Ri­tua­les deA­mis­tad

An­tes­de­pe­dir­le­su­nú­me­ro­de­te­lé­fono, un­na­ti­vo­deMan­hat­tan le­for­mu­la­rá­tres­pre­gun­tas. ¿Quién­di­jo­queha­ce­ra­mi­go­ses­fá­cil?

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

l Up­per East Si­de es la sel­va. So­bre todo en te­mas de amis­tad. Cuan­do co­no­ces a al­guien en un cóc­tel de be­ne­fi­cen­cia, ce­na de ami­gos o tor­neo de golf, te ha­ce tres pre­gun­tas: a qué te de­di­cas, dón­de vi­ves y a qué es­cue­la van tus hi­jos. Tu tra­ba­jo (o el de tu cón­yu­ge) te ubi­ca en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos; tu vi­vien­da te mar­ca so­cio­cul­tu­ral­men­te, ya que en los edi­fi­cios top de­lUp­per East Si­de es ca­si im­po­si­ble que el con­sor­cio de pro­pie­ta­rios te acep­te si no eres wasp, mi­llo­na­rio y has do­na­do un ala a un hos­pi­tal.

La es­cue­la es la guin­da del pas­tel: es tan di­fí­cil con­se­guir pla­za en las más an­ti­guas y pres­ti­gio­sas de la ciu­dad que si tus críos es­tán­ma­tri­cu­la­dos allí se so­bre­en­tien­de que­ma­ne­jas una red de con­tac­tos que com­bi­na las agen­das de

Oba­ma y . Y que tu educación

Ca­ro­li­na He­rre­ra fue Ivy Lea­gue —del gra­do al post­doc, of cour­se—. Es­tas tres res­pues­tas otor­gan a tu in­ter­lo­cu­tor to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra sa­ber si quie­re con­ti­nuar con la con­ver­sa­ción o dar me­dia vuel­ta. Sue­na des­car­na­do, pe­ro es­to es Nue­va York. Na­die tie­ne tiem­po pa­ra per­der y, acla­ra­rían los na­ti­vos, tam­po­co quie­ren ha­cér­te­lo per­der a ti. Es­to ter­mi­na crean­do una éli­te ais­la­da (el uno por cien­to, lo lla­man

los­me­dios; en reali­dad, el 0,01 por cien­to­más pu­dien­te del país).

En es­te ti­po de gru­pos es siem­pre ne­ce­sa­rio un Duff ( De­sig­na­ted Ugly Fat Friend). No es for­zo­sa­men­te una per­so­na fea ni gor­da. Pe­ro sí al­guien que pa­re­ce más ac­ce­si­ble y que sir­ve de en­la­ce con el mun­do ex­te­rior. Es quien or­ga­ni­za las sa­li­das a ce­nar a Brooklyn. Aun­que sea a un res­tau­ran­te con tres es­tre­lla­sMi­che­lin más ca­ro que los de Man­hat­tan, cuen­ta co­mo una aven­tu­ra com­pa­ra­ble a co­mer con las tri­bus de Sa­moa.

El duff es quien se entera de las re­ba­jas en las tien­di­tas co­ol de las “zo­nas pre­re­pro­duc­ti­vas” — el down­town— don­de uno pue­de vi­vir so­lo has­ta que lle­guen los ni­ños y de­ba mu­dar­se a las zo­nas de­bi­da­men­te es­ta­blish­ment­de la ciu­dad. Y quien tie­ne con­tac­tos con­maes­tras par­ti­cu­la­res y sa­be de au­to­bu­ses y me­tros pa­ra dar in­di­ca­cio­nes a los em­plea­dos de sus ami­gas. Pe­ro, ca­da tan­to, los duff pa­san de pa­ti­to feo (y útil) a cis­ne.

El­ma­ri­do­deu­na duff (ma­te­má­ti­co de una universidad tec­no­ló­gi­ca) des­cu­brió una fór­mu­la que pre­de­cía mo­vi­mien­tos bur­sá­ti­les. Con el di­ne­ro de la pa­ten­te, com­pra­ron el me­ga­pi­so en Park Ave­nue, se in­ter­na­ron en un spa del que sa­lie­ron re­ju­ve­ne­ci­dos y do­na­ron el ala de hos­pi­tal. Cuan­do co­no­cen a al­guien for­mu­lan las tres pre­gun­tas de ri­gor. Pe­ro con­más sim­pa­tía ha­cia quien no con­tes­ta a todo im­pe­ca­ble­men­te. Al fin y al ca­bo, es­tán bus­can­do un duff que los re­em­pla­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.