Aguas Tur­bu­len­tas

Los­pa­tri­cios­deNue­vaYork­na­da­ne­ne­lAtlán­ti­co. La­pis­ci­naes un­me­ro­re­cla­mo­pa­ra­arren­dar­su­re­si­den­ciaes­ti­val“alos­deJer­sey”.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

ener pis­ci­na en los Ham­ptons siem­pre se con­si­de­ró co­mo al­go dé­clas­sé. ¿Pa­ra qué, si la man­sión se ubi­ca, ob­via­men­te, fren­te al mar? Si al­guien quie­re na­dar se ha­ce so­cio del gla­mou­ro­so y es­no­bí­si­mo Sout­ham­pton Bat­hing Cor­po­ra­tion (Beach Club o Club de Pla­ya a se­cas pa­ra los in­si­ders) o en East Ham­pton, del club Maids­to­ne que fre­cuen­tó

Jac­kie Ken­nedy Onas­sis cuan­do era so­lo — y tan­to más acep­ta­ble so­cial­men­te—Jac­que­li­ne Bou­vier.

Pe­ro los tiem­pos han cam­bia­do. En agos­to, cuan­do los Ham­ptons se lle­nan de “gen­te de Nue­va Jer­sey”—de­no­mi­na­ción que usan los wasp neo­yor­qui­nos pa­ra de­sig­nar a cual­quie­ra que no co­noz­can de to­da la vida— es acep­ta­ble des­apa­re­cer de es­ce­na. Des­pués de todo, la bi­sa­bue­la de Bos­ton que ca­sa­ron con un con­de arrui­na­do (o si­mi­lar) del Vie­jo Con­ti­nen­te, y cu­yos des­cen­dien­tes in­sis­ten en que se les vi­si­te en el rui­no­so pa­la­ce­te que he­re­da­ron (el ve­rano es mo­men­to idó­neo; que no ten­ga ca­le­fac­ción es irre­le­van­te) siem­pre es­tá dis­po­ni­ble. Tam­po­co es ba­la­dí que esa gen­te de Nue­va Jer­sey es­té más que dis­pues­ta a des­em­bol­sar me­dio mi­llón de dó­la­res por el al­qui­ler es­ti­val de la ca­sa ham­pto­nia­na.

Aho­ra bien, sin pis­ci­na, no hay al­qui­ler. Los po­ten­cia­les in­qui­li­nos no son so­cios de nin­gún club. Y aun­que lo fue­ran, no con­ce­bi­rían zam­bu­llir­se en aguas que no es­tén a tem­pe­ra­tu­ra ja­cuz­zi ro­dea­dos de em­plea­dos que sir­van vino rosé, el úni­co lí­qui­do que acep­tan bien frío. Es en­ton­ces cuan­do arran­ca la lo­ca ca­rre­ra por cons­truir una pi­le­ta an­tes del ve­rano. Las ca­ta­ra­tas mul­ti­co­lo­res, las lu­ces psi­co­dé­li­cas, el sis­te­ma de so­ni­do sub­acuá­ti­co digno de la no­che ibi­cen­ca o la ca­bi­na de Dj con ai­re acon­di­cio­na­do se an­to­jan im­pres­cin­di­bles. Tam­bién la ca­sa de la pis­ci­na, de­co­ra­da por el in­terio­ris­ta del mo­men­to en es­ti­lo “mi­ni­ma­lis­ta es­can­di­na­vo en con­tac­to con el Luis XVI que to­dos lle­va­mos den­tro”. Al con­si­guien­te gas­to hay que aña­dir los jui­cios con­tra la ul­tra­con­ser­va­do­ra co­mi­sión de ur­ba­nis­mo del pue­blo, que se opo­ne a cual­quie­ra de es­tas “me­jo­ras” en la pro­pie­dad cen­te­na­ria.

Un co­no­ci­do abo­ga­do deWall Street, de esos des­pa­chos de guan­te blan­co lla­ma­dos así por la san­gre azul de sus so­cios y clien­tes, se es­ca­pó una ma­ña­na de ju­lio del tra­ba­jo har­to de fi­nan­ciar la pis­ci­na sin dis­fru­tar­la. Que­ría sor­pren­der a su fa­mi­lia, ins­ta­la­da en la ca­sa de la pla­ya. Cuan­do lle­gó, sus chi­cos es­ta­ban en la es­cue­la de tenis. No así su­mu­jer, quien sí es­ta­ba en la pis­ci­na. Tam­bién ha­bía al­guien más, que re­sul­tó ser un ve­cino des­nu­do. Des­de en­ton­ces, la fa­mi­lia ve­ra­nea en el rui­no­so pa­la­ce­te de Eu­ro­pa. Y los in­qui­li­nos de Nue­va Jer­sey dis­fru­tan de la ca­sa con pis­ci­na en los Ham­ptons la tem­po­ra­da com­ple­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.