JERRY HALL

SÍ, LA EX DE MICK JAGGER

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por RA­QUEL PELÁEZ Fo­to­gra­fía de MARCIN TYSZKA

“PEN­SA­BA QUE ÉL MADURARÍA AL­GÚN DÍA. FUI MUY OP­TI­MIS­TA”

“EL BÓTOX ES VE­NENO. TE HA­CE PA­RE­CER MA­LA Y LO­CA”

Cuan­do era una ado­les­cen­te me pa­sa­ba las tar­des del sá­ba­do con mis her­ma­nas en el ro­deo. Una de ellas ha­bía si­do cam­peo­na­mon­tan­do to­ros y era cheer­lea­der de cow­boys”, di­ce Jerry Hall (Gon­za­les, Te­xas, 1956) con la ca­be­za la­dea­da y esa lar­ga me­le­na ru­bia tan ca­rac­te­rís­ti­ca que pa­re­ce una ca­ri­ca­tu­ra ca­yén­do­le so­bre el hom­bro. Tie­ne cin­cuen­ta y ocho años y han pa­sa­do ca­si cin­co dé­ca­das des­de que es­ta mo­de­lo, ac­triz y le­yen­da vi­vien­te so­ña­se con aban­do­nar el su­bur­bio de Te­xas en el que se crió en el seno de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa (eran cin­co chi­cas), ro­dea­da de ru­dos ga­na­de­ros. Mien­tras fu­ma al sol, tran­qui­la­men­te, cal­za­da con unas dis­cre­tas bai­la­ri­nas y ves­ti­da con unos pan­ta­lo­nes va­que­ros en el por­che de una ca­si­ta vic­to­ria­na del Es­te de Lon­dres lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción en es­ta mu­jer que fue la re­pre­sen­tan­te má­xi­ma del gla­mour del Nue­va York de Stu­dio 54 no son esas pier­nas lar­guí­si­mas (mi­de un me­tro ochen­ta y tres cen­tí­me­tros) ni sus enor­mes ojos azu­les (los lle­va ocul­tos de­trás de unas ga­fas Way­fa­rer de Ray Ban). Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción son unas ma­nos gi­gan­tes­cas y unas uñas gran­des y lar­gas que pa­re­cen ha­ber su­je­ta­do mi­les de ci­ga­rri­llos. Hay al­go in­quie­tan­te e in­do­ma­ble en la for­ma de es­tar en el mun­do de es­ta ma­ni­quí que se con­vir­tió en mu­sa de Hel­mut New­ton en los años se­ten­ta, cuan­do aún no ha­bía al­can­za­do la ma­yo­ría de edad, y que fue pa­re­ja de Mick Jagger du­ran­te 21 años.

Jerry Hall es ex­tra­or­di­na­ria­men­te ama­ble y es­cu­cha con mu­chí­si­ma aten­ción, cua­li­da­des que ca­rac­te­ri­zan a cual­quier se­duc­tor que se pre­cie. Cuan­do se le su­gie­re una idea o se le ha­ce una pre­gun­ta re­pi­te con una voz gra­ve y len­ta las dos úl­ti­mas pa­la­bras mien­tras asien­te, como si com­pren­die­se per­fec­ta­men­te. Pe­ro cuan­do res­pon­de, de vez en cuan­do y sin mo­ti­vo apa­ren­te se ríe de una for­ma des­con­cer­tan­te, pa­ra des­pués que­dar­se mi­ran­do fi­ja­men­te a su in­ter­lo­cu­tor o al va­cío. “A mí siem­pre me ha gus­ta­do es­cri­bir poe­sía. Me en­can­tan Emily Dic­kin­son, Syl­via Plath o Allan Poe. Ha­blan­do de poe­sía he con­se­gui­do co­nec­tar con mu­chos ar­tis­tas”, me di­ce pa­ra in­ten­tar ex­pli­car­me có­mo una mu­jer que fre­cuen­ta­ba honky tonks —esas sa­las de fies­tas don­de acu­den los es­ta­dou­ni­den­ses del sur a bai­lar mú­si­ca country— lle­gó a con­ver­tir­se en mu­sa del ya men­cio­na­do Hel­mut New­ton, que la fo­to­gra­fió ves­ti­da de do­mi­ná­trix; del ilus­tra­dor

An­to­nio López, que la di­bu­jó como una se­ño­ri­ta de Avi­ñón pop; del pin­tor Lu­cian Freud, que la pin­tó des­nu­da y em­ba­ra­za­da; del es­cul­tor Ed Rusch­ka, que in­mor­ta­li­zó su per­fil; de And­yWar­hol, que le de­di­có una se­rie de seis re­tra­tos mul­ti­co­lo­res y de Jagger, quien com­pu­so pa­ra ella Miss you. “Yo siem­pre he di­cho que sí a to­do”. Y en­ton­ces suel­ta una de esas ri­so­ta­das que des­co­lo­can.

