BA­LEA­RES ‘CON­FI­DEN­TIAL’ DÍAS DE GLA­MOUR’... Y EX­CE­SOS

En­tre 1950 y 1959, Ma­llor­ca fue una su­cur­sal de Holly­wood en elMe­di­te­rrá­neo. AvaGard­ner, Ty­ro­nePo­wer, Gra­ceKelly y, so­bre to­do Errol Flynn, desata­ron allí su he­do­nis­mo. Un li­bro evo­ca su pa­so por la is­la.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

a cul­pa fue de la me­te­reo­lo­gía.

Errol y su ter­ce­ra Flynn y úl­ti­ma es­po­sa, la tam­bién ac­triz

, Pa­tri­ce Wy­mo­re na­ve­ga­ban rum­bo a Gi­bral­tar en su lu­na de miel cuan­do una tor­men­ta les sor­pren­dió en aguas ba­lea­res, obli­gán­do­les a atra­car en Pal­ma. Su bar­co, el Zaca, con el que via­ja­ron por to­do el mun­do, se con­vir­tió en­ton­ces (y has­ta la muer­te del ac­tor aus­tra­liano, en 1959) en una suer­te de Holly­wood flo­tan­te a ori­llas de­lMe­di­te­rrá­neo.

“La his­to­ria de los ame­ri­ca­nos que vi­si­ta­ro­nMa­llor­ca en los años cin­cuen­ta me acom­pa­ña des­de ni­ña”, re­ve­la

Ro­ser . La pe­rio­dis­ta ma­llor­qui­na re­co­ge Amills en El ecua­dor de Uli­ses la épo­ca do­ra­da de la is­la que pre­ce­dió al boom tu­rís­ti­co de los se­ten­ta y que, cu­rio­sa­men­te, em­pie­za y aca­ba en . El ac­tor

Errol Flynn aus­tra­liano, que mu­rió a los 50 años jac­tán­do­se de que aún le que­da­ba­me­dia vi­da por que­mar de fies­ta en fies­ta —de ahí el ecua­dor del tí­tu­lo— fue un asi­duo del lu­gar, don­de re­ca­ló por ac­ci­den­te en 1950. el Ti­to’s. Es­ta sa­la de fies­tas aco­gió a un jo­ven oa ,

Te­te Mon­to­liú Mar­le­ne Die­trich que fu­mó du­ran­te su ac­tua­ción pa­ra es­cán­da­lo de la clien­te­la lo­cal. Amills des­cri­be en su no­ve­la el cho­que cul­tu­ral en­tre las pro­ca­ces es­tre­llas de Holly­wood y la pa­ca­ta Es­pa­ña de Fran­co. Na­da com­pa­ra­do con el re­vue­lo que le­van­tó la vi­si­ta de

yG­ra­ceKelly en abril Ra­nie­ro deMó­na­co de 1956: “Los fo­tó­gra­fos se con­cha­ba­ron con la­Guar­dia Ci­vil pa­ra que dis­pa­ra­ran al ai­re y cap­tar así a la pa­re­ja en la cu­bier­ta del Zaca”, cuen­ta la au­to­ra.

Flynn, na­ve­gan­te ex­per­to y crá­pu­la con­fe­so (así cons­ta en su au­to­bio­gra­fía, Me­mo­rias de un vi­vi­dor), dio rien­da suel­ta a sus ex­ce­sos en el bar­co. Allí,

Ty­ro­ne

(1)

Errol Flynn fu­ma en la cu­bier­ta

del Zaca en los años cua­ren­ta. En

se­gun­do plano apa­re­ce su pri­me­ra

es­po­sa, Li­li Da­mi­ta. (2)

ins­tan­tá­neas del pa­so del ac­tor

aus­tra­liano por el Ho­tel Bon

Sol de Ma­llor­ca.

Va­rias

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.