es­ta mu­jer es una de las pe­rio­dis­tas más pre­mia­das de la te­le­vi­sión. Ha re­ci­bi­do el On­das, el Mi­cró­fono de Oro, la An­te­na de Oro y el pre­mio Joan Ra­mon Mai­nat, uno de los más im­por­tan­tes del ám­bi­to te­le­vi­si­vo. Lle­va nue­ve años al fren­te de un pro­gra­ma cu­ya au­dien­cia no de­ja de con­so­li­dar­se y cu­yas in­ci­si­vas en­tre­vis­tas po­lí­ti­cas sir­ven mu­chas ve­ces pa­ra abrir los te­le­dia­rios del me­dio­día: Jo­sé Ma­ría Az­nar en la pri­me­ra con­ce­di­da tras per­der las elec­cio­nes de 2004 (y los aten­ta­dos del 11-M); Arias Ca­ñe­te de­fen­dién­do­se de las acu­sa­cio­nes de ma­chis­mo (y vol­vien­do ame­ter la pa­ta con su so­na­do “Si ha­ces abu­so de su­pe­rio­ri­dad in­te­lec­tual pa­re­ce que es­tás aco­rra­lan­do a la­mu­jer”); Jor­di Pu­jol des­min­tien­do ca­te­gó­ri­ca­men­te que po­seía cuen­tas en Sui­za (sic); o Jo­sé Ma­ría Ruiz Ma­teos gri­tan­do de­ses­pe­ra­do: “¡Qué me pon­gan una pro­fe­sio­nal. Al­guien que se­pa de lo que es­tá ha­blan­do!”, cuan­do Gri­so in­sis­tía en pre­gun­tar­le por Nue­va Ru­ma­sa y él se em­pe­ña­ba en ha­blar de Ru­ma­sa, a se­cas, y de lo in­jus­ta que fue aque­lla ex­pro­pia­ción. “Pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo una de las en­tre­vis­tas más fri­kis que he he­cho”, ríe hoy la pe­rio­dis­ta. “Cuan­do lle­gué a ca­sa mi ma­ri­do me di­jo: ‘Te co­noz­co des­de ha­ce años y nun­ca te ha­bía vis­to tan en­fa­da­da”.

Aun­que ella, di­ce, no es­mu­cho de en­fa­dar­se. “Soy una per­so­na bas­tan­te se­re­na. En un pro­gra­ma co­mo el mío hay bas­tan­tes mo­men­tos de ten­sión. Al prin­ci­pio su­fría por­que que­ría que to­do el mun­do se lle­va­ra bien. Te­nía la mis­ma sen­sa­ción que cuan­do in­vi­to a gen­te a ca­sa. Lue­go me di cuen­ta de que en Es­pe­jo… eso era im­po­si­ble. El con­flic­to es per­ma­nen­te y for­ma par­te de la gra­cia de la te­le. Es im­po­si­ble que en una ter­tu­lia po­lí­ti­ca gen­te dia­me­tral­men­te opues­ta se en­tien­da bien”.

Mien­tras ha­bla­mos Su­san­na Gri­so no se dis­trae. No mi­ra el re­loj. No pa­re­ce can­sa­da aun­que lle­ve 24 ho­ras des­pier­ta. “En ca­sa siem­pre hu­bo mu­cho in­te­rés por la in­for­ma­ción. Mis pa­dres es­ta­ban sus­cri­tos a va­rios pe­rió­di­cos y cuan­do lle­ga­ban, por las ma­ña­nas, nos lan­zá­ba­mos so­bre ellos”. La ho­ra del te­le­dia­rio era sa­gra­da: “Se pa­ra­ba el re­loj”. Ylas co­mi­das fue­ron, sin que ella lo su­pie­ra, la an­te­sa­la de El Ring, el es­pa­cio de ter­tu­lia y aná­li­sis que mo­de­ra a dia­rio en su pro­gra­ma. “En­mi fa­mi­lia hay re­pre­sen­tan­tes de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas. In­clu­so aho­ra te­ne­mos de­ba­tes aca­lo­ra dí­si­mos”.

Hoy la res­pe­tan, pe­ro de pe­que­ña era la dia­na per­fec­ta. “Soy la me­nor de sie­te her­ma­nos y me

chin­cha­ban sin pa­rar. Con­la que­me­nos, me lle­vo nue­ve años. Yo le de­cía a mi pa­dre que era el ac­ci­den­te y él me co­rre­gía: ‘No, la sor­pre­sa”. Sea lo que fue­re, a sus her­ma­nos les da­ba igual. “Aún ten­go el trau­ma de la pa­ta­ta fri­ta. Yo es­ta­ba sen­ta­da al fi­nal de la­me­sa y la ban­de­ja iba pa­san­do por to­dos. Por­mu­cho que pro­tes­ta­ra siem­pre­me lle­ga­ba va­cía”. Cuan­do le ha­cían llo­rar, que era muy ame­nu­do, se es­con­día en un ar­ma­rio. “El úni­co que­me ve­nía a res­ca­tar era­mi po­bre cu­ña­do. ‘No les ha­gas ni ca­so’, me de­cía”. Su con­tac­to per ma­nen­te con elmun­do adul­to la con­vir­tió en una ni­ña “re­di­cha” y “ma­ri­sa­bi­di­lla”, a quien su ma­dre ad­ju­di­có un fa­bu­lo­so apo­do: “Ra­ta Sa­bia”.

