Má­qui­nas de Fe­li­ci­dad

DES­CU­BRI­MOS CÓ­MO SE CREAN LAS CA­JAS Y ES­FE­RAS MÁS SO­FIS­TI­CA­DAS

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – RAQUEL PE­LÁEZ

ay ciu­da­des cu­yo atrac­ti­vo re­si­de en su sin­gu­la­ri­dad. La Chaux-deFonds es una de ellas: de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de laHu­ma­ni­dad por la Unes­co y cu­na del ar­qui­tec­to

que cons­tru­yó allí Le Cor­bu­sier un cha­let pa­ra sus pa­dres. Es, jun­to a Gi­ne­bra una de las­me­cas de la re­lo­je­ría sui­za des­de el si­gloXVII. Sus edi­fi­cios y ca­lles, en su día lle­nos de ma­nu­fac­tu­ras y to­da­vía hoy or­de­na­dos en re­tí­cu­la, ha­cen de ella una pe­que­ñaMan­hat­tan. En ese es­ce­na­rio ra­cio­na­lis­ta

Pa­tek Philippe crea dos de los ele­men­tos más dis­tin­ti­vos de sus re­lo­jes: las es­fe­ras y la ca­jas. ¿Se ima­gi­na unas ma­nos hu­ma­nas ca­pa­ces de en­gas­tar ca­da año 700.000 pie­dras pre­cio­sas so­bre co­ro­nas de oro o pla­tino? En los 18.000me­tros cua­dra­dos de sus ins­ta­la­cio­nes a las afue­ras de La Chaux-de-Fonds tra­ba­jan ex­per­tos en ge­mo­lo­gía y or­fe­bres, pe­ro tam­bién téc­ni­cos que­des­ti­nan­ho­ras a con­se­guir que ca­da mi­lí­me­tro de la su­per­fi­cie de ca­da ca­ja bri­lle, re­sis­ta y en­ca­je a la per­fec­ción. Al fin y al ca­bo han de ser la “ca­sa” de las­ma­qui­na­rias­más so­fis­ti­ca­das (en el ar­got, “com­pli­ca­das”) del mun­do. Y co­mo di­jo Le Cor­bu­sier: “La ca­sa de­be ser el es­tu­che de la vi­da, la má­qui­na de la fe­li­ci­dad”.

El sa­voir fai­re de Flüc­ki­ger

se re­mon­ta a 1860, año en

se fun­dó. Pa­tek Philippe la

ad­qui­rió en 2004. Pro­du­ce

100.000 pie­zas al año,

pe­ro de al­gu­nos mo­de­los

se ha­ce una uni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.