Alo pri­me­ro que di­jo sí Hall fue a la idea de mar­char­se a Eu­ro­pa con die­ci­séis años, una mo­chi­la y un pu­ña­do de dó­la­res. “Mi pa­dre y mi ma­dre te­nían una gran­ja en el cam­po e iban por ahí con una ca­mio­ne­ta ven­dien­do hor­ta­li­zas que cul­ti­va­ban, has­ta que a él lo lla­ma­ron a fi­las en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, al la­do del ge­ne­ral Pat­ton. Es­tu­vo en to­das sus ba­ta­llas y fue un sar­gen­to muy con­de­co­ra­do, pe­ro re­gre­só de la con­tien­da psi­co­ló­gi­ca­men­te muy da­ña­do”. Se dio al jue­go y apos­tó la gran­ja en una par­ti­da. La per­dió. “Mi tío nos cons­tru­yó una cho­ci­ta con una ha­bi­ta­ción don­de dor­mía­mos to­dos jun­tos”. Fue­ron años du­ros, has­ta que su pa­dre em­pe­zó a tra­ba­jar en una com­pa­ñía quí­mi­ca y a lle­var mer­can­cías por to­do Es­ta­dos Uni­dos en un ca­mión. Su ma­dre lo­gró un pues­to como ar­chi­ve­ra en una bi­blio­te­ca. “En­ton­ces nos mu­da­mos a una ca­sa de la­dri­llo rosa con tres dor­mi­to­rios que a mí me pa­re­cía ma­ra­vi­llo­sa”. Jerry Hall y su her­ma­na ge­me­la de­ci­die­ron un fin de se­ma­na aban­do­nar los ro­deos pa­ra acu­dir a una fe­ria de mo­da en Da­llas. Allí con­si­guió su primer tra­ba­jo po­san­do. Des­pués se gra­duó y con­si­guió una be­ca pa­ra ir a pa­sar el ve­rano a París con sus com­pa­ñe­ros de cla­se de fran­cés. El via­je se can­ce­ló. “Mi ma­dre me ha­bía he­cho aque­llos ves­ti­dos ma­ra­vi­llo­sos pa­ra pa­sear por Fran­cia…”. Así que de­ci­dió ir. Y no se plan­tó en la ciu­dad de las lu­ces, sino que lo hi­zo en Saint Tro­pez, por con­se­jo de su ma­dre —y de su agen­cia de­mo­de­los—. Allí co­men­zó to­do.

La ubi­ca­ron en un apar­ta­men­to con Gra­ce Jo­nes y un mo­de­lo gay mas­cu­lino y am­bos em­pe­za­ron a pa­sear­la por la es­ce­na noc­tur­na de la Cos­ta Azul fran­ce­sa. “Íba­mos mu­cho a un club que se lla­ma­ba Set, don­de me pre­sen­ta­ron a An­to­nio López, que me pre­gun­tó si me po­día di­bu­jar”. Se­gun­do sí. “An­to­nio me pre­sen­tó a Hel­mut, que me hi­zo mis pri­me­ras fo­tos. Me vis­tió de cue­ro con lá­ti­gos y yo em­pe­cé a llo­rar. Yo que­ría es­tar en Vo­gue y aque­llo me pa­re­cía por­no­gra­fía. Me ex­pli­có que se tra­ta­ba de ar­te”. Ter­cer sí. —¿Có­mo se des­cri­bi­ría a sí mis­ma en aquel tiem­po? —To­das mis her­ma­nas se ha­bían ido de ca­sa y nues­tro pa­dre era bas­tan­te vio­len­to. Cual­quier co­sa me va­lía pa­ra no re­gre­sar a Te­xas. Así que era muy en­tu­sias­ta y muy en­tre­ga­da. Fe­liz y enér­gi­ca. — Y, ¿por qué cree que tu­vo tan­to éxi­to? —No sé qué pa­sa­ba. Sim­ple­men­te co­nec­ta­ba con la gen­te. Gra­ce Jo­nes me pre­sen­tó a Andy War­hol. Sal­va­dor Da­lí me pi­dió que apa­re­cie­se des­nu­da en una de sus pe­lí­cu­las y le tu­ve que de­cir que no por­que mi­ma­dre­me ha­bía he­cho pro­me­ter­le que no iba a ha­cer des­nu­dos. Fran­ci­ne Cres­cent [di­rec­to­ra de Vo­gue] siem­pre me lla­ma­ba y me con­tra­ta­ba pa­ra to­do. A los 19 años em­pe­cé a tra­ba­jar con Gra­ce Cod­ding­ton.

