EMILY BLUNT, KEI­RA KNIGHTLEY, OR­LAN­DO BLOOM, JU­DE LAW...

LON­DRES IN­VA­DE HOLLY­WOOD

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

Pa­tri­cia Ar­quet­te de­fen­dió en su dis­cur­so la igual­dad sa­la­rial de las mu­je­res —que no se cum­ple ni en Holly­wood—. John Le­gend y Com­mon arran­ca­ron lá­gri­mas can­tan­do so­bre la lu­cha de los afro­ame­ri­ca­nos por los de­re­chos ci­vi­les. In­clu­so el rey de la no­che, Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, al­zó la voz por sus com­pa­trio­tas in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro hay un co­lec­ti­vo que na­die se dig­nó a men­cio­nar. Un gru­po opri­mi­do víc­ti­ma del ol­vi­do, re­du­ci­do a la os­cu­ri­dad, ig­no­ra­do por la so­cie­dad: los bri­tá­ni­cos blan­cos de cla­se al­ta. Es­ta tem­po­ra­da, los ac­to­res in­gle­ses han pro­ta­go­ni­za­do una re­vo­lu­ción si­len­cio­sa. Em­bar­ca­dos en bu­ques in­sig­nia co­mo La teo­ría del to­do o The imi­ta­tion ga­me, han cru­za­do el Atlán­ti­co pa­ra re­cu­pe­rar las an­ti­guas co­lo­nias de Ul­tra­mar, y han to­ma­do por asal­to el por­fo­lio anual de Holly­wood de Va­nity Fair.

To­dos los ar­tis­tas aquí re­tra­ta­dos pro­vie­nen del Vie­jo Mun­do. Sin em­bar­go, no cual­quier in­glés pue­de en­tre­gar­se a la aven­tu­ra. Omás bien, no cual­quie­ra pue­de pa­gar el bi­lle­te. Mu­chos sol­da­dos de es­ta gue­rra han si­do en­tre­na­dos en es­cue­las ex­clu­si­vas co­mo Exe­ter. Han mon­ta­do guar­dia en esos cuar­te­les lla­ma­dos in­ter­na­dos de éli­te. Yhan rea­li­za­do sus prác­ti­cas de ti­ro en el pal­co VIP de Wim­ble­don. Ac­to­res co­mo He­len Mi­rren o in­clu­so Ju­di Dench —aquí fo­to­gra­fia­da tam­bién—, se han es­can­da­li­za­do an­te el ses­go de cla­se de la nue­va hor­na­da bri­tá­ni­ca. Pa­ra sus crí­ti­cos, las nue­vas es­tre­llas mues­tran la de­sigual­dad que se abre pa­so en su país, es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sa en un gre­mio don­de no abun­da la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Así que aquí te­ne­mos al co­lec­ti­vo más de­nos­ta­do de Holly­wood. Des­pre­cia­dos por pi­jos, ata­ca­dos por su ori­gen, víc­ti­mas de un mun­do que va­lo­ra más (afor­tu­na­da­men­te) la jus­ti­cia so­cial que el gla­mour, los nue­vos aris­tó­cra­tas del ci­ne de­ben de­mos­trar que na­die les ha re­ga­la­do na­da, y que han lle­ga­do a don­de es­tán de­bi­do so­lo a su ta­len­to. Juz­guen us­te­des mis­mos.

‘La­dies...’

