Al­ber­to de Mó­na­co: “Ado­ro a Es­te­fa­nía. Y es­toy muy con­ten­to de ha­ber con­tri­bui­do a que su pa­sión

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

un si­len­cio ro­to so­lo por los clics de las cá­ma­ras de fo­tos y por el des­pis­te del lo­cu­tor: “Ah, y el res­to de la fa­mi­lia…”. En­ton­ces apa­re­cen los tres hi­jos de Es­te­fa­nía y An­drea con Ta­tia­na San­to Do­min­go, que lle­gan a la me­sa pre­si­den­cial en­tre ri­sas. En cuan­to se sien­tan, se sir­ve la co­mi­da: co­ra­zón de sal­món ma­ri­na­do con cro­can­te de rá­ba­nos y yo­gur lí­qui­do, ro­da­ba­llo con ma­yo­ne­sa de yu­zu y cre­mo­so de cho­co­la­te con fram­bue­sas fres­cas y sor­be­te de la­van­da. s el mo­men­to­más es­pe­ra­do de la no­che, no por la ce­na, sino por­que em­pe­za­mos a ven­der las pa­pe­le­tas pa­ra la tóm­bo­la, por las que se de­jan la piel pa­ra po­der ga­nar un ar­tícu­lo de lu­jo a pre­cio de gan­ga. Jun­to al ami­go es­pa­ñol de Es­te­fa­nía, Manel Dal­gó (que se ha tra­ves­ti­do y lu­ce un la­zo ro­jo gi­gan­te a mo­do de chal y un to­ca­do con el lo­go de la aso­cia­ción), co­mien­zo la ron­da por las me­sas: “Le bi­llet, dix eu­ros; le car­né, cent” (la pa­pe­le­ta, diez eu­ros; el car­né de diez, cien), re­pi­to una y otra vez. “¿No aho­rra­mos na­da com­pran­do diez?”, me suel­ta un in­vi­ta­do.

Co­mien­za el sor­teo. Los re­ga­los: va­rios bra­za­le­tes de Car­tier, re­lo­jes de Pia­get, za­pa­tos de Lou­bou­tin, bol­sos de Cha­nel y Louis Vuit­ton, una mo­to­ci­cle­ta y un via­je a Is­la Mau­ri­cio. El pre­sen­ta­dor lla­ma al es­ce­na­rio a la prin­ce­sa Es­te­fa­nía, quien, ha­cien­do ga­la de su ti­mi­dez, pro­nun­cia un es­cue­to dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to. La gen­te aplau­de y es­ta­llan los fue­gos ar­ti­fi­cia­les­mien­tras una se­ño­ra­me re­cri­mi­na que no le ha­ya da­do suer­te en los pre­mios. En ese mo­men­to Car­lo­taCa­si­rag­hi en­tra dis­cre­ta­men­te en la sa­la y se sien­ta con su fa­mi­lia. Se­gun­dos des­pués arran­ca el show de su pa­re­ja y pa­dre de su hi­jo, Gad El­ma­leh: “Sa­lir des­pués de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les le de­ja a uno en­muy­mal lu­gar”, di­ce rien­do. El­ma­leh ha do­na­do los 30.000 eu­ros de su ca­ché a la aso­cia­ción de Es­te­fa­nía, a los que hay que su­mar los 40.000 eu­ros re­cau­da­dos con la ven­ta de pa­pe­le­tas. El có­mi­co les acom­pa­ña a la me­sa cuan­do ca­si to­dos los in­vi­ta­dos se han­mar­cha­do. Allí char­la co­nAl­ber­to, con su sue­gra, Ca­ro­li­na, y seha­ce fo­tos co­nEs­te­fa­nía­yPau­li­neDu­cruet. Me­dia ho­ra des­pués se des­pi­den de no­so­tros y abandonan la sa­la.

Nos Va­mos de Fies­ta

Al día si­guien­te, Mó­na­co si­gue de ce­le­bra­ción. Es­ta vez se tra­ta del dé­ci­mo aniver­sa­rio de Al­ber­to co­mo prín­ci­pe so­be­rano. Un ac­to ex­clu­si­va­men­te pa­ra los ciu­da­da­nos de na­cio­na­li­dad mo­ne­gas­ca. La pla­za del pa­la­cio se ha re­de­co­ra­do pa­ra la oca­sión. Un es­pec­ta­cu­lar es­ce­na­rio­de lu­cesy­mú­si­ca­don­de tie­ne lu­gar el dis­cur­so del mo­nar­ca (y don­de al día si­guien­te ac­tua­rá Rob­bie Wi­lliams). Nos es­pe­ra un gran bu­fé de es­pe­cia­li­da­des mo­ne­gas­cas: bar­ba­juans (ra­vio­lis fri­tos re­lle­nos de ver­du­ra o car­ne), sto­ca­fi (ba­ca­lao des­hi­dra­ta­do), oli­vas, an­choas… Ba­rras de be­bi­das en ca­da rin­cón y una enor­me ga­let­te (tor­ta dul­ce).

