un ‘af­fai­re’ de holly­wood

Vanity Fair (Spain) - - INVESTIGACIÓN -

1 Oba­ma con­de­co­ra con la me­da­lla() de las ar­tes al CEO

de Drea­mWorks Jef­frey Kat­zen­berg. 2 Br­yan Lourd, de Crea­ti­ve () Ar­tists Agency, y el ac­tor Geor­ge Cloo­ney.

3 Pas­cal jun­to a la ac­triz y di­rec­to­ra() An­ge­li­na Jo­lie y el ac­tor Brad Pitt en los Screen

Ac­tors Guild Awards en enero de 2012. 4 Seth Ro­gen en el set de ro­da­je() de La

en­tre­vis­ta. 5 Amy Pas­cal y el guio­nis­ta ()y pro­duc­tor Aa­ron Sor­kin en la pre­sen­ta­ción de la pe­lí­cu­la La red so­cial. 6 El pre­si­den­te y CEO de Sony() Ka­zuoHi­rai du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en

Las Ve­gas.

la ac­triz más fa­mo­sa de la na­ción, Song Hye Rim”, es­cri­bió Amy Ni­chol­son en L. A. Weekly. En 1978, Kim, fir­me­men­te de­ci­di­do a im­por­tar ta­len­to, or­de­nó que se rap­ta­ra a un repu­tado ci­neas­ta sur­co­reano y a la ex­mu­jer de es­te, que era ac­triz, y obli­gó a am­bos a ro­dar fil­mes pro­pa­gan­dís­ti­cos y una co­pia de God­zi­lla. Kim Jong Il era “el vi­llano per­fec­to, no so­lo por lo pe­cu­liar que re­sul­ta­ba, sino por­que nin­gu­na per­so­na en sus ca­ba­les tra­ta­ría de de­fen­der­lo ja­más”, me ex­pli­can Ro­ger y Gold­berg en un email.

Los guio­nis­tas pre­sen­ta­ron a Sony la idea de la pe­lí­cu­la: una es­pe­cie de co­me­dia de co­le­gas en la que el in­sul­so pre­sen­ta­dor de un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de en­tre­vis­tas, Da­ve Sky­lark, a quien in­ter­pre­ta Fran­co, y su pro­duc­tor, un per­so­na­je bas­tan­te caó­ti­co al que da vi­da Ro­gen, son re­clu­ta­dos por la CIA pa­ra ase­si­nar a Kim Jong Il. “An­tes in­clu­so de lle­gar al apar­ca­mien- to tras la reunión, Sony nos lla­mó pa­ra de­cir­nos que la com­pra­ba —cuen­ta Gold­berg—. Lo úni­co que que­rían co­men­tar era si de­bía­mos ha­cer­la so­bre el au­tén­ti­co ré­gi­men nor­co­reano, o si era me­jor ha­blar de un dic­ta­dor fic­ti­cio; pe­ro nos di­je­ron que lo iría­mos de­ci­dien­do a me­di­da que avan­zá­se­mos”. El 17 de di­ciem­bre de 2011 Kim Jong Il mo­ría de un in­far­to agu­do de mio­car­dio. Pe­ro los di­rec­to­res no te­nían de qué preo­cu­par­se. Aun­que so­lo te­nía 28 años, Kim Jong Un, el hi­jo y el su­ce­sor de Kim Jong Il, no tar­dó en ase­si­nar a su tío por ser un “trai­dor” y al­guien “peor que un pe­rro”. Su­pues­ta­men­te, tam­bién ma­tó al vi­ce­mi­nis­tro de De­fen­sa por no ha­ber mos­tra­do su­fi­cien­te do­lor por la­muer­te de su pa­dre. El fil­me se­guía en pie.

El pri­mer tí­tu­lo que se pro­pu­so era Ma­tar a Kim Jong Un, pe­ro des­pués se cam­bió por La en­tre­vis­ta, de tono me­nos agre­si­vo. Sin em­bar­go, las dis­cu­sio­nes pa­ra de­ci­dir si la pe­lí­cu­la se am­bien­ta­ba en la Co­rea del Nor­te de ver­dad y se ase­si­na­ba a su dic­ta­dor real, o si se re­cu­rría a un país fic­ti­cio, con­ti­nua­ron du­ran­te los pri­me­ros en­sa­yos con guión, que se lle­va­ron a ca­bo con la pre­sen­cia de Ro­gen, Gold­berg y un equi­po de có­mi­cos y ac­to­res de pri­me­ra ca­te­go­ría, en­tre los que se en­con­tra­ban Jo­nah Hill y Sa­cha Ba­ron Cohen. “Le plan­tea­mos la pre­gun­ta al gru­po y to­dos es­tu­vie­ron de acuer­do en que si­tuar­la en Co­rea del Nor­te ha­ría que la pe­lí­cu­la fue­ra más gra­cio­sa e in­tere­san­te”, re­cuer­dan.

