Step­hen FRY

El ac­tor, di­rec­tor y es­cri­tor bri­tá­ni­co con ie­sa en su ter­cer vo­lu­men de me­mo­rias, Mo­re fool­me’, su­de­bi­li­dad­por la­mú­si­ca, por los­pol­vos blan­cos sud­ame­ri­ca­nosy­por su­ma­ri­do­co­nel­que se aca­ba­de ca­sar.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY SHOW -

¿Cuál es su idea de per­fec­ta fe­li­ci­dad? Es­tar tum­ba­do en una ha­ma­ca do­ble so­bre un jar­dín bri­tá­ni­co en ju­nio

con un va­so de vino so­bre mi ba­rri­ga. Mien­tras, un al­ta­voz col­ga­do en el ár­bol re­pro­du­ce a Glenn Gould y una no­ve­la de P. G. Wo­dehou­se des­can­sa so­bre mi pe­cho. Ah, y la otra ha­ma­ca es­tá ocu­pa­da por mi ama­do ma­ri­do. ¿Cuál es su gran mie­do?

Ser des­cu­bier­to. ¿Quién es la per­so­na vi­va a la que más ad­mi­ra?

Pro­ba­ble­men­te a Da­niel Ba­ren­boim. Su mez­cla de ta­len­to lo­co, in­men­so in­te­lec­to y pro­fun­do hu­ma­ni­ta­ris­mo es al­go que ra­ra­men­te se en­cuen­tra. Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va y el com­po­si­tor Step­hen Sond­heim irían los se­gun­dos en la lis­ta.

¿Cuál es su ma­yor ex­tra­va­gan­cia? Mi ma­ri­do. Es­toy bro­mean­do… Li­bros, pin­tu­ras,

y una obli­ga­da ne­ce­si­dad por te­ner la úl­ti­ma ver­sión de mi smartp­ho­ne, ta­blet o cual­quier otro

ca­cha­rro di­gi­tal. Y una ex­tra­ña re­ti­cen­cia de ir ha­cia la de­re­cha al en­trar en un avión.

¿Y su via­je fa­vo­ri­to? Con­du­cir has­ta Ita­lia a tra­vés de los Al­pes. ¿Cuál con­si­de­ra que es la vir­tud más so­bre­va­lo­ra­da?

La tem­plan­za. ¿Qué per­so­na vi­va le ins­pi­ra más des­pre­cio? Di­ría que un hom­bre del que ni ha­brá oí­do ha­blar, Paul Da­cre, el edi­tor del dia­rio bri­tá­ni­co Daily Mail, y la per­so­na que más da­ño ha he­cho a

la Gran Bretaña que yo quie­ro. ¿Qué pa­la­bras o fra­ses uti­li­za con de­ma­sia­da fre­cuen­cia? “Me pre­gun­to…”, “Que­ri­da..”, “Sí”.

¿Cuál es su gran pe­sar? Mal­gas­tar años in­gi­rien­do pol­vos blan­cos sud­ame­ri­ca­nos.

¿Qué o quién es el gran amor de su vi­da? Mi ele­gan­te, ama­ble, gen­til, pa­cien­te

y ado­ra­ble ma­ri­do Elliott. ¿Qué ta­len­to le gus­ta­ría te­ner? El mu­si­cal. ¿Cuál es su es­ta­do de áni­mo ac­tual? Ri­dí­cu­la­men­te ale­gre. Si pu­die­ra cam­biar una úni­ca co­sa de us­ted, ¿qué ele­gi­ría? Mi pe­re­za. No en asun­tos re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo, sino la pe­re­za so­cial. Las car­tas de agra­de­ci­mien­to, or­ga­ni­zar even­tos… Ese ti­po de co­sas… ¿Cuál, con­si­de­ra, es su gran lo­gro? Amar y ser ama­do. Lo sé, sue­na em­pa­la­go­so… ¿no? Pe­ro así es. Si fue­se a mo­rir y pu­die­ra re­en­car­nar­se en otra per­so­na o co­sa, ¿qué se­ría? Un ga­to cas­tra­do. ¿Cuál es su bien más pre­cia­do? Una fo­to­gra­fía fir­ma­da: “Pa­ra Step­hen Fry. To­do lo me­jor, P. G. Wo­dehou­se”. Le es­cri­bí cuan­do iba al co­le­gio. ¿Cuál es pa­ra us­ted la má­xi­ma ex­pre­sión de la mi­se­ria? Bueno… He vivido epi­so­dios de de­pre­sión que me han lle­va­do a va­rios in­ten­tos de sui­ci­dio. Por eso, no pue­do ima­gi­nar na­da más te­rri­ble que una re­pen­ti­na decisión que te ha­ga mar­char­te sin des­pe­dir­te. ¿Cuál es su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to? Ver a Joan Hick­son co­mo Miss Mar­ple o a Pe­ter Falk co­mo el ins­pec­tor Co­lom­bo. ¿Có­mo le gus­ta­ría mo­rir? Du­ran­te dos se­ma­nas, en una agra­da­ble nie­bla de mor­fi­na pa­lia­ti­va si fue­ra ne­ce­sa­rio. El tiem­po jus­to pa­ra de­cir un ale­gre adiós a to­do el mun­do. ¿Cuál es su le­ma? “¿Có­mo pue­do de­cir­te lo que pien­so has­ta que yo mis­mo ha­ya es­cu­cha­do lo que voy a de­cir?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.