Y lue­go es­tá aque­lla se­sión de fo­tos pa­ra la por­ta­da de un dis­co de Rox­yMu­sic en la que apa­re­cía ca­rac­te­ri­za­da como una si­re­na y que hi­zo que Brian Ferry se enamo­ra­se de ella y la con­vir­tie­se en su pro­me­ti­da. De ahí na­ce el epi­so­dio en el que Hall co­no­ce aMick Jagger en una ce­na in­for­mal enMan­hat­tan, en el año 1977, y aban­do­na a Ferry en una de las trai­cio­nes (de Hall a Ferry y de Jagger a su es­po­sa de en­ton­ces, Bian­ca) más co­no­ci­das de la his­to­ria del rock. Fue otro de los síes que cam­bia­rían su vida. Jagger y ella se mu­da­ron jun­tos a la Gran Man­za­na y allí se con­vir­tie­ron en la it couple de Stu­dio 54 y de Club 21, las dis­co­te­cas don­de to­do po­día pa­sar. Fo­to­gra­fia­dos has­ta la ex­te­nua­ción con es­pec­ta­cu­la­res looks en los que no fal­ta­ban las boas de pie­les sun­tuo­sas, la bri­llan­ti­na y los ta­co­nes de vér­ti­go, acu­dían a fies­tas que con­vo­ca­ban des­de Andy War­hol has­ta Woody Allen.

—Ha si­do us­ted una per­so­na muy juer­guis­ta, o esa es la repu­tación que tie­ne. ¿Cree que ha­bría lle­ga­do tan le­jos si no hu­bie­se sa­li­do tan­to?

—Yo no me de­fi­ni­ría como una per­so­na juer­guis­ta. No me dro­go, me voy a la ca­ma muy pron­to y so­lo be­bo oca­sio­nal­men­te. Cuan­do vi­vía co­nMick en Nue­va York es cier­to que sa­lía­mos ca­si to­das las no­ches. Y va­le, sí, iba de gi­ra con los Ro­lling Sto­nes y es ver­dad que ha­bía un mon­tón de fies­tas que se ce­le­bra­ban des­pués de los con­cier­tos.

De aque­lla épo­ca tam­bién que­dan cien­tos de tes­ti­mo­nios grá­fi­cos y un ví­deo me­mo­ra­ble en el que JerryHall sube al es­ce­na­rio con otras co­ris­tas pa­ra can­tar jun­to a Sus Sa­tá­ni­ca­sMa­jes­ta­des. La can­ción, por su­pues­to, Honky tonk wo­men.

“Lo que sí di­ría es que siem­pre me ha gus­ta­do mu­cho bai­lar y ver gen­te, a mis ami­gos. Pe­ro eso fue ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po, an­tes de ca­sar­me y te­ner hi­jos”.

En el jar­dín de la ca­si­ta vic­to­ria­na don­de tie­ne lu­gar la se­sión de fo­tos, Jerry Hall se fu­ma otro ci­ga­rri­llo mien­tras mi­ra ha­cia un sol inusual­men­te bri­llan­te. Ni con la ca­be­za lle­na de ru­los, ni en­fun­da­da en un al­bor­noz blan­co pier­de un ápi­ce de so­fis­ti­ca­ción. Vi­ve en una de las zo­nas re­si­den­cia­les más ca­ras de Lon­dres, en un ma­nor del si­glo XVII que Mick Jagger com­pró en los años no­ven­ta, y ado­ra la pri­ma­ve­ra en In­gla­te­rra. “Los in­vier­nos son du­rí­si­mos aquí. Es ne­ce­sa­rio es­ca­par de es­ta ciu­dad de vez en cuan­do. Aca­bo de es­tar de va­ca­cio­nes

en el Ca­ri­be”. Con sus hi­jos y tam­bién co­nMick, de quien lle­va di­vor­cia­da des­de 1999, pe­ro con quien ase­gu­ra te­ner una re­la­ción fan­tás­ti­ca.