Los pro­ble­mas em­pe­za­ron cuan­do se avan­zó un trái­ler de la cin­ta en el mes de ju­nio. En To­kio, el di­rec­tor ge­ne­ral de Sony, Ka­zuo Hi­rai, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Sony Cor­po­ra­tion, la em­pre­sa ma­triz, mos­tró “una gran in­quie­tud res­pec­to a la pe­lí­cu­la”, se­gún unos emails in­ter­nos que se fil­tra­ron tiem­po des­pués. Hi­rai creía que la cin­ta po­día en­fu­re­cer al ines­ta­ble enemi­go y ve­cino de Ja­pón, y no se equi­vo­ca­ba. (En la ac­tua­li­dad, Sony es el úni­co es­tu­dio cu­yos due­ños son ja­po­ne­ses, a quie­nes los nor­co­rea­nos odian des­de que Ja­pón ocu­pó Co­rea de 1910 a 1945).

El 25 de ju­nio, la Agen­cia Cen­tral de No­ti­cias de Co­rea pu­bli­có una de­cla­ra­ción del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res del país, en la que es­te ata­ca­ba du­ra­men­te a EEUU por ha­ber “so­bor­na­do a un ci­neas­ta des­ver­gon­za­do” pa­ra que crea­ra “una pe­lí­cu­la de­di­ca­da a in­sul­tar y ase­si­nar al su­pre­mo lí­der”. El­mi­nis­tro ame­na­za­ba con to­mar re­pre­sa­lias enér­gi­cas y des­pia­da­das.

Ro­gen y Gold­berg, que co­no­cie­ron es­tas vi­ru­len­tas reac­cio­nes por in­ter­net, se que­da­ron per­ple­jos. “Sa­bía­mos que era pro­ba­ble que hi­cie­ran unas de­cla­ra­cio­nes exa­ge­ra­das y be­li­ge­ran­tes —re­me­mo­ran—. Pe­ro nos sor­pren­dió que aque­llo su­ce­die­ra tan de­pri­sa”. Pú­bli­ca­men­te los ci­neas­tas ac­tua­ron co­mo si la ame­na­za fue­ra al­go digno de ce­le­brar­se. “¡Era emo­cio­nan­te!”, suelta Ro­gen.

Amy Pas­cal los apo­ya­ba, pe­ro de re­pen­te le lle­gó por pri­me­ra vez la exi­gen­cia de cam­biar un lar­go­me­tra­je des­de la se­de de Sony en To­kio. “Ne­ce­si­ta­mos que Seth in­tro­duz­ca to­dos los cam­bios en la­pe­lí­cu­la y lue­go re­zar pa­ra que Kaz se sien­ta có­mo­do”, es­cri­bió la di­rec­ti­va en un email. Pa­ra que el pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Sony Cor­po­ra­tion se sin­tie­ra có­mo­do, Ro­gen y Gold­berg te­nían que sua­vi­zar la es­ce­na fi­nal, en la que la ca­be­za del dic­ta­dor ex­plo­ta­ba bru­tal­men­te. El 15 de agos­to, Ro­gen le es­cri­bió a Pas­cal que no es­ta­ba dis­pues­to a re­nun­ciar a la co­mi­ci­dad de la es­ce­na. “Es im­po­si­ble que la ex­plo­sión de la ca­be­za se vea me­nos de lo­que se ve, por­que de otro mo­do la bro­ma no fun­cio­na­ría. Aho­ra re­sul­ta que unos es­ta­dou­ni­den­ses van a cam­biar una pe­lí­cu­la pa­ra que los nor­co­rea­nos no se en­fa­den. No di­ce na­da bueno de no­so­tros”.

“No es­ta­mos ha­blan­do de un min­dun­di— re­pli­có Pas­cal—. Es­toy li­dian­do con el pre­si­den­te de to­do Sony Cor­po­ra­tion”.