¿Una Son­ri­si­ta?

Cuen­ta Gri­so que la ima­gen no le ob­se­sio­na. Du­ran­te la se­sión, ves­tir­la re­sul­ta fá­cil. No du­da. No pro­tes­ta. En la te­le, el equi­po de ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría la re­ga­ña. “Lle­go con po­co tiem­po. A ve­ces sal­go al pla­tó con el pe­lo mo­ja­do”. Ade­más, odia ir de com­pras. “Sue­lo ir yo por las dos—me cuen­ta su ami­ga Car­me—. Cuan­do veo al­go que me gus­ta lo com­pro pa­ra ella y pa­ra mí”, ase­gu­ra. De he­cho, hoy van ves­ti­das igual. “Lo bueno de un pro­gra­ma dia­rio es que si tie­nes un des­liz al día si­guien­te se arre­gla. No te lo jue­gas to­do a una so­la car­ta”, ase­gu­ra la pe­rio­dis­ta.

Ju­gar­se cual­quier co­sa a una so­la car­ta no pa­re­ce su es­ti­lo. Se de­fi­ne co­mo una per­so­na pa­sio­nal, ob­se­si­va y muy per­fec­cio­nis­ta. “Cuan­do en­tre­vis­to a al­guien quie­ro leer­me to­dos sus li­bros, em po­llar­me su bio­gra­fía… Y a ve­ces no me da tiem­po”. —¿Có­mo abor­da las en­tre­vis­tas a po­lí­ti­cos? —An­tes de la en­tre­vis­ta pro­cu­ro no ha­blar mu­cho con ellos. Lue­go en pla­tó in­ten­to crear una at­mós­fe­ra. No creo mu­cho en las en­tre­vis­tas a ca­ra de pe­rro por­que el po­lí­ti­co se po­ne a la de­fen­si­va y no hay for­ma de avan­zar. —¿Quié­nes son los po­lí­ti­cos más com­pli­ca­dos? —Es­pe­ran­za [Agui­rre] es im­pre­de­ci­ble. An­tes de la en­tre­vis­ta pue­de ha­blar­te co­mo si es­tu­vie­ras en la ba­rra de un bar. Lue­go en pla­tó cam­bia ra­di­cal­men­te el tono y te de­ja des­co­lo­ca­da. Az­nar es más cohe­ren­te: se man­tie­ne dis­tan­te an­tes, du­ran­te y des­pués.

Ade­más de su ma­ri­do, Car­les To­rras, hay otro pe­rio­dis­ta in­di­so­lu­ble­men­te aso­cia­do al nom­bre de Su­san­na Gri­so: Ma­tías Prats. Se con­vir­tie­ron en pa­re­ja ar­tís­ti­ca en 1998, cuan­do An­te­na 3 los fi­chó pa­ra pre­sen­tar jun­tos el in­for­ma­ti­vo. Él ya era una ins­ti­tu­ción. Ella, una jo­ven de 29 años que ha­bía des­ta­ca­do en la te­le­vi­sión ca­ta­la­na. “Te­nía mie­do de con­ver­tir­me en un apén­di­ce de la es­tre­lla”, re­cuer­da con una son­ri­sa. Pe­ro en­se­gui­da se em­pe­za­ron a lle­var bien. Ma­tías se sen­tía tan a gus­to en la nue­va ca­de­na que de­ci­dió im­pri­mir a las no­ti­cias un to­que per­so­nal. “Em­pe­zó a ha­cer chis­tes. Él que­ría que yo me rie­ra siem­pre pe­ro al­gu­nos eran malísimos. Él se de­ses­pe­ra­ba. ‘Por fa­vor, Su­san­na, ¿po­drías al me­nos for­zar una son­ri­si­ta?”.

Des­pués de un tiem­po co­gien­do el puen­te aé­reo, Gri­so pen­só que era más prác­ti­co tras­la­dar a su fa­mi­lia a Ma­drid. Su ma­ri­do de­jó su tra­ba­jo de guio­nis­ta de Bue­na­fuen­te y aho­ra di­ri­ge pro­gra­mas de te­le­vi­sión de en­tre­te­ni­mien­to (co­mo Hay una co­sa que te quie­ro de­cir, en Te­le­cin­co). La pa­re­ja ma­tri­cu­ló a sus hi­jos, Jan y Mi­reia (12 y 10 años), en un cen­tro bi­lin­güe fran­cés. Y a pe­sar de su ho­ra­rio lo­co (se le­van­ta en mi­tad de la no­che “de buen hu­mor y sin re­mo­lo­near”) ase­gu­ra que, en reali­dad, su jor­na­da la­bo­ral es bue­na pa­ra con­ci­liar. Nun­ca duer­me la sies­ta por­que su vi­da so­cial se li­mi­ta a las co­mi­das —“lle­vo vi­da de mon­ja car­me­li­ta”—, e in­ten­ta pa­sar las tar­des con sus hi­jos por­que por las ma­ña­nas no los ve. An­tes de las on­ce no se sue­le acos­tar. “Hay ve­ces que ten­go que en­ga­ñar a to­da la fa­mi­lia y em­pie­zo a ce­rrar per­sia­nas, so­bre to­do en ve­rano. Los chi­cos de pe­que­ños se re­be­la­ban: ‘¿A dor­mir? ¡Pe­ro si es­ta­mos oyen­do a los ni­ños ju­gar en la pis­ci­na!”.

