INTELIGENCIAHUMANA

Cin­co­ni­ños si­rios­quie­re­na­bor­da­ru­na­bar­ca­za­quehu­ye­deSi­ria. So­lohay­lu­gar pa­ra cua­tro. RODRIGOREY RO­SA re­la­ta una decisión con el do­lor de lo ab­so­lu­to.

Vanity Fair (Spain) - - FIRMA -

stoy de­via­je­po­rEu­ro­pa con mi hi­ja de 12 años y una de sus ami­gui­tas del li­ceo y, así, de­bo se­guir ins­tru­yén­do­me. Du­ran­te una con­ver­sa­ción de so­bre­me­sa de las que inevi­ta­ble­men­te sue­len dar­se en es­ta cla­se de via­jes, me veo en apu­ros al que­rer ex­pli­car en qué di­fie­re la in­te­li­gen­ciahu­ma­na­de la­po­si­ble in­te­li­gen­cia­de las má­qui­nas. Ex­pon­go dos o tres ar­gu­men­tos que, me te­mo, no lle­gan a con­ven­cer a las ni­ñas, que acaban de leer, en Bar­ce­lo­na, un tex­to ti­tu­la­do: Re­pre­sen­ta­cio­nes de hu­ma­noi­des. Información pa­ra usua­rios —un pros­pec­to­pa­ra­un­du­do­so­pro­duc­to lla­ma­doDi­se­ño So­má­ti­co, acom­pa­ña­do­de es­ta no­ta: “Es­te pros­pec­to con­tie­ne información bá­si­ca so­bre las re­la­cio­nes de hu­ma­nos con re­pre­sen­ta­cio­nes de hu­ma­noi­des en 3D”—. Una bro­ma, cla­ro, pe­ro no de­ja de ser alar­man­te, so­bre to­do por­que a las ni­ñas les ha pa­re­ci­do ve­ro­sí­mil.

Días­más tar­de, en Pa­rís, alo­ja­do en un ho­te­li­to cer­ca de­lMu­seo de Or­say, una po­si­ble ilus­tra­ción acer­ca de un as­pec­to pe­cu­liar de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na me es re­ve­la­da en un sue­ño. No sé si es­ta ilus­tra­ción ha­brá te­ni­do ori­gen en al­gu­na lec­tu­ra más o me­nos re­cien­te o en una con­ver­sa­ción oí­da al azar. He­la aquí, sin nin­gu­na pre­ten­sión de ori­gi­na­li­dad

Es un sue­ño del ti­po en que el so­ña­dor es una en­ti­dad­neu­tra e in­cor­pó­rea, un me­ro es­pec­ta­dor. Nos en­con­tra­mos en la cos­ta de­lMe­di­te­rrá­neo si­rio, en un pai­sa­je de are­na blan­ca, mar azul y hom­bres ves­ti­dos de ne­gro. Un gru­po de emi­gran­tes ile­ga­les de­be abor­dar una bar­ca­za pa­ra es­ca­par de una tur­ba de mi­li­cia­nos (¿del EI?). En el gru­po hay cin­co ni­ños sin sus pa­dres; se­rán los úl­ti­mos en abor­dar. Sur­ge un di­le­ma: so­lo hay si­tio pa­ra cua­tro de ellos. Es ne­ce­sa­rio de­ci­dir cuál de los cin­co se­rá aban­do­na­do en la pla­ya.

Si el pro­ble­ma tu­vie­ra que ser re­suel­to por una má­qui­na, la ope­ra­ción se­ría su­ma­men­te sen­ci­lla. Tam­bién lo se­ría si se le plan­tea­ra a una men­te adul­ta; en reali­dad, no ha­bría pro­ble­ma. La suer­te o un ca­pri­cho dic­ta­rían la res­pues­ta. Pe­ro re­sul­ta que los ni­ños, que se hi­cie­ron­muy ami­gos du­ran­te el via­je que los lle­vó de un ba­rrio po­bre de una ciu­dad que po­dría ser Alep­po o Tad­mur has­ta la cos­ta, son quie­nes de­ben re­sol­ver­lo. Al ca­bo de una bre­ve dis­cu­sión, los ni­ños se di­ri­gen al ca­pi­tán de la bar­ca­za pa­ra dar la úni­ca res­pues­ta en reali­dad hu­ma­na: no es­tán dis­pues­tos a en­trar en el jue­go —de­cla­ran—, los cin­co per­ma­ne­ce­rán en la pla­ya. Los adul­tos se im­pa­cien­tan. Los ni­ños in­sis­ten en su decisión. El ca­pi­tán da la or­den de zar­par. Los pe­que­ños ven des­de la pla­ya có­mo, mien­tras la em­bar­ca­ción se ale­ja so­bre las olas que se ha­cen ca­da vez­más gran­des, en el ho­ri­zon­te ha­cia el Es­te se le­van­ta una nu­be de pol­vo. Son qui­zá los­mi­li­cia­nos ge­no­ci­das que se acer­can. Los cin­co ni­ños en ese mo­men­to se con­vier­ten en guar­dia­nes se­cre­tos y pri­vi­le­gia­dos de al­go que es ex­clu­si­va­men­te nues­tro —es de­cir, lo hu­mano— y que, co­mo el sen­ti­do de lo ab­so­lu­to, a ve­ces se con­ta­gia me­dian­te las pa­la­bras.

En lo os­cu­ro del ho­te­li­to pa­ri­sien­se, re­cién des­per­ta­do del sue­ño que es­ta­ba a pun­to de vol­ver­se pe­sa­di­lla, pien­so: “El des­tino de los adul­tos que se in­ter­nan en un mar em­bra­ve­ci­do, aun­que a pri­me­ra vis­ta es un des­tino me­jor que el que espera a los ni­ños, que co­men­za­ban a ocul­tar sus cuer­pos ba­jo la are­na, es un­des­tino in­cier­to, co­mo cual­quier des­tino hu­mano. Pe­ro el des­tino de los ni­ños es en reali­dad elmás se­gu­ro: la he­roi­ca decisión que acaban de to­mar en esa­pla­ya si­ria (¿o so­la­men­te en el sue­ño?) los ha­rá in­mor­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.