Tras mu­chas dis­cu­sio­nes, se efec­tua­ron los cor­tes. Con el vis­to bueno de Ka­zuo Hi­rai, se re­tra­só la fe­cha de es­treno del oto­ño a las Na­vi­da­des, una épo­ca en la­que el lar­go­me­tra­je iba a te­ner que me­dir­se con im­por­tan­tes es­tre­nos co­mo Into the woods, de Disney, e In­ven­ci­ble, de Uni­ver­sal.

Mien­tras en pú­bli­co no rehuían la po­lé­mi­ca, en pri­va­do Ro­gen y Gold­berg bus­ca­ron da­tos con­cre­tos. Se pu­sie­ron en con­tac­to con Rich Klein, de Mc Larty As­so­cia­tes, quien “les hi­zo un re­su­men de cuál ha­bía si­do la ac­ti­tud de los nor­co­rea­nos des­de la dé­ca­da de 1980”. Klein ad­vir­tió a los ci­neas­tas de que el Go­bierno de Co­rea del Nor­te ha­bía pro­mo­vi­do la par­ti­ci­pa­ción del país en ac­tos te­rro­ris­tas y ase­si­na­tos, tam­bién en el rap­to de ci­vi­les, y que los fun­cio­na­rios de la na­ción ha­bían “ac­tua­do de for­ma irra­cio­nal cuan­do se han sen­ti­do aco­rra­la­dos”. Sin em­bar­go, la Rand Cor­po­ra­tion, un cen­tro de es­tu­dios so­bre po­lí­ti­ca glo­bal, de cu­ya jun­ta Lyn­ton es miem­bro, ase­gu­ró al di­rec­ti­vo que Sony no co­rría nin­gún ries­go al es­tre­nar la cin­ta. Lyn­ton tam­bién ha­bló con el vi­ce­se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Asun­tos de Asia Orien­tal y el Pa­cí­fi­co, quien no pre­veía que sur­gie­ran pro­ble­mas con Co­rea del Nor­te con mo­ti­vo de la pe­lí­cu­la.

“VOY AVER A OBA­MA. ¿LE PRE­GUN­TO SI LE HA GUS­TA­DO ‘DJAN­GO’ O ‘12AÑOSDEESCLAVITUD?” ( PAS­CAL)

Los mu­ros de Sony Pic­tu­res En­ter­tain­ment son al­tos y blan­cos y, has­ta aho­ra tam­bién han si­do inex­pug­na­bles. Sin em­bar­go, re­sul­tó evi­den­te que Sony ha­bía de­ja­do de ser inex­pug­na­ble cuan­do, el 25 de no­viem­bre de 2014, cua­tro de los lar­go­me­tra­jes del es­tu­dio que aún es­ta­ban por es­tre­nar (en­tre los que se en­con­tra­ba An­nie) apa­re­cie­ron en pá­gi­nas web pi­ra­tas.

Mien­tras Pas­cal y Lyn­ton se apre­su­ra­ban a eli­mi­nar las pe­lí­cu­las pi­ra­tea­das de la red, el equi­po de ges­tión de cri­sis de la em­pre­sa se reunió en una sa­la del edi­fi­cio Ge­ne Kelly. “Es­ta­mos jo­di­dos”, le di­jo al gru­po Da­vid Hend­ler, el di­rec­tor fi­nan­cie­ro de la pro­duc­to­ra. No so­lo les ha­bían sa­quea­do los sis­te­mas in­for­má­ti­cos, sino que ade­más una “bom­ba in­cen­dia­ria” los ha­bía des­trui­do en­te­ros, al­go “de lo que no ha­bía pre­ce­den­tes” en los ana­les de ata­ques a gran­des em­pre­sas.

El día an­te­rior, cuan­do la pan­ta­lla de la muer­te se ha­bía ins­ta­la­do en to­dos los or­de­na­do­res de Sony, los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía ha­bían lla­ma­do a Fire Eye, Inc., una em­pre­sa de ci­ber­se­gu­ri­dad cu­yo je­fe de ope­ra­cio­nes, Ke­vin Man­dia es, se­gu­ra­men­te, el­me­jor in­ves­ti­ga­dor ci­ber­né­ti­co de to­do EEUU. Al ca­bo de vein­ti­cua­tro ho­ras, ca­si una do­ce­na de los­me­jo­res co­la­bo­ra­do­res de Man­dia lle­ga­ron a los es­tu­dios de Sony. Ade­más, un equi­po de agen­tes del FBI se pu­so ma­nos a la obra.

