Me­nos Mal

LA FA­DIS­TA CAR­MIN­HO PU­BLI­CA SU TER­CER DIS­CO, ‘CAN­TO’ Y RE­CUER­DA EL VIA­JE QUE LE CAM­BIÓ LA VIDA

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - –VE­RA BERCOVITZ

orría el año 1984 y el rock na­cio­nal alum­bra­ba aquel es­tu­pen­do Me­nos mal que nos que­da Por­tu­gal, pro­ba­ble­men­te el me­jor dis­co de

Si­nies­tro . Aquel mis­mo año, y pre­ci­sa­men­te en Por­tu­gal, lle­ga­ba al To­tal mun­do , cuar­ta (y úl­ti­ma) hi­ja de la can­tan­te de fa­do Car­min­ho

y el in­ge­nie­ro ci­vil Teresa Si­quei­ra Nuno Re­be­lo

. Car­min­ho nun­ca es­cu­chó aque­llos de An­dra­de hits que so­na­ban en la ra­dio del país ve­cino por­que pa­ra ella lo úni­co que so­na­ba en bu­cle, “ya en la tri­pa de mi­ma­dre”, era el fa­do. “Yo era un be­bé y mis pa­dres or­ga­ni­za­ban ter­tu­lias en ca­sa con ar­tis­tas ymú­si­cos. Cuan­do via­já­ba­mos en co­che­mi­ma­dre ti­ra­ba de re­per­to­rio. Si can­tá­ba­mos, no nos pe­leá­ba­mos”, re­cuer­da por te­lé­fono la ar­tis­ta en un es­pa­ñol ex­ce­len­te al que ella, qui­tán­do­le im­por­tan­cia, de­no­mi­na por­tu­ñol. Aca­ba de pu­bli­car su ter­cer dis­co, Can­to, y ex­pli­ca con un en­tu­sias­mo con­ta­gio­so, ca­si atro­pe­lla­do, las ex­ce­len­cias de la can­ción tra­di­cio­nal por­tu­gue­sa. “En es­te dis­co de­fien­do mi iden­ti­dad e in­vi­to a ar­tis­tas de

PÚ­BLI­CO

BIEN­VE­NI­DOS AL SUR

PRI­ME­ROS PA­SOS

PABLOALBORÁN

CARLOS SAU­RA otros paí­ses a unir­se ami­mú­si­ca”. En­tre los in­vi­ta­dos se en­cuen­tran los bra­si­le­ños y o el es­pa­ñol

Car­lin­hos Brown Ma­ri­sa Mon­te , con quien ya tra­ba­jó en el dis­co so­li­da­rio Po­si­ti­ve Javier Li­món ge­ne­ra­tion. El dis­co lo ha vuel­to a pro­du­cir , un

Dio­go Cle­men­te jo­ven gui­ta­rris­ta con el que Car­min­ho em­pe­zó a co­la­bo­rar ha­ce años y que hoy se ha con­ver­ti­do en su­ma­ri­do: “Él co­no­ce bien es­te mun­do por­que su pa­dre tam­bién es un in­tér­pre­te de fa­do”.

De los cua­tro hi­jos de Teresa Si­quei­ra, Car­min­ho es la úni­ca que se ha de­di­ca­do pro­fe­sio­nal­men­te al ar­te. Aun­que an­tes de su bau­tis­mo de­ci­dió cum­plir con dos re­qui­si­tos (uno más im­por­tan­te que el otro). Pri­me­ro, li­cen­ciar­se en Mar­ke­ting y Pu­bli­ci­dad: “Mis pa­dres que­rían que es­tu­dia­ra una ca­rre­ra”. Se­gun­do, via­jar al­re­de­dor del­mun­do du­ran­te un año: “Co­gí a mi pri­ma, una mo­chi­la, y nos fui­mos. Co­no­cí China, Cam­bo­ya, Su­da­mé­ri­ca… Es­tu­ve dos­me­ses tra­ba­jan­do con la ma­dre Teresa de Cal­cu­ta”. Gra­cias a ese via­je, cuen­ta, su­po que lo su­yo se­ría el fa­do. Y hoy es lo que le per­mi­te re­co­rrer el­mun­do y a no­so­tros dis­fru­tar de su voz. Me­nos­mal que nos que­da Por­tu­gal.

Car­min­ho, 30

años: “No me

gus­ta mez­clar

el fa­do con

otros es­ti­los”.

Car­min­ho ha can­ta­do

por to­do el mun­do. “En Bah­réin el

au­di­to­rio es­ta­ba lleno de mu­je­res

con bur­ka. Me re­sul­tó muy ra­ro no

po­der mi­rar­les a los ojos”.

De

pe­que­ña vi­vió du­ran­te diez

años en el Al­gar­ve. Cuan­do se

mu­da­ron a Lis­boa sus pa­dres

abrie­ron una ca­sa de fa­do.

Con 12 años

de­bu­tó en el Co­li­seo de Lis­boa.

An­tes ha­bía can­ta­do pa­ra Amá­lia

Ro­dri­gues: “Yo es­ta­ba emo­cio­na­da

pe­ro no me hi­zo mu­cho ca­so”.

El ma­la­gue­ño

y la por­tu­gue­sa can­ta­ron

jun­tos Per­dó­na­me, una ba­la­da

que se con­vir­tió en nú­me­ro

Fa­dos

uno. Des­de en­ton­ces son

muy ami­gos.

En 2007

par­ti­ci­pó en el do­cu­men­tal

del ci­neas­ta es­pa­ñol.

“Me pa­re­ció in­tere­san­te el

acer­ca­mien­to de un ex­tran­je­ro

a la mú­si­ca por­tu­gue­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.