¡ Rié­gue­me!

¿Que­cuál es­laúl­ti­ma­mo­da­de­lUp­pe­rEas­tSi­de? Las fal­das ‘car­wa­sh’. Noe­su­na­bro­ma. Im­per­mea­ble­seim­pres­cin­di­bles. Lean.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

La nue­va it pren­da pa­ra el oto­ño 2015 en el Up­per East Side de Man­hat­tan es la car wash skirt. Li­te­ral­men­te: fal­da la­va­de­ro de co­ches. Le lla­man así por­que sus lar­gas y grue­sas ti­ras se ase­me­jan a las cor­ti­nas que atra­vie­san los vehícu­los al sa­lir del tú­nel de la­va­do. La pa­sión con la que fue adop­ta­do es­te mo­de­lo por quie­nes equi­pan sus ar­ma­rios di­rec­ta­men­te de las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les tie­ne va­rias ex­pli­ca­cio­nes. La pri­me­ra por­que es un de­ri­va­do so­fis­ti­ca­do de los fle­cos que fue­ron un hit la tem­po­ra­da pa­sa­da. La se­gun­da por­que, a pe­sar de que se lu­ció en los des­fi­les de , y otras

Dior Ni­na Ric­ci fir­mas de­ma­ne­ra tre­men­da­men­te sexy, se pue­de usar con ca­mi­sas con­ser­va­do­ras y me­dias os­cu­ras man­te­nien­do así el look pu­ri­tano del Up­per East Side en vez de caer en el ha­bi­tual es­ti­lis­mo de­lin­cuen­te de la Ri­ve Gau­che de la­ma­yor par­te de las im­por­ta­cio­nes pa­ri­si­nas.

Pe­ro tam­bién hay un fac­tor de nos­tal­gia cu­tre/ chic. Las mu­je­res que pue­den gas­tar unos diez­mil dó­la­res en una fal­da (quin­ce­mil si es la ver­sión de piel), ra­ra vez pa­san su tiem­po den­tro del car wash. Sue­le ser su chó­fer quien, na­tu­ral­men­te, la­va los Fe­rra­ris del ma­ri­do, el Land Ro­ver pa­ra lle­var a los ni­ños a la es­cue­la enMan­hat­tan, elMi­ni que se de­ja en los Ham­ptons y el Rolls de Palm Beach que siem­pre se tie­ne a mano. Pe­ro el tú­nel de la­va­do es­tá tan in­crus­ta­do en el ima­gi­na­rio es­ta­dou­ni­den­se que, pa­ra to­das las ru­bias per­fectly per­fect se ha con­ver­ti­do en una obli­ga­ción ex­pli­car que aman esas fal­das por­que les re­cuer­dan aque­lla es­ca­pa­da se­cre­ta y ado­les­cen­te con un­mu­cha­cho de laA­mé­ri­ca pro­fun­da (léa­seNue­va Jer­sey, aun­que di­cho Es­ta­do se en­cuen­tre jun­to a Nue­va York). La ma­yor par­te de las his­to­rias tie­nen gran­des do­sis de pa­sión ju­ve­nil en­tre las bur­bu­jas gi­gan­tes y cris­ta­les en­ja­bo­na­dos que im­pe­dían a los em­plea­dos del la­va­de­ro ver qué pa­sa­ba den­tro del vehícu­lo. El tor­be­llino hor­mo­nal de los car wash que­dó to­tal­men­te demodé pa­ra es­tas se­ño­ras aho­ra tan res­pe­ta­bles y re­pri­mi­das. Pe­ro, al me­nos, es­te año les que­da­rá su re­cuer­do en los plie­gues de las fal­das.

¿Y qué pa­sa con los mu­cha­chos? ¿Se ves­ti­rán con mo­nos de tra­ba­jo pa­ra con­ti­nuar con la fan­ta­sía del car wash? Lo cu­rio­so es que en los la­va­de­ros de co­ches top, los em­plea­dos aho­ra de­ben ir con ca­mi­sa (de­bi­da­men­te arre­man­ga­da pa­ra ma­ne­jar las man­gue­ras) y cor­ba­ta (con mo­ti­vos au­to­mo­vi­lís­ti­cos pa­ra, en­tre tan­to lu­jo, que na­die pien­se que allí se la­van ya­tes o jets pri­va­dos). Es de­cir, to­dos los em­plea­dos pa­re­cen un preppy cual­quie­ra ves­ti­do por

. Con lo cual, los no­vios y Brooks Brot­hers ma­ri­dos del Up­per East Side pue­den que­dar­se tran­qui­los. Ja­más se pon­drían otro look que no sea el ul­tra­pi­jo, pe­ro aho­ra al me­nos pue­den de­cir que es una decisión cons­cien­te pa­ra acom­pa­ñar a sus pa­re­jas en la­mo­da del tú­nel de la­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.