‘He­li­cop­te­rMoms’

Enel trián­gu­lo­deo­roUp­pe­rEas­tSi­de/Sout­ham­pton/ Pal­mBeach­pro­li­fe­rau­na­nue­vaes­pe­cie­de­ma­dres...

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

En Nue­va York se ha vuel­to muy po­pu­lar el con­cep­to he­li­cop­ter moms. Ha­ce re­fe­ren­cia a las ma­dres ex­ce­si­va­men­te in­vo­lu­cra­das en la vi­da de sus críos, y que los so­bre­vue­lan en to­das sus ac­ti­vi­da­des. Por ejem­plo, las lec­cio­nes de man­da­rín con­hi­jos de je­rar­cas del­par­ti­do co­mu­nis­ta chino, las cla­ses de dan­za con es­tre­llas del ba­llet del Met, las de vio­la de gam­ba con me­die­va­lis­tas de la uni­ver­si­dad o las de aje­drez avan­za­do (en ru­so, na­tu­ral­men­te). To­do pa­ra que los pár­vu­los de cin­co años no se dis­trai­gan y pue­dan ser admitidos en al­gu­na de las es­cue­las top. En los Ham­ptons el tér­mino he­li­cop­ter moms, si­nem­bar­go, de­be en­ten­der­se­de­ma­ne­ra­mu­cho­más li­te­ral. Son las­ma­más que van y vie­nen en he­li­cóp­te­ro. Des­pués de to­do, el trá­fi­co en agos­to es un in­fierno. Ylle­gar tar­de a un play­da­te en la cos­ta por­que us­ted se ha ido a la ciu­dad pa­ra dar un dis­cur­so an­te las Na­cio­nes Uni­das o pa­ra ha­cer­se un re­to­que en las me­chas se­ría inima­gi­na­ble.

Por­que los play­da­tes aquí son co­sa se­ria. Co­mo in­di­ca su nom­bre, son da­tes, ci­tas pre­via­men­te con­cer­ta­das (in­clu­so­muy pre­via­men­te, con me­ses de an­te­la­ción) pa­ra que los chi­cos jue­guen. Lo de play es en teo­ría. En reali­dad, y so­bre to­do en agos­to, an­tes que co­mien­ce el nue­vo cur­so es­co­lar, los play­da­tes exis­ten pa­ra que las fa­mi­lias cu­yos hi­jos ya fue­ron admitidos en al­gu­na de es­tas es­cue­las de

éli­te se ol­fa­teen por pri­me­ra vez. Pe­ro cui­da­do, si la co­sa sa­le­mal, la fa­mi­liapue­de con­ver­tir­se en­play­da­te pa­riah, un tí­tu­lo que des­pier­ta más mie­do que la com­bi­na­ción de un nue­vo crack de la bol­sa y des­cu­brir que es de la fa­mi­lia.

Ma­doff Los chi­cos en ge­ne­ral se por­tan bien. Cla­ro que­mu­chos tu­vie­ron play­da­te tu­tors, tu­to­res que les en­se­ñan, por ejem­plo, có­mo ju­gar cuan­do las po­de­ro­sas di­rec­to­ras de ad­mi­sio­nes de los co­le­gios los ob­ser­van. Pe­ro fi­nal­men­te lo que ma­ma­ron en la ca­sa se fil­tra. Au­na ni­ña es­pa­ño­la el fu­tu­ro com­pa­ñe­ri­to de es­cue­la le acla­ró, mien­tras ar­ma­ban fi­gu­ras de plas­ti­li­na y co­llar­ci­tos de ca­ra­co­les en su man­sión fren­te al mar: “Ami­ma­má le gus­ta el po­lo, los­mue­bles Luis XVI y leer a ”. A lo

Kier­ke­gaard que ella res­pon­dió: “A mi ma­má le gus­tan los cho­llos, los­mue­bles de Ikea y leer so­bre ”.

Isa­bel Pan­to­ja Pe­ro aquí la so­cie­dad es­más abier­ta de lo que se pien­sa. Es­tos tres tér­mi­nos men­cio­na­dos por la pe­que­ña eran to­dos tan igual­men­te exó­ti­cos y des­co­no­ci­dos en el triángulo de oro Up­per East Side/Sout­ham­pton/Palm Beach que, cuan­do se fil­tró la información, la fa­mi­lia ad­qui­rió la fa­ma de ser tre­men­da­men­te in­tri­gan­te. Y la ni­ña aca­bó con play­da­tes ase­gu­ra­dos has­ta bien ter­mi­na­da la se­cun­da­ria, aun­que sus pa­dres no fue­ran de nin­guno de los dos ti­pos de he­li­cop­ter. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.