CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – LOUR­DES GAR­ZÓN

En Va­nity Fair, ca­da mes ele­gi­mos una ci­ta pa­ra nues­tra por­ta­da. Es esa fra­se, en un cuer­po de le­tra pe­que­ño, que pa­sa ca­si inad­ver­ti­da al la­do de los ti­tu­la­res. Les ase­gu­ro que le de­di­ca­mos mu­cho tiem­po. Nos gus­ta pen­sar que ha­ce­mos un gui­ño a nues­tros lec­to­res, que man­da­mos un men­sa­je a ve­ces irónico, otras com­pa­si­vo. En cual­quier ca­so, una mi­ra­da dis­tin­ta so­bre nues­tros per­so­na­jes de por­ta­da o so­bre al­gu­na de las his­to­rias que es­ta­mos con­tan­do.

Ha­ce ca­si sie­te años, cuan­do es­cri­bí mi pri­me­ra car­ta, con la ilu­sión del pri­mer nú­me­ro y la ob­se­sión por in­ten­tar con­tar a los lec­to­res es­pa­ño­les qué era Va­nity Fair, en­con­tré es­ta de Char­les Luck­man: “El éxi­to, ese vie­jo trío: ha­bi­li­dad, opor­tu­ni­dad y va­len­tía”. Luck­man fue el­mag­na­te del ja­bón pe­ro tam­bién el ar­qui­tec­to que se atre­vió a im­pul­sar la cons­truc­ción de Le­ver Hou­se, la to­rre de cris­tal que con­ti­núa asom­brán­do­nos en Nue­va York. El hom­bre que se ga­na­ba la vi­da di­se­ñan­do ca­tá­lo­gos de de­ter­gen­tes y le­van­tó un im­pe­rio en los años te­rri­bles de la Gran De­pre­sión, pe­ro tam­bién el que a los cua­ren­ta re­cor­dó que él era mu­cho más que un mag­na­te, era un ar­qui­tec­to. Su atre­vi­mien­to, su va­len­tía, su bri­llan­tez, me pa­re­cie­ron una me­tá­fo­ra per­fec­ta de lo que que­ría­mos, de lo que que­re­mos ser. La cons­ta­ta­ción de que atre­ver­se es ga­nar. Me lo si­guen pa­re­cien­do aho­ra. Me si­gue en­can­tan­do la fra­se de es­te hom­bre tran­qui­lo, co­lec­cio­nis­ta de pi­pas, que hi­zo de su in­quie­tud un mo­tor ca­paz de cam­biar su vi­da y di­se­ñar el nue­vo Ma­di­son Squa­re Gar­den. Es­te mes, na­ce Va­nity Fair Mé­xi­co. Al­gu­nos de sus con­te­ni­dos, es­ta car­ta por ejem­plo, por­que me enor­gu­lle­ce di­ri­gir tam­bién es­ta nue­va edi­ción, se­rán com­par­ti­dos con Va­nity Fair Es­pa­ña. Otros se­rán pro­pios, ela­bo­ra­dos por un equi­po que tie­ne, te­ne­mos, la ta­rea de en­con­trar nues­tro si­tio en un país apa­sio­nan­te. La obli­ga­ción de cons­truir na­rra­cio­nes dis­tin­tas, de ofre­cer a los nue­vos lec­to­res án­gu­los di­fe­ren­tes. His­to­rias pro­vo­ca­do­ras y só­li­das, re­le­van­tes y ex­clu­si­vas. His­to­rias que ha­blan de po­der, de amor, de se­xo, de gla­mour, de trai­ción. His­to­rias que, al fin y al ca­bo, no son más que buen pe­rio­dis­mo. Tan fá­cil de con­tar, tan en­dia­bla­da­men­te di­fí­cil de ha­cer. Ni más ni me­nos que lo que us­te­des me­re­cen y de­be­rían exi­gir­nos.

Ve­rán us­te­des que en es­ta por­ta­da, la pri­me­ra de Va­nity Fair Mé­xi­co, he­mos ele­gi­do una fra­se de Judy Gar­land: “Sé una pri­me­ra ver­sión de ti, no una se­gun­da ver­sión de al­guien”. Nos pa­re­ció que de­cía mu­cho de la pro­ta­go­nis­ta de nues­tra por­ta­da, pe­ro que era tam­bién una pe­que­ña de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, un re­cor­da­to­rio de que lo que nos ani­ma no pue­de ser más que lo que a los lec­to­res de­be­ría apa­sio­nar­les. Oja­lá sea­mos ca­pa­ces de ser pa­ra us­te­des nues­tra me­jor ver­sión.

Re­pa­san­do esa pri­me­ra car­ta que es­cri­bí ha­ce sie­te años, he re­cor­da­do que te­nía­mos otra ci­ta fi­na­lis­ta. Era de He­len Mi­rren, que aca­ba­ba de in­ter­pre­tar a Isa­bel II de In­gla­te­rra, y de­cía sim­ple­men­te: “Es ge­nial ser rei­na”.

ES­TE MES NA­CE ‘VA­NITY FAIR’ MÉ­XI­CO.

PA­RA NUES­TRA POR­TA­DA HE­MOS ELE­GI­DO UNA CI­TA DE JUDY GAR­LAND: “SÉ UNA PRI­ME­RA VER­SIÓN DE TI, NO UNA SE­GUN­DA VER­SIÓN DE AL­GUIEN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.