‘Posh-à-Por­ter’

Si­pa­sean­po­rMa­di­so­nA­ve­nuey­se­to­pan­co­nun­be­bé­con­fal­dón, no sein­quie­ten. El‘loo­kBa­rrio­deSa­la­man­ca’ha­to­ma­doMan­hat­tan.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

lo áxi­ma (Zo­rre­guie­ta) hi­zo;

Ka­te (Midd­le­ton) lo hi­zo. Pe­ro aho­ra, las úni­cas ro­yals que im­por­tan en Nue­va York, las prin­ce­sas de Park Ave­nue, lo es­tán ha­cien­do tam­bién. Ha­bla­mos, na­tu­ral­men­te, de ves­tir a los ni­ños con ro­pa tra­di­cio­na­lMa­de in Spain: tra­jes de ni­do de abe­ja, medias aca­na­la­das, mer­ce­di­tas, pe­tos y has­ta fal­do­nes. Pa­ra di­chas neo­yor­qui­nas, es­tos eran con­cep­tos tan exó­ti­cos co­mo pe­dir­se un brunch de per­ce­bes con pa­cha­rán en lu­gar de los hue­vos a la be­ne­dic­ti­na con mi­mo­sas con los que es de ri­gor re­cu­pe­rar ener­gía ca­da me­dio­día des­pués de una ma­ña­na en gran­des almacenes de lu­jo co­moBerg­dorf Good­ma­noBar­ney­sNe­wYork, y an­tes de una tar­de en el pa­tro­na­to de ca­ri­dad del mo­men­to. Pe­ro en los úl­ti­mos años todo ha cam­bia­do.

Un fac­tor de­ter­mi­nan­te fue el ras­tri­llo anual de la igle­sia pres­bi­te­ria­na ul­tra­wasp de Car­ne­gie Hill, la par­te más up­per del Up­per East Si­de, don­de se de­ter­mi­na lo que es so­cial­men­te acep­ta­ble. En­tre los bol­sos con mo­no­gra­mas, las man­tas con mo­no­gra­mas, los za­pa­tos con mo­no­gra­mas, los abri­gos pa­ra pe­rros con mo­no­gra­mas y, so­bre todo, las pe­ta­cas con monograma (sí, el monograma es par­te de la iden­ti­dad dis­tin­ti­va de la vie­ja guar­dia lo­cal, así co­mo el amor in­con­di­cio­nal a los pe­rros y a las be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas, los se­res hu­ma­nos vie­nen un po­co des­pués), un pues­to ofre­cía el look Ba­rrio de Sa­la­man­ca. La res­pon­sa­ble era la he­re­de­ra de una de las fa­mi­lias más co­no­ci­das de Su­da­mé­ri­ca (con pi­sa­zo pa­ra pa­sar temporadas en Ma­drid, of cour­se) quien, tras ver los sus­pi­ros de ad­mi­ra­ción que des­per­ta­ban sus pe­que­ños y los de sus ami­gos ibé­ri­cos, no so­lo de­ci­dió ven­der una se­lec­ción de ro­pa con lo más ran­cio de la ca­lle La­gas­ca, sino que ofre­ce por In­ter­net un ser­vi­cio de es­ti­lis­mo pa­ra lo­grar el to­tal look de Em­bass­ya-Puer­ta- de-Hie­rro aun­que nun­ca ha­ya cru­za­do el East Ri­ver. Pa­ra quie­nes vis­ten a sus ni­ños con ver­sio­nes en mi­nia­tu­ra de la ro­pa pa­ra adul­tos, co­mo es ha­bi­tual aquí, se pue­de ele­gir la fal­di­ta su­per­mo­na, la ca­mi­se­ta ideal, pe­ro si la com­bi­na con mi­ni­mo­ca­si­nes pe­lu­dos de Guc­ci (ta­llas in­fan­ti­les so­lo por en­car­go), el efec­to Chew­bac­ca arrui­na el con­jun­to de in­me­dia­to.

Cla­ro que no todo lo es­pa­ñol se acep­ta sin­más. Lla­ma la aten­ción el uso en va­ro­nes de to­nos ro­sas. Y des­con­cier­tan los pe­tos y las medias aca­na­la­das en lu­gar de los pan­ta­lo­nes lar­gos. Pe­ro lo que re­sul­ta más di­fí­cil de adap­tar al mer­ca­do lo­cal son los fal­do­nes. Pa­ra mu­chos ame­ri­ca­nos se tra­ta de un ca­so ex­tre­mo de gen­der ben­ding, de flui­dez en­tre los se­xos he­ren­cia de los años de laMo­vi­da o de la Eu­ro­pa de van­guar­dia. Aun­que aquí les ti­ñan el pe­lo de vio­le­ta y usen ca­mi­se­tas con mi­cro­chip, di­fí­cil­men­te con­si­de­ra­rían ser lo “su­fi­cien­te­men­te mo­der­nos” co­mo pa­ra in­cor­po­rar es­ta pren­da al ar­ma­rio del re­cién na­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.