Ce­na con Cloo­ney

¿Cuá­les­son­los­res­tau­ran­tes­más‘co­ol’deNue­vaYork? Los­lla­ma­dos te­flón: cu­tres, ca­ros, desa­pa­ci­bles... ysiem­pre­lle­nos­de­mi­llo­na­rios.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

os lla­man ‘res­tau­ran­tes te­flón’. Ca­rí­si­mos, de co­mi­da pé­si­ma, el li­cor sa­be fer­men­ta­do, los ca­ma­re­ros son aún más agre­si­vos que los con­duc­to­res de ta­xis de Nue­va York y nin­guno con­si­guió (ob­via­men­te) una es­tre­llaMi­che­lin. Las crí­ti­cas ru­ti­na­ria­men­te los des­tro­zan, pe­ro na­da ma­lo pa­re­ce que­dar­se pe­ga­do a ellos, de ahí su nom­bre. No so­lo cons­ti­tu­yen un éxi­to, sino que es im­po­si­ble con­se­guir una re­ser­va y el quié­nes quién­de laG­ra­nMan­za­na do­mi­na sus­me­sas. Es­más, en el más te­flón de to­dos, un asiá­ti­co ubi­ca­do en un só­tano sin ven­ta­nas y don­de una pie­za de sus­hi ron­da los 240 dó­la­res, los nuevos re­yes de­lUp­per East Si­de, el­ma­tri­mo­nio Cloo­ney, se han con­ver­ti­do en ha­bi­tué. Él sue­le ir al sa­lir de un ro­da­je; ella, des­pués de una reunión en la­sNa­cio­nes Uni­das o en la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. El au­ra en­tre pro­fun­da­men­te se­ria y de­li­ran­te­men­te gla­mu­ro­sa­de la­pa­re­ja es to­do el re­co­no­ci­mien­to que cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to ne­ce­si­ta. En la lis­ta­de clien­tes es­tán las su­per­mo­de­los (las pas­tas a ba­se de pes­ca­do­mo­li­do son carb-free, glu­ten-free y su sa­bor des­alien­ta cual­quier im­pul­so de tra­gar­las), las so­cia­li­tes y los mul­ti­mi­llo­na­rios. Pe­ro tra­tán­do­se de Nue­va York to­do el mun­do es hi­per­dis­cre­to y ob­se­si­vo por no lla­mar la aten­ción ni so­bre sí mis­mo ni so­bre los otros cons­pi­cuos co­men­sa­les.

Aun­que cuen­tan que re­cien­te­men­te un­po­pe­deWall Street cau­só sen­sa­ción en uno de es­tos re­duc­tos. Des­pués del sus­hi re­lleno de ca­viar, las os­tras con champagne y el ce­vi­che­de­pes­ca­do traí­doe­na­vión­dia­ria­men­te des­de Ja­pón (no, no im­por­ta que la mis­ma va­rie­dad se con­si­ga en la cos­ta de Brooklyn al la­do del Ikea), em­pe­zó a po­ner­se ro­jo. An­tes de que se pu­die­ra ha­cer na­da, ca­yó de es­pal­das em­pu­jan­do la me­sa de unos pro­duc­to­res deHolly­wood. No­mu­rió. Al prin­ci­pio pa­re­cía un pro­ble­ma car­día­co, al­go que pa­ra los hom­bres deWa­llS­treet es tan­co­mún­co­moel bótox pa­ra sus mu­je­res o el jet pri­va­do rum­bo a las cla­ses de equi­ta­ción en Flo­ri­da pa­ra los ni­ños. Era, sin em­bar­go, una sim­ple —y ex­tre­ma­da­men­te cu­tre— me­ga­in­di­ges­tión. El mai­tre se dis­cul­pó di­cien­do que se­gu­ro que el avión que ve­nía de Ja­pón con el pes­ca­do ha­bía da­do de­ma­sia­das vuel­tas an­tes de ate­rri­zar y se cor­tó la ca­de­na del frío (aun­que los ca­ma­re­ros mur­mu­ra­ban que, ca­sual­men­te, ha­bía­ma­rea ro­ja esa se­ma­na en las cos­tas de Brooklyn, en par­ti­cu­lar al­re­de­dor del Ikea). Pe­ro el eje­cu­ti­vo ni se que­jó ni les de­nun­ció y a la se­ma­na si­guien­te es­ta­ba de vuel­ta ce­nan­do allí. Eso sí, lo sen­ta­ron al la­do de la me­sa de Geor­ge y Amal. Un la­va­do de es­tó­ma­go y va­rias no­ches de hos­pi­tal lo­gra­ron el úni­co ho­nor que hoy im­pre­sio­na en el cir­cui­to so­cial­gas­tro­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.