LA ÚL­TI­MA PRIN­CE­SA

ARIS­TÓ­CRA­TAS Y AR­TIS­TAS VIS­TIE­RON SU FA­MO­SO ‘PI­JA­MA PA­LAZ­ZO’. RE­COR­DA­MOS LA VIDA DE LA DI­SE­ÑA­DO­RA RU­SA IRE­NE GA­LIT­ZI­NE CUAN­DO SE CUM­PLEN DIEZ AÑOS DE SU MUER­TE

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES -

lla­mó a su ami­go ac­kie Ken­nedy Gian­ni

y le­pi­dió­queor­ga­ni­za­rau­nen­cuen­tro Ag­ne­lli con la prin­ce­sa en Ca­pri.

Ire­neGa­lit­zi­ne La aris­tó­cra­ta ru­sa se ha­bía con­ver­ti­do en la di­se­ña­do­ra es­tre­lla gra­cias a sus fa­mo­sos pi­ja­ma pa­laz­zo, un con­jun­to de top y pan­ta­lón que se con­vir­tió en la al­ter­na­ti­va chic al ves­ti­do­de cóc­tel. No­re­sul­tó fá­cil. “Gian­ni, lo­sa­bes. En­cuan­to Jac­kie pon­ga un pie en es­ta is­la se aca­bó la tran­qui­li­dad”, con­tes­tó Ire­ne con­tra­ria­da. Fi­nal­men­te ac­ce­dió. Mien­tras el bar­co del due­ño de la Fiat na­ve­ga­ba en círcu­los de­lan­te del puer­to de Ca­pri pa­ra des­pis­tar a los pa­pa­raz­zi, Jac­kie, con ga­fas os­cu­ras y en­fun­da­da en un ba­ña­dor, atra­có en la vi­lla de la prin­ce­sa. Ire­ne es­col­tó a su in­vi­ta­da has­ta su ba­ño y allí, to­tal­men­te re­la­ja­da, pi­dió un vod­ka y se cam­bió su ba­ña­dor por un pi­ja­ma pa­laz­zo. La ve­la­da re­sul­tó tan ame­na que al fi­nal de la no­che ter­mi­na­ron dan­do un des­preo­cu­pa­do pa­seo por el pue­blo pa­ra fe­li­ci­dad de los pa­pa­raz­zi. “Fue­ron­muy ami­gas. Una vez Jac­kie y J.F.K. la in­vi­ta­ron a pa­sar unos días a un pe­que­ño re­fu­gio que po­seían en Vir­gi­nia don­de el pre­si­den­te re­ti­ra­ba pa­ra des­can­sar. A Ire­ne le en­can­ta­ba la fo­to­gra­fía y pa­só todo el fin de se­ma­na ha­cien­do fo­tos. Una de ellas sir­vió pa­ra ilus­trar la por­ta­da de la bio­gra­fía de Jac­kie, The Whi­te Hou­se days”. Cuen­ta la anéc­do­ta

An­ge­la , una ita­lia­na ex­per­ta en mo­da que ha­bla un fran­cés Sa­va­re­se per­fec­to y que fue du­ran­te ca­si 30 años la asis­ten­te per­so­nal de la prin­ce­sa. Ha­bla de ella co­mo una abue­la de su nie­ta fa­vo­ri­ta. “Nun­ca la vi re­lle­na­run che­que­ni com­prar un­bi­lle­te de au­to­bús. No te­nía con­cien­cia del va­lor de las co­sas pe­ro era la mu­jer más ge­ne­ro­sa que he co­no­ci­do. Si al­guien le de­cía: ‘Qué jo­ya­más bo­ni­ta’, ni­ta’, au­to­má­ti­ca­men­te se la re­ga­la­ba”. Ya­ña­de con nos­tal­gia: “Fue la úl­ti­ma prin­ce­sa”.

Ire­ne Ga­lit­zi­ne na­ció en Ru­sia en ple­na gue­rra ci­vil. Su pa­dre, Bo­ris, era un ofi­cial de la ar­ma­da za­ris­ta que lu­chó con­tra el ejér­ci­to ro­jo­mien­tras su

La prin­ce­sa

Ire­ne Ga­lit­zi­ne

fo­to­gra­fia­da en

1952 pa­ra la

re­vis­ta Vo­gue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.