A las cua­tro de la tar­de, con ca­si 40 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, des­fi­lan (ba­jo la­mis­ma­mú­si­ca en­la­ta­da­de trom­pe­tas) Al­ber­to y Char­le­ne, Ca­ro­li­na y Es­te­fa­nía, con to­dos sus hi­jos. Se di­ri­gen al es­ce­na­rio em­pa­pa­dos de su­dor. El al­cal­de de la ciu­dad, Geor­ges Mar­san, ha­ce en­tre­ga a los prín­ci­pes de un regalo del pue­blo mo­ne­gas­co por el bau­ti­zo de sus hi­jos, los ge­me­los Jac­ques y Ga­brie­lla. Pa­ra él, un re­loj Gran­de Tank Cin­trée; pa­ra ella, un bro­che de cin­tu­rón. Dos jo­yas de la ca­sa Car­tier de 1920. La prin­ce­sa, de ori­gen sud­afri­cano, da las gra­cias en un fran­cés ca­si inin­te­li­gi­ble. Los in­vi­ta­dos mu­si­tan: “¡ Que­lle ho­rreur! Dix ans et ne par­le pas fra­nçais…(¡ Qué ho­rror! Diez años y ni ha­bla fran­cés…)”. El dis­cur­so ter­mi­na con una de­di­ca­to­ria: “Au prin­ce de tout mon coeur” (Al prín­ci­pe de­mi co­ra­zón). Al­ber­to se se­ca las lá­gri­mas mien­tras Ca­ro­li­na, im­per­té­rri­ta, mi­ra al fren­te y Es­te­fa­nía son­ríe.

De re­pen­te, Pau­li­ne, la hi­ja de Es­te­fa­nía, pier­de el equi­li­brio y aban­do­na llo­ran­do el even­to. Le si­guen, preo­cu­pa­dos, sus dos her­ma­nos, Louis y Ca­mi­lle, y su­ma­dre, que un­mo­men­to an­tes me ha­bía con­fia­do: “Mis hi­jos son lo me­jor que me ha pa­sa­do en la vida. Quie­ro vi­vir lo­má­xi­mo po­si­ble pa­ra po­der ver­los cre­cer aún­más, co­no­cer qué les de­pa­ra­rán sus vi­das, ver a mis nie­tos…”.

Pau­li­ne es la se­gun­da hi­ja del ma­tri­mo­nio de Es­te­fa­nía y el guar­daes­pal­das Daniel Du­cret, una his­to­ria que em­pe­zó en 1991, cuan­do la prin­ce­sa se en­con­tra­ba en Ar­gen­ti­na y Chi­le pro­mo­cio­nan­do su pri­mer ál­bum, Step­ha­nie. La mú­si­ca era un sue­ño­queha­bía­na­ci­doa­ño­sa­trás, cuan­do­la­com­pa­ñía­dis­co­gra­fía Ca­rre­re, ba­jo la pro­duc­ción de Yves Ro­ze, lan­zó Ou­ra­gan (Hu­ra­cán) y su ver­sión en in­glés Irre­sis­ti­ble, que al­can­zó el top ten in­ter­na­cio­nal y ven­dió más de cin­co mi­llo­nes de co­pias. “Es­te­fa­nía no te­nía una gran voz, pe­ro sus sin­gles arra­sa­ron en el pa­no­ra­ma mu­si­cal. Ga­ná­ba­mos más di­ne­ro con ella que con otros can­tan­tes fa­mo­sos”, ase­gu­ra des­de Pa­rís el hi­jo deRo­ze. Du­ran­te la úni­ca gi­ra que hi­zo la acom­pa­ña­ba Da­nie­lDu­cruet. Por en­ton­ces, él aca­ba­ba de te­ner un hi­jo con otra mu­jer. uan­do Es­te­fa­nía se que­dó em­ba­ra­za­da de Du­cruet, és­te aban­do­nó a su mu­jer y se fue a vi­vir con la prin­ce­sa. En 1992 na­ció Louis, y dos años más tar­de, Pau­li­ne Gra­ce Ma­guy. So­lo en­ton­ces Ra­nie­ro clau­di­có y per­mi­tió que su hi­ja se ca­sa­ra con el guar­daes­pal­das. El ma­tri­mo­nio du­ró po­co más de un año. Es­te­fa­nía, y el mun­do en­te­ro con ella, se en­te­ró de la in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do cuan­do se pu­bli­ca­ron unas fo­tos de él man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les al bor­de de una pis­ci­na con una jo­ven bel­ga. “Fue un gol­pe tan du­ro pa­ra ella que se en­ce­rró en ca­sa y no la vi­mos du­ran­te ca­si diez me­ses”, ase­gu­ra uno de sus ami­gos. Nos po­ne­mos en con­tac­to con Du­cruet, pe­ro el ex­guar­das­pal­das pi­de di­ne­ro a cam­bio de sus con­fe­sio­nes.

Des­de su se­pa­ra­ción, Es­te­fa­nía vi­ve enuná­ti­co­de uno­de los ras­ca­cie­los de Mó­na­co. Un pi­so de ca­si 300 me­tros cua­dra­dos con pis­ci­na y jar­dín en la plan­ta al­ta. Con­muy po­co ser­vi­cio. De he­cho, es fre­cuen­te ver­la com­prar en el su­per­mer­ca­doCa­rre­four, cer­ca de su ca­sa. Allí re­si­de jun­to a su hi­jaCa­mi­lle Ma­rie, na­ci­da el 15 de ju­lio de 1998, fru­to de una bre­ve re­la­ción con otro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.