“Cuan­do di­go ‘cut’ (¡cor­ten!), creen que di­go ‘cat’ (ga­to)”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – MA­NU PI­ÑÓN

a es­ta­do au­sen­te pe­ro no ocio­so. Des­de que es­tre­nó Ágo­ra (2009), Ale­jan­dro Ame­ná­bar (San­tia­go de Chi­le, 1972) ha­pa­sa­do seis años bus­can­do una idea pa­ra re­gre­sar. Y la ha en­con­tra­do en Re­gre­sión, un th­ri­ller de­tec­ti­ves­co en el que Et­han Haw­ke de­be re­sol­ver un ca­so de abu­sos con tin­tes sa­tá­ni­cos y Em­maWat­son es la hip­nó­ti­ca víc­ti­ma.

Se le ve muy del­ga­do. ¿Le es­tre­sa ha­cer una pe­lí­cu­la ca­da seis años o es que va mu­cho al gim­na­sio?

Igual es que an­tes es­ta­ba­muy gor­do. La ver­dad es que ha­go de­por­te re­gu­lar­men­te, co­rro y esas co­sas…

¿Cuán­to cues­ta en­con­trar una his­to­ria?

Mu­cho. Ha­brá gen­te pa­ra la que es­tar sen­ta­do en un des­pa­cho mi­ran­do a las mu­sa­ra­ñas no sea un tra­ba­jo, pe­ro yo in­ten­ta­ba dar con una his­to­ria.

¿Des­car­ta mu­chas ideas ma­las an­tes de que se le ocu­rra una bue­na?

Unas cuan­tas. He­ming­way te­nía un “de­tec­tor de­mier­da”. Es­muy di­fí­cil re­co­no­cer que lo que es­tás ha­cien­do no es tan bueno co­mo crees.

¿Cuán­tas pe­lí­cu­las ma­las nos ha aho­rra­do en su au­sen­cia?

Cin­co, más o me­nos.

‘Re­gre­sión’ trans­cu­rre enMin­ne­so­ta. ¿No le va­lía Te­ruel?

El fe­nó­meno del fa­na­tis­mo re­li­gio­so que cuen­ta es muy es­pe­cí­fi­co de esa zo­na de EE UU.

Apren­dió in­glés pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las in­ter­na­cio­na­les. ¿Qué pa­la­bras son fun­da­men­ta­les en un ro­da­je?

El con­di­cio­nal es im­pres­cin­di­ble. Eso de “po­dría­mos ha­cer­lo” lo he aca­ba­do in­cor­po­ran­do al cas­te­llano cuan­do ha­blo con ac­to­res. Me si­gue pa­san­do­que ca­da vez que di­go “cut” (cor­ten), en el equi­po creen que he di­cho “cat” (ga­to).

Con es­tre­llas co­mo Ni­co­le Kid­man, Ja­vie­rBar­dem o Em­maWat­son, ¿qué fun­cio­na me­jor, li­ber­tad o mano du­ra?

Es im­por­tan­te que ha­ya una guía, pe­ro hay que con­fiar en los ac­to­res. No me gus­ta abru­mar­les con in­di­ca­cio­nes. En Re­gre­sión Et­han Haw­ke hi­zo mu­chas su­ge­ren­cias y sa­lió al­go muy chu­lo, pe­ro en otra pe­lí­cu­la de­jé que una ac­triz re­es­cri­bie­se sus diá­lo­gos y tu­ve que rec­ti­fi­car.

Cuan­do es­tre­nó ‘Te­sis’ di­jo que su pró­xi­ma pe­lí­cu­la se­ría una co­me­dia. Aún se­gui­mos es­pe­ran­do…

Se me fue la olla al de­cir aque­llo. Me en­can­ta la co­me­dia gam­be­rra co­mo Dos ton­tos muy ton­tos o Zoo­lan­der, pe­ro a la ho­ra de es­cri­bir­me pon­go­más se­rio y dra­má­ti­co. In­ten­to que ha­ya hu­mor en mis pe­lí­cu­las, pe­ro es­ta vez no ha po­di­do ser.