“To­do el mun­do es­ta­ba en torno a una me­sa mien­tras iban tra­yen­do co­mi­da y tra­ba­já­ba­mos de for­ma ca­si inin­te­rrum­pi­da, ana­li­zan­do los da­tos... En la sa­la rei­na­ba el si­len­cio has­ta que al­guien en­con­tró al­go”, me cuen­ta Man­dia. La pri­me­ra pis­ta se des­cu­brió a las 9:11 de la ma­ña­na del sá­ba­do 29 de no­viem­bre, mo­men­to en el que Ke­vin Roo­se, edi­tor se­nior de Fu­sion.net, se con­vir­tió en uno de tan­tos pe­rio­dis­tas que re­ci­bie­ron un ex­tra­ño email: “Ho­la, soy el je­fe de los GOP. Ya les he­mos con­ta­do que ha­bía­mos di­fun­di­do pe­lí­cu­las de Sony Pic­tu­res. Pe­ro aho­ra va­mos a di­fun­dir da­tos de Sony Pic­tu­res en la red”.

Ke­vin Roo­se es­tu­vo a pun­to de pul­sar el bo­tón de bo­rra­do. Sin em­bar­go, abrió aque­llo “sin pen­sár­se­lo mu­cho”, y ahí, en car­pe­tas or­de­na­das y eti­que­ta­das, ha­bía 26 ar­chi­vos en los que el edi­tor en­con­tró lo que más tar­de de­no­mi­na­ría un “im­pen­sa­ble” cau­dal de in­for­ma­ción in­ter­na de Sony Pic­tu­res. Lo más lla­ma­ti­vo era una ho­ja de cálcu­lo en la que se de­ta­lla­ban los suel­dos de los em­plea­dos de Sony, in­clui­dos los de los eje­cu­ti­vos más im­por­tan­tes.

Roo­se en­vió un co­rreo al de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción de Sony pa­ra com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de los da­tos. No ob­tu­vo res­pues­ta. El 1 de di­ciem­bre, el jo­ven pu­bli­có el pri­mer re­por­ta­je so­bre el va­cia­do de da­tos. “Los do­cu­men­tos pi­ra­tea­dos mues­tran la sor­pren­den­te bre­cha sa­la­rial en fun­ción del se­xo y la ra­za”, re­za­ba el ti­tu­lar. En el re­por­ta­je se re­ve­la­ba que 15 de los eje­cu­ti­vos me­jor pa­ga­dos de Sony eran blan­cos, y to­dos, a ex­cep­ción de Pas­cal, hom­bres.

Al día si­guien­te, Roo­se pu­bli­có un se­gun­do re­por­ta­je so­bre la fil­tra­ción en la que, se­gún es­cri­bió, se in­cluía “una ho­ja de cálcu­lo en la que apa­re­cen los nom­bres, fe­chas de na­ci­mien­to y nú­me­ros de la se­gu­ri­dad so­cial de 3.803 em­plea­dos de Sony Pic­tu­res, en­tre los que se en­cuen­tran to­dos los eje­cu­ti­vos más des­ta­ca­dos de la em­pre­sa. Tam­bién hay otra ho­ja en la que cons­tan los em­plea­dos de Sony Pic­tu­res a los que se des­pi­dió en 2014 den­tro de la ope­ra­ción de re­or­ga­ni­za­ción de la com­pa­ñía, así co­mo los mo­ti­vos pa­ra pres­cin­dir de es­tas per­so­nas, y eva­lua­cio­nes de­ta­lla­das so­bre tra­ba­jo de to­das ellas”.

En ese mo­men­to, los em­plea­dos de Sony, cu­yos da­tos con­fi­den­cia­les se ha­bían fil­tra­do, em­pe­za­ron “a ir a tra­ba­jar con mie­do”, se­gún re­cuer­da un eje­cu­ti­vo. En to­tal hu­bo ocho fil­tra­cio­nes, en las que se pro­du­jo un sin­fín de re­ve­la­cio­nes hu­mi­llan­tes y en las que se pu­bli­ca­ron unos 38 mi­llo­nes de ar­chi­vos. Pa­re­cía que los pi­ra­tas sa­bían dón­de “se po­día ha­cer más da­ño”, co­mo di­ría más tar­de el guio­nis­ta Aa­ron Sor­kin. Uti­li­za­ron a los me­dios pa­ra que se co­no­cie­ra aque­llo que les in­tere­sa­ba: co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos de los em­plea­dos so­bre la com­pa­ñía; cuen­tas de pér­di­das y ga­nan­cias de pe­lí­cu­las y pro­gra­mas de te­le­vi­sión; guio­nes de fu­tu­ros pro­gra­mas te­le­vi­si­vos y lar­go­me­tra­jes de Sony, in­clui­do el guión de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, Spec­tre y una in­fi­ni­dad de emails.