Pa­ra ha­ber si­do edu­ca­da en la ex­clu­si­va es­cue­la de Hurt­wood Hou­se, don­de des­ta­có en che­lo, Emily Blunt ha mos­tra­do una gran hu­mil­dad. In­clu­so des­pués de ga­nar un Glo­bo de Oro y pro­ta­go­ni­zar un bio­pic so­bre la rei­na Vic­to­ria, no se le ca­ye­ron los ani­llos pa­ra con­ver­tir­se en la re­cep­cio­nis­ta de Miss Piggy en Los Mup­pets (2011). Des­de en­ton­ces, ca­bal­gan­do en­tre la co­me­dia ( Eter­na­men­te com­pro­me­ti­dos) y la cien­cia fic­ción ( Loo­per), ha ido abrién­do­se ca­mino en el Holly­wood más co­mer­cial. Ha pa­sa­do por las sa­las con un pa­pel que reúne fan­ta­sía, mú­si­ca y hu­mor: la rea­lis­ta es­po­sa del pa­na­de­ro de Into the woods. Y la es­pe­ra­mos jun­to a Be­ni­cio del To­ro en Re­vo­lu­tion 6. Cu­mplió 31 años el mis­mo día del Os­car —se­gún la ho­ra bri­tá­ni­ca— y los ha re­ci­bi­do tra­ta­da por la in­dus­tria —al fin— co­mo una ge­nui­na na­ti­va ame­ri­ca­na. Uno pen­sa­ría que la más pi­ja de las nue­vas ac­tri­ces es Kei­ra Knightley. Su ana­to­mía so­bria, ca­si sin cur­vas, la man­tie­ne dig­na­men­te por en­ci­ma de las ba­jas pa­sio­nes. Y sin du­da, tie­ne ca­ra de otro si­glo. Su gran lan­za­mien­to en 2007 lle­gó con pa­pe­les de épo­ca en Ex­pia­ción, Se­da y has­ta Pi­ra­tas del Ca­ri­be. Y des­de en­ton­ces ha via­ja­do al fu­tu­ro ( Ne­ver let me go) o al pa­sa­do ( The imi­ta­tion ga­me) ca­si más que a nues­tro atri­bu­la­do pre­sen­te. Y sin em­bar­go, a pe­sar de ese fí­si­co no­bi­lia­rio, re­sul­ta que ella es la cla­se me­die­ra de su ge­ne­ra­ción: una hi­ja de ac­to­res que fue a un co­le­gio nor­mal. Lo que de­mues­tra que tus pa­dres pue­den dar­te una cu­na de oro... O un buen cur­so de in­ter­pre­ta­ción...

‘...And Gentle­men’

Be­ne­dict Cum­ber­batch tie­ne una ca­ra ra­ra. Si la de Knightley per­te­ne­ce a otra épo­ca, la su­ya es de otro pla­ne­ta. De he­cho, lo ha si­do en Star trek y, más ome­nos, en El Hob­bit o Fran­kens­tein. Sin em­bar­go, qui­zá nun­ca ha si­do tan ex­tra­te­rres­tre co­mo en sus pa­pe­les ba­sa­dos en per­so­na­jes reales. Tan­to el ge­nio ho­mo­se­xual Alan Tu­ring —que le va­lió la no­mi­na­ción al Os­car por The imi­ta­tion ga­me—, co­mo el Ju­lian As­san­ge de El quin­to po­der, e in­clu­so su Sher­lock Hol­mes —que es ca­si un per­so­na­je his­tó­ri­co— son hom­bres de car­ne y hue­so que ha­bi­tan un mun­do hos­til. Cum­ber­batch sí pro­vie­ne de la cla­se más dis­tin­gui­da: su abue­lo fue cón­sul ge­ne­ral. Com­ple­tó su edu­ca­ción en la pres­ti­gio­sa Ha­rrow School. Y no des­car­to que ese ros­tro anó­ma­lo se deba a al­gu­na de esas en­fer­me­da­des de los re­yes: ¿al­guien re­cuer­da los re­tra­tos de Car­los II? Pe­ro si al­guno vie­ne de la flor y na­ta, ese es sin du­da Ed­die Red­may­ne. Des­cen­dien­te de un sir, edu­ca­do en Eton y Cam­brid­ge, Red­may­ne anun­ció su ma­tri­mo­nio en The Ti­mes, un pri­vi­le­gio re­ser­va­do a lo me­jor de ca­da ca­sa. Y, sin em­bar­go, es tam­bién el que más pre­mios ha re­ci­bi­do has­ta aho­ra. Lle­va un Glo­bo de Oro, un BAF­TA, un Tony, un Oli­vier, y aca­ba de con­ver­tir­se en el pri­mer ga­na­dor de un Os­car na­ci­do en los ochen­ta por su pa­pel en La teo­ría del to­do. No di­ría que se los ha re­ga­la­do su pa­pá. Si aún así des­con­fía us­ted de los pri­vi­le­gios de es­tos jó­ve­nes, no se preo­cu­pe. El por­fo­lio tam­bién in­clu­ye a clá­si­cos del cock­ney co­mo Mi­chael Cai­ne. O a sim­ples mor­ta­les de cla­se me­dia co­mo Fe­li­city Jo­ne­so Ka­te Wins­let, que pa­re­cer ha­ber ven­ci­do el pa­so del tiem­po y se ve más jo­ven y sexy que en Ti­ta­nic. Al fin y al ca­bo, el se­ñor Os­car no sa­be de cla­se so­cia­les. Allá él. �

“LOS AC­TO­RES IN­GLE­SES HAN PRO­TA­GO­NI­ZA­DO ES­TE AÑO UNA RE­VO­LU­CIÓN SI­LEN­CIO­SA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.