Tru­cos de ‘High Class’

Los­des­cen­dien­tes­de­laal­ta­so­cie­dad­deMan­hat­tan­se­la­sa­pa­ñan pa­ra­se­gui­ra­pa­ren­tan­do­sin­te­ner­que­su­mar­ho­ras­deo­fi­ci­na.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

a vie­ja guar­dia del Up­per East Si­de sue­le vi­vir en ma­ra­vi­llo­sos pi­sos he­re­da­dos so­bre Park Ave­nue y per­te­ne­cer a to­dos los clu­bes bien. Son per­so­nas que no es­tán preo­cu­pa­das por te­ner que do­nar for­tu­nas a las es­cue­las de éli­te pa­ra que sus hi­jos ten­gan la opor­tu­ni­dad de ser ad­mi­ti­dos por­que, co­mo des­cen­dien­tes de exa­lum­nos, en­tran au­to­má­ti­ca­men­te. Pe­ro tam­bién son lo que se co­no­ce co­mo “cash poor”. Al no te­ner in­gre­sos im­por­tan­tes —eso de tra­ba­jar de ver­dad en una ciu­dad tan com­pe­ti­ti­va co­moNue­vaYork les pa­re­ce un po­co co­mo de arri­bis­ta— mu­chos su­fren de una fal­ta de li­qui­dez co­ti­dia­na con­si­de­ra­ble.

No obs­tan­te, es­to les sir­ve pa­ra agu­di­zar el in­ge­nio a la ho­ra de man­te­ner las apa­rien­cias, que siem­pre es mu­cho más atrac­ti­vo­que su­mar ho­ras enuna ofi­ci­na.

Es el ca­so de una co­no­ci­da da­ma lo­cal, a quien un re­co­no­ci­do fo­tó­gra­fo hi­zo un gran re­tra­to en los años se­ten­ta pa­ra una de las re­vis­tas que, por aquel en­ton­ces, na­rra­ban las cró­ni­cas de la alta so­cie­dad. Lo te­nía en­mar­ca­do en un lu­gar cla­ve de la sa­la don­de, ade­más de sa­tis­fa­cer su ego, ta­pa­ba una man­cha de hu­me­dad de la pa­red. En la ima­gen se veía có­mo, en­tre el de­do ín­di­ce y el me­dio, se lle­va­ba un ci­ga­rri­llo a la bo­ca su­ge­ren­te­men­te. Las ma­dres de las com­pa­ñe­ras de la es­cue­la de su hi­ja ado­les­cen­te, ho­rro­ri­za­das por el mal ejem­plo pa­ra las jó­ve­nes, ame­na­za­ron con no per­mi­tir­les en­trar allí nun­ca­más. En­ton­ces ella mis­ma bo­rró el pi­ti­llo con un pe­que­ño re­to­que di­gi­tal. Sus de­dos en la ima­gen que­da­ron co­mo si es­tu­vie­ran ha­cien­do el sím­bo­lo de la paz, tam­bién muy se­ten­te­ro, pe­ro el ges­to ya no im­pli­ca­ba nin­gún es­tig­ma en la era po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta ni tam­po­co la ne­ce­si­dad de, fi­nal­men­te, lla­mar a un al­ba­ñil pa­ra que re­pa­ra­se el mu­ro.

Aun­que las co­sas no siem­pre sa­len co­mo uno pla­nea. Un ami­go se com­pró un abri­go im­pe­ca­ble de cash­me­re de Brooks Brot­hers por 20 dó­la­res en el mer­ca­di­llo de ro­pa usa­da de la igle­sia pres­bi­te­ria­na lo­cal más chic. Se tra­ta de un gran acon­te­ci­mien­to so­cial en el que la gen­te del ba­rrio sa­ca del ar­ma­rio la ro­pa (siem­pre de mar­ca) que ya no usa pa­ra su re­ven­ta, y la re­cau­da­ción se des­ti­na a obras fi­lan­tró­pi­cas. El hom­bre, des­cen­dien­te de los pu­ri­ta­nos del May­flo­wer, pe­ro cu­ya familia no ha te­ni­do un suel­do de­cen­te ca­si des­de en­ton­ces, es­ta­ba en­can­ta­do con el cho­llo. Su de­lei­te se in­cre­men­tó ex­po­nen­cial­men­te cuan­do des­cu­brió, ade­más, que el due­ño ori­gi­nal ha­bía de­ja­do ol­vi­da­do un bi­lle­te de 20 dó­la­res en el bol­si­llo del abri­go. “So­lo en el Up­per East Si­de”, son­rió pa­ra sus aden­tros. La ale­gría le du­ró po­co. Al lle­gar a ca­sa, su mu­jer le co­men­tó lo cu­rio­so que le resultaba que hu­bie­ra ele­gi­do jus­ta­men­te esa prenda: era su vie­jo so­bre­to­do y, co­mo no lo ha­bía usa­do en años, ella ha­bía de­ci­di­do do­nar­lo. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.