—¿Có­mo una per­so­na con su ener­gía y sus in­tere­ses es­co­gió una ciu­dad como Lon­dres pa­ra vi­vir?

—Mick in­sis­tió en que los ni­ños fue­sen edu­ca­dos aquí, por­que él es in­glés y cree que la educación bri­tá­ni­ca es la me­jor. Así que en reali­dad se­guí sus de­seos. —¿Es­tá con­ten­ta con esa de­ci­sión? —Me hu­bie­se gus­ta­do que hu­bie­sen po­di­do dis­fru­tar de los in­vier­nos so­lea­dos de Te­xas y que hu­bie­sen cre­ci­do ro­dea­dos de caballos, como yo. Pe­ro es­toy con­ten­ta por­que mis cua­tro hi­jos son in­creí­bles, in­te­li­gen­tes, han si­do bue­nos es­tu­dian­tes, no se han me­ti­do en pro­ble­mas, y quién sa­be lo que ha­bría po­di­do pa­sar... Nue­va York es una ciu­dad muy su­cia y Los Án­ge­les muy pe­li­gro­sa, hay mu­chas ten­ta­cio­nes. Creo que he te­ni­do mu­chí­si­ma suer­te.

Es cier­to que Jerry Hall es muy fa­mi­liar y ha­bla de sus hi­jos con un or­gu­llo evi­den­te. Su hi­jo Ja­mes (1985) va a ha­cer una se­rie pa­ra la HBO co­nMar­tin Scor­se­se, me cuen­ta. Se ti­tu­la Rock and Roll y en ella el chico in­ter­pre­ta a una es­tre­lla del rock de los años se­ten­ta. “Es­tu­dió ar­te dra­má­ti­co, así que es una opor­tu­ni­dad in­creí­ble”. Ga­briel, el pe­que­ño, que tie­ne 18 años, ha­ce hoy su exa­men pa­ra en­trar en la uni­ver­si­dad. Y Lizzy (1984) y Georgia May (1992) han se­gui­do sus pa­sos y son mo­de­los. ¿El con­se­jo que les ha da­do? “Sed pun­tua­les y muy ama­bles con to­do el mun­do. Así se con­si­gue to­do en la vida”. Si tu­vie­se que es­co­ger su fies­ta más me­mo­ra­ble, Jerry Hall se que­da­ría con una en la que es­ta­ban to­dos sus hi­jos. “Era mi cum­plea­ños y lo ce­le­bra­mos en la Ser­pen­ti­ne Ga­llery [una de las sa­las de ex­po­si­cio­nes más so­li­ci­ta­das de Lon­dres]. Bai­la­mos to­da la no­che y cuan­do ama­ne­ció ca­mi­na­mos por Hy­de Park”.

An­tes de que lle­ga­se la vida lon­di­nen­se, Hall y Jagger es­tu­vie­ron ca­si sie­te años de gi­ra. “Siem­pre via­jan­do, siem­pre ha­cien­do las ma­le­tas, cam­bian­do de lu­gar cons­tan­te­men­te”. Hall re­cuer­da es­tar per­ma­nen­te­men­te can­sa­da. “Yo tam­bién te­nía mi tra­ba­jo como mo­de­lo, así que iba a las se­sio­nes y lue­go vol­vía a re­unir­me con él. Era un ti­po de vida ago­ta­dor y por eso de­ci­di­mos asen­tar­nos y te­ner hi­jos. Es­tá­ba­mos muy fe­li­ces con el plan”. Con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio se­gún un ri­to hin­dú en Ba­li en 1990.

—Cuan­do de­ci­dió crear una fa­mi­lia con Mick Jagger, ¿te­nía mie­do de lo que pu­die­se pa­sar? Al fin y al ca­bo él era mú­si­co, y ya se sa­be que los mú­si­cos son com­pli­ca­dos...

—No­so­tros nos amá­ba­mos y nos lle­vá­ba­mos muy bien, pe­ro sí fue di­fí­cil pa­ra mí es­tar en esa po­si­ción hu­mi­llan­te en la que a tu hom­bre le per­si­guen cien­tos de mu­je­res. Siem­pre es­ta­ba ro­dea­do de tías ha­cien­do es­to y lo otro. Era tan po­pu­lar... Le per­se­guían y era bas­tan­te du­ro pa­ra mí.