No es­tá pre­sen­te en Twit­ter ni Ins­ta­gram. ¿Pu­dor o pe­re­za?

Ten­go una re­la­ción de amor-odio con In­ter­net. Le da­mos una im­por­tan­cia ex­ce­si­va a la re­per­cu­sión que po­de­mos ob­te­ner a tra­vés de las re­des so­cia­les. Ha­ce un par de años me me­tí en Fa­ce­book y soy muy co­ti­lla, pe­ro no veo la ne­ce­si­dad de com­par­tir mis opi­nio­nes y gus­tos más que con cua­tro ami­gos.

A los del ci­ne les gol­pean des­de la de­re­cha y les exi­gen des­de la iz­quier­da. ¿Es­tá us­ted más bien cen­tra­do?

Creo que en mis pe­lí­cu­las que­da cla­ro lo que pien­so, así que tam­po­co me gus­ta usar el al­ta­voz que me per­mi­te ser un per­so­na­je público. A no ser que sea im­pres­cin­di­ble, pre­fie­ro per­ma­ne­cer ca­lla­do.

¿Se ha vis­to ha­cien­do el ri­dícu­lo an­te una per­so­na que ha ad­mi­ra­do mu­cho?

In­ten­to no mi­ti­fi­car a na­die, aun­que cuan­do co­no­cí a Ste­ven Spiel­berg y a Joh­nWi­lliams, las dos per­so­nas del mun­do del ci­ne que­más ad­mi­ro, les pe­dí un au­tó­gra­foy­me sen­tí un quin­cea­ñe­ro.

Era us­ted el di­rec­tor más ta­qui­lle­ro del ci­ne es­pa­ñol has­ta que lle­ga­ron ‘Lo im­po­si­ble’ y ‘Ocho ape­lli­dos vas­cos’. ¿Va a lu­char pa­ra re­cu­pe­rar el tí­tu­lo?

Me ale­gra que pe­lí­cu­las de aquí ob­ten­gan esos re­sul­ta­dos. Mien­tras el pi­que sea sano no hay pro­ble­ma. Ade­más, Ba­yo­na es ami­go y has­ta le hi­ce un gui­ño a Lo im­po­si­ble en el ví­deo que ro­dé pa­ra Nancys Ru­bias. Por cier­to, fue un plano com­pli­ca­dí­si­mo ¡y ca­si

aho­ga­mos a Ma­rio Va­que­ri­zo!

Sa­lió en el reality deMa­rio y Alas­ka. ¿Pa­ra cuán­do su pro­pio show?

No po­dría. Aun­que creo que sor­pren­de­ría a al­gu­nos por­que soy más di­ver­ti­do de lo que apa­ren­to.

Lo ha­bía ima­gi­na­do tan si­len­cio­so co­mo una cin­ta de Ing­mar Berg­man.

¡Qué va! En mi ca­sa siem­pre hay gen­te ha­blan­do. Si no es mi chi­co [su ma­ri­do, David Blan­co], soy yo, o si no el pe­rro la­dran­do.

¿Qué tal se lle­va con su pa­sa­do? ¿Al­gu­na de­cla­ra­ción que pre­fie­ra no re­cor­dar?

Cam­bia­ría mu­chas co­sas que he di­cho, ca­si to­das por inex­pe­rien­cia, aun­que me to­le­ro ra­zo­na­ble­men­te.

¿Qué tra­ba­jo no pen­só que aca­ba­ría ha­cien­do cuan­do em­pe­zó?

Ha si­do al re­vés. En la fa­cul­tad es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer has­ta cu­le­bro­nes en Chi­le.

El di­rec­tor

Ale­jan­dro

Ame­ná­bar

es­tre­na

‘Re­gre­sión’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.