El 5 de di­ciem­bre lle­gó otro co­rreo, fir­ma­do por “el je­fe de los GOP”, que in­cluía una ame­na­za ate­rra­do­ra y que re­ci­bie­ron mu­chos em­plea­dos de Sony: “Por fa­vor, fir­me su nom­bre pa­ra mos­trar su re­cha­zo a las fal­sas [sic] que cuen­ta la em­pre­sa en la di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co que apa­re­ce aba­jo, si no quie­re re­sul­tar per­ju­di­ca­do. De lo con­tra­rio, no so­lo co­rre­rá

pe­li­gro us­ted, sino tam­bién su fa­mi­lia”.

Aho­ra la ame­na­za era per­so­nal. Pe­ro Lyn­ton, Pas­cal y otros eje­cu­ti­vos de Sony se­guían sin te­ner muy cla­ro el mo­ti­vo. “No han exi­gi­do na­da”. En­ton­ces, el 8 de di­ciem­bre, al per­so­nal de la pro­duc­to­ra le lle­gó un men­sa­je con la exi­gen­cia de los GOP: “¡De­jen in­me­dia­ta­men­te de ex­hi­bir la pe­lí­cu­la La en­tre­vis­ta de te­rro­ris­mo que pue­de rom­per la paz re­gio­nal y cau­sar una Gue­rra! Us­te­des, SONY & FBI, no pue­den en­con­trar­nos. So­mos per­fec­tos en mu­cho [sic]. ”. Un día des­pués, Amy Pas­cal se en­con­tra­ba en su des­pa­cho cuan­do al­guien le dio la no­ti­cia: “Tie­nen tus emails”. “¡Oh, no!”, gri­tó.

Pas­cal es una co­mu­ni­ca­do­ra em­pe­der­ni­da, exu­be­ran­te, des­in­hi­bi­da... Una maes­tra en el ar­te del email, que man­da men­sa­jes de for­ma inin­te­rrum­pi­da a tra­vés de su or­de­na­dor de so­bre­me­sa, de su por­tá­til, de su smartphone (Sony Xpe­ria, por su­pues­to). De­ma­sia­dos pa­ra con­tar­los. Se es­cri­ben. Se en­vían. Se ol­vi­dan. Sin em­bar­go, de la no­che a la ma­ña­na, la tec­no­lo­gía se ha­bía con­ver­ti­do en un ar­ma.

Pas­cal tra­tó de re­cor­dar qué co­men­ta­rios in­dis­cre­tos po­día ha­ber he­cho, y lue­go lla­mó (no es­cri­bió, por su pues­to) a to­dos los que po­dían ver­se afec­ta­dos. Les ad­vir­tió de que po­dían sa­lir unos co­rreos en los que apa­re­cie­sen co­sas que ella qui­zá hu­bie­ra di­cho en un mo­men­to de ra­bia, frus­tra­ción o de­cep­ción.

Cuan­do los frag­men­tos más da­ñi­nos de sus men­sa­jes se pu­bli­ca­ron en va­rias pá­gi­nas web, la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial en Holly­wood que­dó sus­pen­di­da mien­tras

los miem­bros del sec­tor leían las pá­gi­nas que ha­bían sa­ca­do las peo­res par­tes.

“In­ten­té no mi­rar­lo, pe­ro... — me con­fe­só un agen­te de Holly­wood—. Siem­pre de­ci­mos: ‘Me en­can­ta­ría po­der ob­ser­var las co­sas a tra­vés de un agu­je­ri­to’, y esos emails nos per­mi­tie­ron co­no­cer mu­chí­si­mas con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas”.

Al­gu­nas de las re­ve­la­cio­nes más ex­plo­si­vas apa­re­cían en los aca­lo­ra­dos diá­lo­gos en­tre Pas­cal y su ex­je­fe, el irri­ta­ble pro­duc­tor Scott Ru­din, muy da­do a sem­brar el pá­ni­co en­tre sus ayu­dan­tes. En sus emails, Ru­din po­nía a An­ge­li­na Jo­lie a caer de un bu­rro, la lla­ma­ba “mo­co­sa mi­ma­da” y “ac­triz de fe­ria” con un “ego con­sen­ti­do y des­ma­dra­do”.