—¿Có­mo fue ca­paz de su­pe­rar esa si­tua­ción, de so­bre­lle­var­la?

—Pen­sa­ba una y otra vez que él al­gún día cre­ce­ría y maduraría. Era muy op­ti­mis­ta. — ¿Y se can­só de ser op­ti­mis­ta? —Bueno, sí. Lle­vá­ba­mos mu­cho tiem­po jun­tos y él tu­vo un hi­jo con otra. Eso fue de­ma­sia­do.

Y ahí vie­ne de nue­vo uno de esos ac­ce­sos de ri­sa des­con­cer­tan­tes.

Que Mick Jagger tu­vie­ra un hi­jo con la mo­de­lo brasileña Lu­cia­na Giménez se con­vir­tió en un es­cán­da­lo a ni­vel pla­ne­ta­rio por­que el Ro­lling Sto­ne se ne­ga­ba a re­co­no­cer su pa­ter­ni­dad has­ta que unas prue­bas de ADN no le de­ja­ron más op­ción. Pe­ro an­tes de Giménez hu­bo otras mu­chas, en­tre ellas Car­la Bru­ni, a quien Hall siem­pre ha des­car­ga­do de to­da res­pon­sa­bi­li­dad en el fin de su ma­tri­mo­nio. Des­pués de su di­vor­cio, la te­ja­na di­jo que ha­bía con­se­gui­do sa­car a su ma­ri­do de las dro­gas pe­ro no de su adic­ción a las mu­je­res. Mick Jagger, por su par­te, de­cla­ró no creer en la mo­no­ga­mia: “En otras so­cie­da­des no es una obli­ga­ción y la gen­te si­gue sien­do hu­ma­na”.

—Con to­das es­tas cir­cuns­tan­cias ex­tra­or­di­na­rias, ¿có­mo ha con­se­gui­do edu­car bien a sus hi­jos?

—Siem­pre he­mos te­ni­do tu­to­res que han ve­ni­do a ca­sa y que se han ocu­pa­do de ayu­dar­les con sus ta­reas. Siem­pre he­mos co­mi­do to­dos jun­tos. Sin te­le­vi­sión, sin or­de­na­dor. Siem­pre les he­mos tra­ta­do como adul­tos y han te­ni­do con­ver­sa­cio­nes con gen­te ma­yor, con nues­tros ami­gos del mun­do del ar­te, de la mú­si­ca, del tea­tro. Han te­ni­do in­fluen­cias crea­ti­vas, pe­ro tam­bién han apren­di­do có­mo ser ama­bles, hos­pi­ta­la­rios y co­rrec­tos.

—Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que su pa­dre era uno de los Ro­lling Sto­ne, us­ted una su­per­mo­de­lo, que a ve­ces iban de gi­ra con los ni­ños...

—Es im­por­tan­te pa­sar mu­cho tiem­po con ellos, ver quié­nes son sus ami­gos, te­ner la ca­sa abier­ta pa­ra ellos. Es bueno crear un lu­gar se­gu­ro pa­ra que so­cia­li­cen. Y tam­bién por su­pues­to dar­les ca­ri­ño: abra­zar­les y de­cir­les que de­ben ha­cer aque­llo que aman.

—¿La re­la­ción con sus hi­jas mo­de­los le su­po­ne un con­flic­to? Us­ted era la es­tre­lla y en­ton­ces lle­ga­ron ellas, más jó­ve­nes y tan be­llas como us­ted.

—No, no. Es­toy muy or­gu­llo­sa de ellas. De he­cho guar­do to­das las por­ta­das en las que han apa­re­ci­do. Las ten­go en el sa­lón de ca­sa y me ri­ñen: “¡Ma­má, no pon­gas eso ahí!”. He­re­da­ron

al­gu­nos bue­nos ge­nes míos y deMick, pe­ro tie­nen éxi­to y ta­len­to por de­re­cho pro­pio. Y ade­más son muy cui­da­do­sas con el di­ne­ro. Es­tán ga­nan­do mu­chí­si­mo y lo es­tán in­vir­tien­do en ca­sas, lo es­tán aho­rran­do... —¿Us­ted les en­se­ñó eso? —Sí. Y Mick tam­bién. Él es bas­tan­te sen­si­ble con el di­ne­ro. La pa­la­bra “sen­si­ble” po­dría te­ner una do­ble lec­tu­ra aquí. En una oca­sión Hall de­fi­nió pú­bli­ca­men­te a su ma­ri­do como un ta­ca­ño por­que siem­pre le pe­día que se hi­cie­se car­go de los gas­tos de la ca­sa y de la educación de los ni­ños.

