UNA HIS­TO­RIA DE ES­PÍAS

Ha pa­sa­do cua­tro años dan­do la vuel­ta al mun­do. Aho­ra ges­tio­na su ga­le­ría de ar­te Up & Co­min­gGa­llery. Así es lahi­ja pe­que­ña de Juan Kreis­ler uno de los mar­chan­tes más im­por­tan­tes deMa­drid— y nie­ta de Gar­bo, el es­pía es­pa­ñol­más fa­mo­so de to­dos los tiem­po

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - Ale­jan­draK­reis­ler

ay dos ca­pí­tu­los in­creí­bles en es­ta his­to­ria y el se­gun­do su­pera al pri­me­ro. Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. (Ma­drid, 1984)

Ale­jan­dra Kreis­ler co­no­ció a en un par­king de Ma­drid. Él era un

Tho­mas Laurb­jerg em­pre­sa­rio ho­lan­dés 15 años­ma­yor que ella. Ella, la hi­ja pe­que­ña de , uno­de los ga­le­ris­tas de ar­te­más im­por­tan­tes de

Juan Kreis­ler la ca­pi­tal. Cuan­do Tho­mas la mi­ró fi­ja­men­te y le di­jo: “You are the wo­man of my li­fe”, la jo­ven sa­lió, li­te­ral­men­te, co­rrien­do. No lle­gó le­jos. Ho­ras más tar­de se en­con­tra­ron por ca­sua­li­dad en la mis­ma dis­co­te­ca y él con­si­guió su te­lé­fono. “Es­tu­vo seis me­ses man­dán­do­me flo­res a la ga­le­ría y en su si­guien­te vi­si­ta a Ma­drid me in­vi­tó a ce­nar”, re­cuer­da hoy sen­ta­da en el salón de su ca­sa, un áti­co con vis­tas al ma­dri­le­ño par­que de El Re­ti­ro mien­tras al fon­do del salón Tho­mas es­con­de su ca­be­za tras el or­de­na­dor.

A los dos­me­ses de aque­lla ce­naA­le­jan­dra lla­mó a su pa­dre des­de Es­tam­bul y le di­jo: “Pa­pá, ¿re­cuer­das aquel chi­co que me­man­da­ba flo­res?”. Su pa­dre, en­tre re­sig­na­do y com­pren­si­vo, con­tes­tó: “Tie­nes di­ne­ro en el ban­co pa­ra cuan­do quie­ras co­ger un avión y vol­ver a ca­sa”. Y lo co­gió, pe­ro pa­ra dar su pri­me­ra vuel­ta al­mun­do. Tho­mas era due­ño de una em­pre­sa que ven­día soft­wa­re a com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas y tra­ba­ja­ba des­de cual­quier pun­to del pla­ne­ta. Ale­jan­dra se ha­bía li­cen­cia­do en Di­rec­ción de Em­pre­sas. “Pa­sá­ba­mos temporadas en Ba­li, mi lu­gar fa­vo­ri­to del­mun­do jun­to a Bu­tán. Vi­vi­mos tres me­ses en Su­dá­fri­ca y fui­mos a to­dos los par­ti­dos de Es­pa­ña du­ran­te elMun­dial. EnRío te­ne­mos un apar­ta­men­to y tam­bién pa­sa­mos temporadas allí”. Sie­te vuel­tas al mun­do en cua­tro años, y de prue­ba un ma­pa­mun­di col­ga­doen la pa­red­del salón lle­no­de pun­ti­tos na­ran­jas

Ale­jan­dra Kreis­ler

en su ca­sa con obras

de su ga­le­ría. Lle­va

ves­ti­do de Adol­fo

Do­mín­guez, bra­za­le­te

y ani­llo de Te­ria Ya­bar

y san­da­lias de YSL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.