El 10 de di­ciem­bre, Buzz Feed pu­bli­có una con­ver­sa­ción en­tre Pas­cal y Ru­din en la que es­ta le pre­gun­ta­ba a su je­fe qué de­bía pre­gun­tar­le al pre­si­den­te Oba­ma cuan­do lo vie­ra en un desa­yuno pa­ra re­cau­dar fon­dos en Los Án­ge­les. “¿Le pre­gun­to si le ha gus­ta­do Djan­go?”, es­cri­bió Pas­cal en un mo­men­to que ella des­pués de­no­mi­na­ría “un ins­tan­te de irref le­xión”. “12 años”, res­pon­día Ru­din, en re­fe­ren­cia a Do­ce años de es­cla­vi­tud. “O El ma­yor­do­mo...”. Aque­llo era una char­la pri­va­da e in­for­mal pe­ro cuan­do se hi­zo pú­bli­ca, cau­só un fu­ror sin pa­ran­gón. Tan­to Pas­cal co­mo Ru­din se dis­cul­pa­ron pú­bli­ca­men­te. La eje­cu­ti­va lla­mó in­clu­so a la Ca­sa Blan­ca pa­ra pe­dir dis­cul­pas. Sin em­bar­go, los pi­ra­tas lo­gra­ron de­jar ais­la­da a Amy Pas­cal.

“El de­par­ta­men­to de pu­bli­ci­dad de Sony le pi­dió a un pro­duc­tor que hi­cie­ra unas de­cla­ra­cio­nes pa­ra apo­yar a Amy —re­cuer­da un agen­te de Holly­wood—. El pro­duc­tor lo re­cha­zó. Por­que to­da­vía que­da­ban mi­les de co­rreos por di­fun­dir y no se sa­bía qué po­día apa­re­cer al día si­guien­te”. Dos hom­bres sa­lie­ron a la pa­les­tra pa­ra apo­yar a Pas­cal y a Sony. “Voy a es­cri­bir al­go”, le di­jo Aa­ron Sor­kin a la eje­cu­ti­va. El ar­tícu­lo que Sor­kin pu­bli­có en The New York Ti­mes se ti­tu­ló El pi­ra­teo a Sony y la pren­sa ama­ri­lla. En él, el guio­nis­ta ata­ca­ba du­ra­men­te a los me­dios por ha­ber­se alia­do con los pi­ra­tas y de­fen­día a Pas­cal y otras víc­ti­mas del ata­que in­for­má­ti­co.

Geor­ge Cloo­ney, que tie­ne un acuer­do de pro­duc­ción con Sony, ha­bía pro­gra­ma­do una co­mi­da con Pas­cal. Es­ta le pi­dió a Lyn­ton que se unie­ra a ellos. Ya sen­ta­dos, Cloo­ney les ha­bló de una car­ta de pro­tes­ta que el ac­tor ha­bía re­dac­ta­do jun­to a su agen­te. “Es­te ata­que no va di­ri­gi­do úni­ca­men­te a Sony —ha­bían es­cri­to—. Afec­ta a to­dos los es­tu­dios, a to­das las ca­de­nas, a to­das las em­pre­sas y a to­dos los in­di­vi­duos de es­te país. Es­ta­re­mos uni­dos”. Cloo­ney aña­dió que Lourd y él que­rían que los lí­de­res de los es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y te­le­vi­si­vos, de las dis­co­grá­fi­cas y de otras in­dus­trias fir­ma­ran la car­ta co­mo mues­tra de so­li­da­ri­dad. “Na­die se pres­tó a ello”, le de­cla­ró más ade­lan­te Cloo­ney a Mi­ke Fle­ming Jr., de Dead­li­ne.com, que ha­bía pu­bli­ca­do la car­ta en in­ter­net. Ni si­quie­ra la Mo­tion Pic­tu­re As­so­cia­tion of Ame­ri­ca, la or­ga­ni­za­ción pro­fe­sio­nal que re­pre­sen­ta a los seis es­tu­dios más im­por­tan­tes de Holly­wood, es­tu­vo dis­pues­ta a sa­lir en de­fen­sa de Sony. El 16 de di­ciem­bre, el di­rec­tor fi­nan­cie­ro de Sony lla­mó a Mi­chael Lyn­ton. “Aca­bo de re­ci­bir un email”. El co­rreo de­cía así: “El mun­do no tar­da­rá en ver qué pe­lí­cu­la tan es­pan­to­sa ha he­cho Sony Pic­tu­res En­ter­tain­ment. El mun­do se lle­na­rá de mie­do. Re­cuer­den el 11 de sep­tiem­bre de 2001. Les recomendamos que no se acer­quen a los lu­ga­res en los que su­ce­dió aque­llo. (Si vi­ve us­ted cer­ca, más le va­le mar­char­se)”.

