Neo­pai­sa­jis­mo

J. w. anderson: cuan­do el di­se­ña­dor se ha­ce ‘cu­ra­tor’ y reivin­di­ca el co­lor y la ar­te­sa­nía

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – m. de la cal­za­da

as vi­si­tas del di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we,

J. W. Anderson (Ir­lan­da, 1984) a las ga­le­rías de ar­te lon­di­nen­ses dan pa­ra mu­cho. El jo­ven bri­tá­ni­co no se re­sis­te a tras­la­dar los cua­dros, las es­ce­nas y com­po­si­cio­nes a los ac­ce­so­rios que di­se­ña. Una de esas tar­des de ¿ocio? Anderson des­cu­brió el tra­ba­jo del maes­tro ta­pi­ce­ro (Reino

John Allen Unido,1934), un ar­tis­ta oc­to­ge­na­rio que en su téc­ni­ca mez­cla mu­cho de

—ver las mon­ta­ñas ama­ri­llas o Ma­tis­se los ca­ba­llos ro­jos es muy fau­vis­ta—, del pai­sa­jis­mo clá­si­co de y de la vo­ca­ción de un

Wi­lliam Tur­ner maes­tro ar­te­sano. Allen te­je ma­nual­men­te ca­da uno de los nu­dos. “Creo que el uso del co­lor no se pue­de apren­der, no se en­se­ña en las es­cue­las”, nos di­jo en una re­cien­te vi­si­ta a Ma­drid. “Hay­más de cien va­rie­da­des de ama­ri­llo, pe­ro no es fá­cil en­con­trar el tono pre­ci­so que con­mue­va”. Con ra­zón el uso del co­lor es uno de sus fuer­tes. Las in­con­fun­di­bles to­na­li­da­des de la pa­le­ta cro­má­ti­ca de es­te ar­tis­ta (are­na y gra­na­da o lla­ma­ti­vos azu­les y ro­sas) se han re­pro­du­ci­do es­te ve­rano en toa­llas de pla­ya, bi­lle­te­ros o pa­ñue­los. Allen, ves­ti­do con tra­je de lino, no se se­pa­ra del bol­so fin de se­ma­na cu­yo pattern ha idea­do. “Cuan­do voy por la ca­lle pa­ro a la gen­te pa­ra fe­li­ci­tar­le por el co­lor tan bo­ni­to de su ro­pa. ¡Ha­ces ami­gos!”, re­co­no­ce. “No con­ser­vo nin­guno de mis tra­ba­jos, me in­tere­sa lo que ha­ré ma­ña­na, pe­ro no ayer”. Su his­to­ria es la de al­guien a quien la vi­da le pre­mió con una se­gun­da opor­tu­ni­dad, un buen ejem­plo pa­ra los que pien­san que aún es­con­den un ta­len­to ocul­to que aflo­ra­rá tar­de o tem­prano. De pro­fe­sión den­tis­ta, em­pe­zó a cul­ti­var el ar­te del te­ji­do cuan­do se ju­bi­ló. “An­der­son­ha lo­gra­do ver­mi tra­ba­jo des­de otra pers­pec­ti­va, por­que su ojo cap­ta la es­truc­tu­ra tri­di­men­sio­nal en el ob­je­to y mis ta­pi­ces fue­ron con­ce­bi­dos pla­nos, pa­ra ser col­ga­dos en la pa­red”. El ar­te­sano cree que mu­cho de su ta­len­to pro­vie­ne de la ob­ser­va­ción: “¡Lle­vo un buen ra­to con­tem­plan­do los za­pa­tos de to­das las mu­je­res de la sa­la! De ahí es co­mo sur­gen las ideas”.

—Al­gu­nos cree­rán que vi­ve en una ca­sa mi­ni­ma­lis­ta, can­sa­do ya del co­lor.

—Le­jos de la reali­dad. To­do es­tá lleno de prints. Y prints en­ci­ma del print...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.