AN­SIAS DE LI­BER­TAD

Jó­ve­nes, guapas y so­bra­da­men­te pre­pa­ra­das. Quie­ren y pue­den rom­per con las atá­vi­cas ymi­só­gi­nas le­yes im­pues­tas por el in­te­gris­mo so­cial y re­li­gio­so. Aun­que son­más­pro­fe­tas fue­ra de sus fron­te­ras que en tie­rra pro­pia.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - – C. GA­LLAR­DO

ÁRA­BES MO­DER­NAS

er prin­ce­sa o di­rec­to­ra de ci­ne, co­lec­cio­nis­ta o em­ba­ja­do­ra. Da igual. Hay mu­je­res ára­bes que aún per­si­guen con­quis­tas tan ni­mias co­mo acu­dir a un res­tau­ran­te sin ser re­clui­das en el re­ser­va­do o fes­te­jar una bo­da con el res­to de los in­vi­ta­dos. Al­gu­nas lo lo­gran.

La for­tu­na de AMEE­RAH AL- TA­WEEL su ex­ma­ri­do, el prín­ci­pe

Al­wa­leed nie­to del rey fun­da­dor Bin Ta­lal, de Ara­bia Sau­dí, 28 años ma­yor, le ayu­da a es­qui­var las mi­só­gi­nas le­yes que im­pe­ran en Ara­bia Sau­dí. Es­ta prin­ce­sa be­dui­na — ex­hu­be­ran­te, ac­ti­va en las re­des so­cia­les, que con­du­ce un au­to­mó­vil fue­ra de su país y acu­de a las bo­das reales sin ve­los ni tú­ni­cas— lu­cha con­tra la po­bre­za y a fa­vor del diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so y el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer.

. H A I FA A A L - MANSOU R Li­cen­cia­da en Li­te­ra­tu­ra y más­ter en­Di­rec­ción y Ci­ne, es la­pri­me­ra­mu­jer que ha fil­ma­do una pe­lí­cu­la ín­te­gra­men­te en su país, Ara­bia Sau­dí. No fue ta­rea fá­cil: cu­bier­ta con la aba­ya ne­gra da­ba las ór­de­nes de ro­da­je des­de una ca­ra­va­na. Y así na­ció La bi­ci­cle­ta ver­de, la his­to­ria de una ni­ña que pe­lea por con­se­guir su bi­ci­cle­ta (un ele­men­to prohi­bi­do pa­ra las mu­je­res en su país).

son ge­me­las, asi­duas SA­MA Y HA­YA ABU KHA­DRA a las pa­sa­re­las de Ro­ma, Pa­rís y Mi­lán, don­de lu­cen sus lar­gas me­le­nas, mi­ni­fal­das de vér­ti­go y una delgadez na­da usual en­tre las hi­jas del pro­fe­ta. Sus pa­dres, los pa­les­ti­nos y

Ru­la Ah­med , son los due­ños de la lu­jo­sa tien­da Abu Kha­dra The Art Of Li­ving, en Ola­ya Street (Riad), la ca­lle de ho­te­les y co­mer­cios más sun­tuo­sos de la ca­pi­tal sau­dí. Asen­ta­das en Es­ta­dos Uni­dos, don­de pue­den ex­hi­bir la ima­gen que las ha he­cho fa­mo­sas, las apo­dan las

Ol­sen ára­bes.

na­ció en L ALL A MERY EM Ro­ma y fue edu­ca­da por ni­ñe­ras es­pa­ño­las. Era la favorita de su pa­dre, el rey , quien con­sin­tió

Has­san II su di­vor­cio del hi­jo de un pri­mer mi­nis­tro ma­rro­quí. Li­ga­da a or­ga­ni­za­cio­nes en pro de los de­re­chos de las mu­je­res y los ni­ños, es tam­bién em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad de la Unes­co. La her­ma­na ma­yor del rey de Ma­rrue­cos re­vo­lu­cio­nó Pa­rís, Ra­bat y Riad cuan­do se pre­sen­tó con un cor­te de pe­lo a lo ga­rçón. Co­mo Co­có Cha­nel cien años atrás.

no po­see SHEIK­HA MA­YAS­SA AL THA­NI el he­chi­zo de su ma­dre, la je­que­sa que­sa deQa­tar, pe­ro, con so­lo 32 años, la her­ma­na del ac­tual emir, es la­mu­jer más po­de­ro­sa de Or ien­te Me­dio en el mun­do del ar­te. Di­ri­ge la Qa­tar Mu­seums Aut­ho­rity y el Ins­ti­tu­to de Ci­ne de Du­bái. laA­ra­bia mo­der­na. re­sig­nan le­yes­que unas unvehícu­lo,

im­pi­den di­ri­gir la­me­le­na, una­pe­lí­cu­la alla­do ca­mi­nar deun­hom­bre no­sea que su­ma­ri­do.

AMEE­RAH

AL-TA­WEEL

HAI­FAA

AL- MAN­SOUR

SA­MA Y HA­YA

LALLA MER­YEM

SHEIK­HA

MA­YAS­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.