Lo que real­men­te une a to­da la fa­mi­lia es la bue­na co­ci­na. “So­mos to­dos bas­tan­te gour­mets”, ase­gu­ra. Aun­que el más exi­gen­te es sin du­da Jan. “Le sir­ves unas len­te­jas y las pun­túa: ‘Tex­tu­ra, ocho. Pre­sen­ta­ción, cua­tro’. Es­toy crean­do un mons­truo”. Pro­gra­mas co­mo Top Chef y co­ci­ne­ros co­mo Ja­mie Oli­ver y Chi­co­te han te­ni­do mu­cho que ver: “Se los ve to­dos. Co­ci­na bas­tan­te bien. Al prin­ci­pio yo le ayu­da­ba y ter­mi­na­ba ha­cien­do yo to­do. Aho­ra se ma­ne­ja so­lo. Se des­car­ga las re­ce­tas de in­ter­net, se co­lo­ca el de­lan­tal y se po­ne a ha­cer pas­te­les”.

Rei­nas de la Ma­ña­na

Sus hi­jos son ca­da vez más cons­cien­tes de la enor­me re­per­cu­sión pú­bli­ca que im­pli­ca la pro­fe­sión de su ma­dre. Su ac­ti­vi­dad le obli­ga a es­tar ba­jo el fo­co me­diá­ti­co. Y lo asu­me. “Mi tra­ba­jo es co­mo cual­quier otro pe­ro de­lan­te de ocho cá­ma­ras. Eso su­po­ne una pre­sión aña­di­da. Y hay que sa­ber lle­var­la. Si no, no te de­di­ques a es­to”. Esa pre­sión im­pli­ca leer de vez en cuan­do in­for­ma­cio­nes so­bre su vi­da en las re­vis­tas del co­ra­zón (“a ve­ces pu­bli­can que­me es­toy dis­tan­cian­do de mi­ma­ri­do y es cuan­do me­jor es­ta­mos”) o que la no­ti­cia más co­men­ta­da de la ga­la ani­ver­sa­rio de An­te­na 3 sea que su look ha coin­ci­di­do con el de la rei­na Letizia. —Am­bas ves­tían es­mo­quin. ¿Ha­bla­ron de la ca­sua­li­dad? —Fue lo pri­me­ro que me co­men­tó. Ya le di­je que no po­día ser, que la pró­xi­ma vez te­nía­mos que lla­mar­nos. A su pe­sar, la re­co­no­cen a me­nu­do en la ca­lle por eso lo que más le gus­ta es via­jar. “In­ten­to per­der­me. Com­pro el bi­lle­te de ida y vuel­ta, y po­co más. Dos se­ma­nas de mo­chi­le­ra por el Himalaya me ayu­dan a ol­vi­dar­me del per­so­na­je te­le­vi­si­vo”. Y aun­que du­ran­te el año vi­ve en­gan­cha­da a la ac­tua­li­dad—uti­li­za mu­cho el Whats App (“Ten­go dos gru­pos con la gen­te del tra­ba­jo y es­ta­mos to­do el día en con­tac­to”) y es­cu­cha la ra­dio— in­ten­ta sal­tar­se el te­le­dia­rio si es­tá de va­ca­cio­nes en la pla­ya. “Es co­mo ver la ofi­ci­na a dis­tan­cia”.

Pe­ro si hay al­go que es­té ba­jo la lu­pa es la re­la­ción que­man­tie­ne con el res­to de rei­nas de las ma­ña­nas.

—Di­cen que cuan­do vi­vía Con­cha Gar­cía Cam­poy so­lían que­dar to­das a co­mer.

—Un ami­go co­mún or­ga­ni­zó va­rios en­cuen­tros, pe­ro fue­ron tres, no­más. No sé por qué le han da­do tan­to bom­bo. —¿Có­mo es su re­la­ción con Ana Ro­sa? —Mu­cho me­jor de lo que la gen­te pue­da pen­sar. —Pe­ro la ac­tua­li­dad man­da… —La ma­ña­na tie­ne mu­cha ri­va­li­dad. Las dos pe­lea­mos por las mis­mas his­to­rias.

—¿Se dan la en­ho­ra­bue­na cuan­do con­si­guen una ex­clu­si­va?

—La ver­dad es que no, no te voy a men­tir —ríe—. Pe­ro si al­gu­na pa­sa por un­mo­men­to per­so­nal de­li­ca­do nos lla­ma­mos. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.