La men­ción al 11- S hi­zo que la ac­ti­vi­dad se vol­vie­ra aún más fre­né­ti­ca. El es­tu­dio en­se­gui­da pu­so es­col­tas a los pro­duc­to­res y a las es­tre­llas de La en­tre­vis­ta. Ro­gen se en­con­tra­ba en Nue­va York con Ja­mes Fran­co, en el úl­ti­mo tra­mo de la gi­ra de pro­mo­ción. “Es­ta­ba pre­vis­to que yo sa­lie­ra en los pro­gra­mas de Fa­llon y Me­yers, en­tre otros —de­cla­ra el ac­tor—. En cuan­to lle­ga­ron las ame­na­zas, to­dos mis en­cuen­tros con la­pren­sa se anu­la­ron”. El pri­mer ci­ne que re­nun­ció a pro­yec­tar la cin­ta fue el Land­mark’s Suns­hi­ne Ci­ne­ma, del Lo­wer East Si­de de Man­hat­tan, en el­que se iba a ce­le­brar el es­treno neo­yor­kino de La en­tre­vis­ta. “Seth es­ta­ba vol­vien­do en avión a Los Án­ge­les, pe­ro yo me en­con­tra­ba en Sony y pu­de po­ner­me en con­tac­to con los eje­cu­ti­vos del es­tu­dio —re­cuer­da Gold­berg—. Di­je­ron que iban a tra­tar de en­con­trar un si­tio al­ter­na­ti­vo. Al ca­bo de unos mi­nu­tos me en­te­ré de que la pri­me­ra ca­de­na de ci­nes im­por­tan­te no iba a ex­hi­bir­la. Y a par­tir de en­ton­ces aque­llo fue igual de es­pan­to­so que ver có­mo caen las fi­chas de un do­mi­nó”. El 17 de di­ciem­bre, Sony lan­zó un co­mu­ni­ca­do de pren­sa: “Da­do que la ma­yo­ría de nues­tros ex­hi­bi­do­res no desean pro­yec­tar la pe­lí­cu­la, he­mos de­ci­di­do re­nun­ciar al es­treno de la cin­ta, que es­ta­ba pre­vis­to pa­ra el 25 de di­ciem­bre”.

“Du­ran­te cier­to tiem­po dio la im­pre­sión de que era com­ple­ta­men­te fac­ti­ble que nues­tra pe­lí­cu­la de­ja­ra de exis­tir”, me ase­gu­ran Seth y Ro­gen. Lla­ma­ron a los eje­cu­ti­vos de Sony y “les ro­ga­mos que ofre­cie­ran a cual­quier ci­ne que qui­sie­ra pro­yec­tar el lar­go­me­tra­je la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo. Nos ase­gu­ra­ron que se es­tre­na­ría”.

El 19 de di­ciem­bre, el FBI lan­zó un co­mu­ni­ca­do en el que el or­ga­nis­mo ase­gu­ra­ba con­tar con las prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra con­cluir que el Go­bierno de Co­rea del Nor­te ha­bía es­ta­do de­trás del ata­que. Ese mis­mo día, Lyn­ton se en­con­tra­ba en la CNN, pre­pa­rán­do­se pa­ra una en­tre­vis­ta con Fa­reed Za­ka­ria, cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma apa­re­ció en el te­le­vi­sor del ca­me­rino, en la rue­da de pren­sa de Fin de Año. A Lyn­ton le sor­pren­dió que pre­gun­ta­ran a Oba­ma por la de­ci­sión de Sony de no es­tre­nar La en­tre­vis­ta. “Creo que se han equi­vo­ca­do”, de­cla­ró el pre­si­den­te. “Oja­lá lo hu­bie­ran co­men­ta­do con­mi­go an­tes. Les ha­bría di­cho: ‘No em­pie­cen a ac­tuar ce­dien­do a la in­ti­mi­da­ción de esa cla­se de ata­ques de­lic­ti­vos’”.

