“Se me apa­re­ció la Vir­gen an­te una fa­ba­da”

Vanity Fair (Spain) - - EXTREMA - – D. LÓ­PEZ

En su cuen­ta de Twitter, cua­derno de bi­tá­co­ra de sus pla­ce­res y de­bi­li­da­des, hay Ca­mino de San­tia­go, Ro­cío, to­ros, to­do ti­po de ta­pas, vino y fút­bol. Mar­ca Es­pa­ña, clá­si­ca, sí, pe­ro de al­ta ga­ma. Por al­go di­cen de él que, por en­ci­ma de mé­di­co de ca­rre­ra, y pe­rio­dis­ta de pro­fe­sión, es en reali­dad un bon vi­vant. Car­los He­rre­ra (Cue­vas de­lAl­man­zo­ra, Al­me­ría, 1957) se es­tre­na en sep­tiem­bre en la COPE, ca­da ma­ña­na a las seis, a pun­to de cum­plir 40 años en las on­das y con un oto­ño elec­to­ral en el que espera que triun­fe, al final, “la ciu­da­da­nía se­re­na”.

“Lo­cu­tor de us­te­des”, se pre­sen­ta. Ca­si 40 años de ra­dio des­pués, ¿cuán­do em­pe­za­rá a tu­tear­nos?

So­la­men­te cuan­do me lo pi­dan ex­pre­sa­men­te. Es tan mal­edu­ca­do tra­tar de tú a quien no co­no­ces co­mo no tra­tar de tú a quien te lo so­li­ci­ta.

¿Es us­ted­laúl­ti­ma voz de una es­pe­cie en ex­tin­ción?

Ve­rá us­ted, sen­tir­se co­mo un go­ri­la úl­ti­mo de una es­pe­cie en re­ti­ra­da no es la me­jor ma­ne­ra de afron­tar un tra­ba­jo ni de ex­plo­rar ilu­sio­nes nue­vas. Ni soy el úl­ti­mo ni es­ta­mos en ex­tin­ción.

Lle­ga a la COPE, con­fié­se­se. De los pe­ca­dos ca­pi­ta­les, ¿cuál es su ma­yor de­bi­li­dad?

Con­fe­sár­se­lo se­ría tan­to co­mo per­mi­tir que us­ted tu­vie­ra la mis­ma información que yo. Per­mí­ta­me que me re­ser­ve el da­to, aun­que le ase­gu­ro que su co­no­ci­mien­to no le su­pon­dría ex­ce­si­va ex­ci­ta­ción.

Es­ta­mos en año elec­to­ral. ¿Qué no­ti­cia po­lí­ti­ca le gus­ta­ría dar es­te oto­ño?

La de­rro­ta sin pa­lia­ti­vos de los que quie­ren ha­cer de Es­pa­ña un re­tal des­hi­la­cha­do. La lec­ción que la ciu­da­da­nía se­re­na le da a los po­lí­ti­cos aven­tu­re­ros e irres­pon­sa­bles.

Se­gui­rá ha­cien­do su pro­gra­ma des­de Se­vi­lla. ¿Qué le da Se­vi­lla que le qui­ta Ma­drid?

Es mi ciu­dad. Don­de ten­go mi ca­sa y mis co­sas. Don­de me gus­ta vi­vir. Ma­drid, por lo de­más, es pa­ra­mí un ho­gar in­du­da­ble, una pa­sión con­fe­sa­ble, don­de po­dría con­su­mir to­das las ho­ras pre­ci­sas. Pe­ro vi­vo en Se­vi­lla…

On­ce Ca­mi­nos de San­tia­go en so­li­ta­rio des­pués, ¿qué no se ha en­con­tra­do?

La he­bi­lla del cin­tu­rón. Ni el bol­si­llo en el que guar­dar al­gu­nas emo­cio­nes.

Es us­ted el rey del ‘sel­fie’ en Twitter, don­de tie­ne más de 190.000 se­gui­do­res. ¿Qué opi­na su psi­có­lo­go?

Que soy un ca­so des­cri­to en al­gu­nos ma­nua­les y de for­ma no muy agra­cia­da pre­ci­sa­men­te.

¿An­te qué pla­to sin­tió que se le apa­re­cía la Vir­gen?

Re­cien­te­men­te an­te una fa­ba­da en As­tu­rias que pa­re­cía he­cha por or­fe­bres flo­ren­ti­nos.

Des­de el uno de sep­tiem­bre se le­van­ta­rá a las cua­tro de la ma­ña­na. Pa­ra ser un ‘bon vi­vant’ se lo mon­ta re­gu­lar.

No se preo­cu­pe. Me gus­ta ma­dru­gar. Ha­bría pro­ble­ma si­me gus­ta­se acos­tar­me tar­de, co­sa que no ocu­rre. La vi­da pue­de

ser muy be­lla y pla­cen­te­ra tam­bién a las cua­tro de la tar­de.

Los pe­rio­dis­tas y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sus­pen­den en las en­cues­tas del CIS. ¿Có­mo pre­pa­ra su exa­men de sep­tiem­bre?

Con in­ten­si­dad. Res­pe­tuo­sa­men­te. Con com­pro­mi­sos con­cre­tos: li­ber­tad de ideas, au­sen­cia de sec­ta­ris­mos, es­pí­ri­tu op­ti­mis­ta y com­pro­mi­so con la ver­dad, que ya sa­be us­ted que nos ha­rá li­bres. Y no ha­ce fal­ta que to­que us­ted el vio­lín: ya lo to­co yo.

Le he­mos vis­to de­fen­der a su hi­ja Ro­cío de un fal­sa­rio en Twitter. ¿Es de los pa­dres que ame­na­za al no­vio cuan­do su hi­ja, que es mo­de­lo, no le ve?

No pue­de us­ted ima­gi­nar­se cuán­to…

Cuan­do se po­ne su som­bre­ro Pa­na­má, ¿a

quién se re­cuer­da?

A Si­na­tra bus­can­do a AvaGard­ner por las pla­yas de la Cos­ta Bra­va mien­tras ella re­ca re­ca­la­ba la­ba en los bra­zos de Ma­rio Ca­bré. Es pre­sun­tuo­so, lo sé, pe­ro per­mí­ta­me la ve­lei­dad.

Des­pués del ve­rano, ¿vol­ve­rá el bi­go­te o se lle­va­rá la co­le­ta?

Ten­go la sen­sa­ción, con los años, de que un buen afei­ta­do de­ja ca­ras y ca­be­zas lim­pias. Y en

el lo es­toy.

El pe­rio­dis­ta

Car­los He­rre­ra

se es­tre­na en

la COPE

el 1 de

sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.