ÚL­TI­MO MOR­DIS­CO

LLE­GA A ES­PA­ÑA ‘PER­FI­DIA’, DE JA­MES ELL­ROY, PRE­CUE­LA DE ‘L.A. QUAR­TET’

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

La can­ción se lla­ma Per­fi­dia. Y la no­ve­la, tam­bién. La can­ción es un clá­si­co com­pues­to por el me­xi­cano

Al­ber­to Do­mín­guez que fue un gran éxi­to pa­ra en

Xa­vier Cu­gat 1940 y ter­mi­nó ver­sio­na­da por ar­tis­tas co­mo ,

Char­lie Par­ker , o Sa­ra Mon­tiel Luis Mi­guel Ca­fé

. La no­ve­la de , que Ta­cu­ba Ja­mes Ell­roy pu­bli­ca aho­ra Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri va ca­mino de ser otro clá­si­co den­tro de la obra de es­te au­tor que ha re­vo­lu­cio­na­do el gé­ne­ro noir acer­cán­do­lo a la cró­ni­ca his­tó­ri­ca, a una va­ria­ción trá­gi­ca so­bre la bal­za­cia­na co­me­dia hu­ma­na, y al jazz con una prosa que com­bi­na el be-bop con el bang­bang. Así, es­ce­nas co­mo po­la­roids que muer­den y diá­lo­gos a rit­mo de ame­tra­lla­do­ra y slang y tan­ta san­gre de­rra­ma­da y tan­to di­ne­ro su­cio.

To­do eso vuel­ve aquí en al­go que es una fies­ta pa­ra sus ca­da vez más nu­me­ro­sos fans. Por­que Per­fi­dia (de­fi­ni­da por un crí­ti­co co­mo “la ver­sión hard boi­led del Fin­ne­gans wa­ke de

Ja­mes ”) se pre­sen­ta co­mo el Joy­ce tor­men­to­so pri­mer­mo­vi­mien­to (mo­vi­mien­to sís­mi­co) de lo que Ell­roy ha de­no­mi­na­do co­mo su Cuar­te­to de Los Án­ge­les 2. El pri­me­ro es­tu­vo com

pues­to por lo que hoy son con­si­de­ra­das cua­tro obras maes­tras: La dalia ne­gra, El gran de­sier­to, L.A. Con­fi­den­tial y Jazz blan­co. Y des­pués lle­gó la tri­lo­gía Un­der­world USA con Amé­ri­ca, Seis de los gran­des y San­gre va­ga­bun­da.

La pre­cue­la Per­fi­dia arran­ca nu­trién­do­se de am­bas (sí, tran­qui­los, mis ca­cho­rros sa­tá­ni­cos: aquí re­apa­re­ce ese mons­truo que es el fu­ma­dor de opio y ase­sino en se­rie con pla­ca de sar­gen­to Dud­ley Smith y tan­tos otros vie­jos ami­gos y enemi­gos). Y no pue­de te­ner un me­jor dis­pa­ro de sa­li­da: el bom­bar­deo a Pearl Har­bor, la per­se­cu­ción a los ja­po­ne­ses (re­pre­sen­ta­dos por la ma­sa­cra­da fa­mi­lia Wa­ta­na­be) en la Cos­ta Oes­te, chan­ta­jes y se­xo y al­cohol y ra­cis­mo (tam­po­co lo pa­san bien los me­xi­ca­nos o los ju­díos o los afro­ame­ri­ca­nos o los chi­nos) y ul­tra­vio­len­cia y Holly­wood co­mo la fá­bri­ca de sue­ños pe­sa­di­lles­cos y, sí, pe­li­rro­jas.

To­do es­to ymu­cho­más a lo lar­go de 23 ago­ta­do­res y bes­tia­les días de 1941 don­de un fo­ren­se pro­di­gio y gay, Hi­deo As­hi­da, de­be­rá en­fren­tar­se a sus su­pe­rio­res. Hay ca­meos de

Ser­gei , , Rach­ma­ni­nov J. Ed­gar Hoo­ver Bet­te y el ve­rí­di­co ca­pi­tán de po­li­cía

Da­vis in­ten­tan­do po­ner Wi­lliam H. Par­ker un po­co de ley y or­den. Ahí afue­ra “elmun­do es os­cu­ro y plano”. Y pér­fi­do. Y na­die lo na­rra co­mo el ra­bio­so Ja­mes Ell­roy. �

El es­cri­tor

Ja­mes Ell­roy

Fo­to­gra­ma de

L.A. Con­fi­den­tial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.