A Lyn­ton se le hi­zo un nu­do en el es­tó­ma­go. En ju­nio se ha­bía pues­to en con­tac­to con el De­par­ta­men­to de Es­ta­do pa­ra ha­blar de la pe­lí­cu­la; en un pri­mer mo­men­to, el guión se le ha­bía en­se­ña­do a un miem­bro del equi­po de Hi­llary Clin­ton, por aquel en­ton­ces se­cre­ta­ria de Es­ta­do, y el di­rec­ti­vo tam­bién ha­bía ha­bla­do de la cin­ta con una per­so­na que tra­ba­ja­ba en la Ca­sa Blan­ca, pa­ra cer­cio­rar­se de que el ci­be­ra­ta­que a Sony es­ta­ba re­ci­bien­do la aten­ción debida. Lyn­ton

es­pe­ra­ba que Oba­ma de­cla­ra­se que iba a to­mar me­di­das con­tra Co­rea del Nor­te, o con­tra quien fue­ra el res­pon­sa­ble del ata­que, y que la Ca­sa Blan­ca iba a ayu­dar a Sony. Se sin­tió he­ri­do y defraudado, pe­ro Lyn­ton ape­nas tras­lu­ció emo­ción al­gu­na en la CNN. “No nos he­mos aga­cha­do —ase­gu­ró—. No nos he­mos do­ble­ga­do. He­mos se­gui­do en nues­tro si­tio”. Pa­ra Ro­gen y Gold­berg, la re­pri­men­da pú­bli­ca de Oba­ma fue co­mo una ayu­da caí­da del cie­lo. “Fue al­go emo­cio­nan­te y su­rrea­lis­ta —me ase­gu­ran—. Aque­llo dio a Sony el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra po­ner la pe­lí­cu­la en cir­cu­la­ción”. Lo que Lyn­ton no ha­bía re­ve­la­do, ni a los ci­neas­tas ni a la CNN, era que, en cuan­to los ci­nes ha­bían re­cha­za­do la cin­ta, él ha­bía em­pe­za­do a bus­car vías de dis­tri­bu­ción al­ter­na­ti­vas co­mo Goo­gle.

Goo­gle ha­bía so­bre­vi­vi­do a ci­be­ra­ta­ques per­pe­tra­dos des­de otros paí­ses, así que sup re­si­den­te eje­cu­ti­vo, Eric Sch­midt, ac­ce­dió a ayu­dar. Los sis­te­mas de Goo­gle eran ca­pa­ces de “asu­mir la car­ga” de ofre­cer la pe­lí­cu­la en strea­ming a mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. El 24 de di­ciem­bre, Lyn­ton tam­bién lo­gró ob­te­ner el com­pro­mi­so de Xbox Vi­deo, de Mi­cro­soft. Ci­nes in­de­pen­dien­tes de to­do Es­ta­dos Uni­dos tam­bién se mos­tra­ron más que dis­pues­tos a pro­yec­tar el lar­go­me­tra­je. Al fi­nal, La en­tre­vis­ta sí iba a es­tre­nar­se en Na­vi­da­des.

El 24 de di­ciem­bre, a las 10:30 de la ma­ña­na se­gún la ho­ra del Pa­cí­fi­co, La en­tre­vis­ta apa­re­ció en in­ter­net. Se al­qui­ló o se com­pró dos mi­llo­nes de ve­ces en los pri­me­ros cua­tro días. En mu­chas de las sa­las in­de­pen­dien­tes de to­do EEUU se ago­ta­ron las lo­ca­li­da­des. A fi­na­les de enero, la pe­lí­cu­la se ha­bía con­ver­ti­do en el es­treno de In­ter­net más ta­qui­lle­ro de to­dos los tiem­pos: ha­bía re­cau­da­do 35mi­llo­nes en ven­tas di­gi­ta­les, y tam­bién es­ta­ba dis­po­ni­ble por strea­ming en Net­flix.

En fe­bre­ro, Sony Pic­tu­res En­ter­tain­ment anun­ció que Amy Pas­cal aban­do­na­ba su pues­to de co­pre­si­den­ta. Ase­gu­ra que aho­ra sus emails son más bre­ves y más pru­den­tes. En el res­to de Holly­wood, la co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca sus­ci­ta aho­ra unos nue­vos re­ce­los. “To­dos se han de­di­ca­do a ha­cer lim­pie­za, a bus­car co­rreos com­pro­me­te­do­res”, ase­gu­ra un ve­te­rano pro­duc­tor. “A bo­rrar, bo­rrar y bo­rrar”.

3

1

6

4

5

2

Ata­que aSony

UNA CO­ME­DIA Ja­mes Fran­co y Seth Ro­gen du­ran­te el ro­da­je de una de las se­cuen­cias del po­lé­mi­co fil­me La en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.