En la era D.J. (Des­pués de Jagger) la mo­de­lo, que ha­bía apa­re­ci­do en va­rias pe­lí­cu­las y siem­pre ha­bía co­que­tea­do con el ci­ne, de­ci­dió que ya ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de in­ten­tar­lo a lo gran­de en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción. Así fue como se atre­vió a to­mar­le el relevo a Kath­leen Tur­ner como Se­ño­ra Robinson en la adap­ta­ción pa­ra Broad­way de El gra­dua­do. Las crí­ti­cas fue­ron de­sigua­les, aun­que no te­rri­bles. “Nun­ca tie­nes la sen­sa­ción de que sea una de­pre­da­do­ra, una las­ci­va o una zo­rra... Sim­ple­men­te es una mu­jer muy gla­mu­ro­sa in­ten­ta­do pes­car a un hom­bre más jo­ven”, di­je­ron en The Guar­dian. Ese pa­pel de mu­jer cougar vol­vió a in­ter­pre­tar­lo en un reality show en 2005, en el que diez con­cur­san­tes jó­ve­nes te­nían que in­ten­tar se­du­cir­la. Más re­cien­te­men­te, con­cur­só en la ver­sión bri­tá­ni­ca deMi­ra Quién Bai­la. Es­te año ha in­ter­ve­ni­do con dos pe­que­ños pa­pe­les en dos pe­lí­cu­las. —Si pu­die­se es­co­ger cual­quier pa­pel, ¿cuál ele­gi­ría? —Cual­quie­ra de Ten­nes­seeWi­lliams. —¿Có­mo es que se pres­tó a ha­cer reality shows? —Pues no sé, yo sim­ple­men­te di­go sí a las co­sas. Siem­pre he si­do así.

En el só­tano de la ca­sa vic­to­ria­na, Jerry Hall re­po­sa com­ple­ta­men­te ves­ti­da de blan­co so­bre un so­fá in­ma­cu­la­do con un ga­to per­sa en­tre sus bra­zos. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, des­de que sus hi­jas son mo­de­los, ella tam­bién ha vuel­to a tra­ba­jar como ma­ni­quí. En 2011 pro­ta­go­ni­zó pa­ra H&M una cam­pa­ña jun­to a su hi­ja Georgia May Jagger. El año pa­sa­do, Bri­tish Air­ways la con­tra­tó como ima­gen pa­ra su ru­ta Lon­dres-Aus­tin. ¿Quién­me­jor que ella pa­ra en­sal­zar las bon­da­des de un vue­lo di­rec­to a Te­xas? “Lo bueno que es­tá pa­san­do en el mun­do de la­mo­da es que es­tán lla­man­do amu­je­res­más ma­yo­res. Me da la im­pre­sión de que es así por­que mi ge­ne­ra­ción pue­de per­mi­tir­se com­prar co­sas ca­ras, ro­pa bue­na... Vi­vi­mos más, así que hay un mer­ca­do ahí”.

Jerry Hall no pa­re­ce te­ner mie­do al pa­so del tiem­po, aun­que le ener­va que el pú­bli­co pien­se que las­mu­je­res no pue­den ser be­llas a di­fe­ren­tes eda­des. “Que ten­ga­mos al­gu­nas arru­gas no sig­ni­fi­ca que sea­mos in­ser­vi­bles”. De he­cho, de­tes­ta la ci­ru­gía es­té­ti­ca. “Al­gu­nas mu­je­res se po­nen gra­sa del tra­se­ro en los la­bios. Así que tie­nes el tra­se­ro en...”. Se se­ña­la los la­bios en un ges­to có­mi­co que vuel­ve a desatar su ri­sa. “So­me­ter­te a una anes­te­sia, abrir tu piel y que se ex­pon­ga a in­fec­cio­nes... To­das esas co­sas son pe­li­gro­sas. Sien­to com­pa­sión por esas mu­je­res que se mi­ran al es­pe­jo y no sa­ben lo que ven. ¡El bótox es ve­neno! Con­si­gue que los múscu­los se pa­ra­li­cen. Ya­de­más te ha­ce pa­re­cer ma­la y lo­ca. Yo­me ti­ño el pe­lo. Me com­pro una bo­te­lla que cues­ta diez li­bras y lo ha­go yo mis­ma. Y pien­so, mi­ra, bien, me cues­ta diez pa­vos y lo ha­go yo. Así que no es­toy en con­tra del ar­ti­fi­cio. Es­toy en con­tra de te­ner una pin­ta ri­dí­cu­la”.

