N G

Vanity Fair (Spain) - - FLASH -

ie­ne32años, un­pe­cho­pro­mi­nen­te­yun­cuer­po­ro­tun­do.

Y ne­gro. Mist­yCo­pe­land es la pri­me­ra­mu­jer­de­co­lo­ren­lo­grar

el­pri­mer­pues­to­de­bai­la­ri­na

en la prin­ci­pal com­pa­ñía de ba­llet de los Es­ta­dos

Uni­dos: el Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre, una decisión

que ha revolucionado una dis­ci­pli­na ba­sa­da en

las con­ven­cio­nes y la tra­di­ción. “Me gus­ta­ría que es­to hi­cie­ra re­fle­xio­na­ra­la­gen­te­so­bre­có­mo­de­be­ser

el ba­llet del fu­tu­ro: abier­to a to­do el­mun­do”, di­jo Co­pe­land. La ar­tis­ta es to­da una estrella

— en EEUU suau­to­bio­gra­fía, Li­fe inmotion, es un­best- se­ller, es­táa pun­to de es­tre­nar­se un do­cu­men­tal so­bre su vi­da y sus ví­deos son

—, vi­ra­les un país in­ca­paz de re­sis­tir­se a una his­to­ria co­mo la de

Misty. “Cre­cí po­bre en San Pedro, en Ca­li­for­nia. Mi ma­dre se ca­só

cua­tro ve­ces y yo dor­mía en el sue­lo de los mo­te­les a los que nos

lle­va­ba con mis cin­co her­ma­nos. Cuan­do ha­bía caos yo bus­ca­ba

un es­pa­cio tran­qui­lo y bai­la­ba”. No fue has­ta los 13 años cuan­do

una pro­fe­so­ra le re­co­men­dó que to­ma­ra cla­ses de bai­le. Un año

des­pués se pre­sen­tó a su pri­me­ra com­pe­ti­ción y ga­nó. Mysty se

tras­la­dó a vi­vir en­ton­ces con su tu­to­ra pa­ra se­guir en­tre­nan­do,

pe­ro su­ma­dre se em­bar­có en una du­ra lu­cha por su cus­to­dia. “Es

al­go que una ni­ña de 15 años nun­ca de­be­ría vi­vir”. Con 17 se fue

aNue­va York pa­ra unir­se al re­co­no­ci­doA­me­ri­can Ba­llet Thea­tre:

“Mi­réa­mi al­re­de­dor y me di cuen­ta de que yo era la úni­ca­mu­jer

ne­gra yme­sen­tí com­ple­ta­men­te so­la”. Pen­só en aban­do­nar, pe­ro

no pu­do: “Sen­tía res­pon­sa­bi­li­dad por aque­llos a los que no se les

ha da­do es­ta opor­tu­ni­dad”. Co­mo su hoy men­to­ra, la mí­ti­ca Ra­ven

Wil­kin­son, re­cha­za­da tan­tas ve­ces por el co­lor de su piel y que el

pa­sa­do­ju­lio­su­bióal es­ce­na­rio­de­lMe­tro­po­li­tan, al final de la­fun­ción­deEl

la­go­de­los cis­nes­pa­ra­ha­cer­leu­na­pro­fun­da­re­ve­ren­cia

a Co­pe­land. Por fin la dan­za es un ar­te de nues­tro tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.