Hall, como su ex ma­ri­do, tam­bién tie­ne aho­ra una per­cep­ción po­co con­ven­cio­nal del com­pro­mi­so. Tres de sus hi­jos ya no vi­ven con ella. “Una vez a la se­ma­na voy a ver­les a sus ca­sas y una vez a la se­ma­na vie­nen con­mi­go”. Úl­ti­ma­men­te, se ha pu­bli­ca­do que tie­ne una re­la­ción es­ta­ble con Ar­mand Le­roi, un bió­lo­go y di­vul­ga­dor de cin­cuen­ta años. Le pre­gun­to por él. “Ten­go ci­tas. No es­toy en una re­la­ción se­ria. Na­da pa­re­ce du­rar mu­cho. Amo vi­vir en mi ca­sa so­la y me en­can­ta ser esa ma­triar­ca que re­ci­be a sus hi­jos”. —¿Se ca­sa­ría de nue­vo? —No en­cuen­tro nin­gu­na ra­zón pa­ra ca­sar­me de nue­vo, la ver­dad. Soy in­de­pen­dien­te eco­nó­mi­ca­men­te y ten­go mu­chí­si­mos ami­gos, ade­más de a mis hi­jos. He es­ta­do com­pro­me­ti­da 21 años, no quie­ro te­ner ese ti­po de víncu­lo nun­ca más. Me gus­ta te­ner com­pa­ñía, me gus­ta es­tar con gen­te in­te­li­gen­te con la que con­ver­sar o ir a ce­nar, ten­go una vida se­xual ac­ti­va. Pe­ro no quie­ro vol­ver a ha­cer eso de atar­me a al­guien. Creo que es in­digno a una cier­ta edad. —¿In­digno por qué? ¿Por­que la obli­ga a ser su­mi­sa? —Creo que ca­sar­se es al­go que ha­cen los jó­ve­nes pa­ra te­ner hi­jos, pe­ro no creo que la gen­te ma­yor ten­ga ne­ce­si­dad de ha­cer­lo. —¿Al­gu­na vez le ha mo­les­ta­do que la tra­ten como es­po­sa de? — No. Yo era muy jo­ven cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar y te­nía una es­plén­di­da ca­rre­ra. Un año es­tu­ve en la por­ta­da de Vo­gue seis ve­ces. Nun­ca sen­tí que no fue­se na­die, pe­ro es cier­to que el he­cho de queMick fue­se tan, tan fa­mo­so lle­vó to­do un ni­vel su­pe­rior. So­bre to­do la re­la­ción con la pren­sa. Es muy du­ro por­que se in­ven­ta­ban his­to­rias. Fue di­fí­cil pa­ra los ni­ños leer so­bre sus pa­dres. Así que creo que in­clu­so en eso, los críos lo han he­cho to­do muy bien.

—Si le pre­gun­to qué bus­ca en un hom­bre, ¿tie­ne sen­ti­do?

—Sí. Me gus­ta la in­te­li­gen­cia, la bue­na con­ver­sa­ción, el ta­len­to, la crea­ti­vi­dad.. . El te­ma fí­si­co no es im­por­tan­te. Pre­fie­ro ser yo la atrac­ti­va. —No creo que eso sea muy di­fí­cil pa­ra us­ted —Se es­tá po­nien­do ca­da vez más com­pli­ca­do...

“(I can´t get no)

Sa­tis­fac­tion”

The Ro­lling Sto­nes

Jerry con ca­mi­sa

de Adolfo Do­mín­guez, pan­ta­lón de Es­ca­da y jo­yas

Lu­xen­ter.

Hall con ca­mi­sa

de Pe­dro del Hie­rroMa­drid, pan­ta­lón de Lola Li, pen­dien­tes de

Aris­to­crazy y cin­tu­rón de Ali­bey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.