MAL PRO­VE­CHO

EL DI­REC­TOR DE CI­NE DAVID CRO­NEN­BERG LAN­ZA SU ÓPE­RA PRI­MA EN­TRE CRÍ­ME­NES Y CANIBALISMOS

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

est mul­ti­ple- choi­ce: ¿Qué di­rec­tor de ci­ne con­tem­po­rá­neo de re­nom­bre ha es­cri­to una no­ve­la que com­bi­na no­ma­dis­mo in­te­lec­tual, per­ver­sio­nes se­xua­les y el más amo­ro­so y apa­sio­na­do de los canibalismos? Fá­cil. Des­pués de que

David se ocu­pa­ra en su Cro­nen­berg ci­ne de irrea­li­da­des vir­tua­les, vi­deo- dro­gas, body ho­rror, vio­len­cia ex­tre­ma fa­mi­liar o ru­so­ma­fio­sa y de ha­ber ex­plo­ra­do el la­do os­cu­ro de otros es­cri­to­res (en­tre ellos el

Step­hen King de La zo­na muer­ta, el Wi­lliam S. Bu­rroughs de El al­muer­zo des­nu­do, el de Crash o el

Don DeLi­llo de Cos­mó­po­lis) se di­jo “Hey, yo tam­bién pue­do ha­cer­lo”. Y su de­but Con­su­mi­dos (Ana­gra­ma), una no­ve­la gas­tro­nó­mi­co­go­re- exis­ten­cia­lis­ta, lo de­mues­tra. Aquí, Nao­mi y Nat­han, una pa­re­ja de aman­tes, com­pe­ti­do­res y per­for­mers del “pe­rio­dis­mo pa­ra­si­ta­rio” y de sus pro­pias­pro pias vi­das, se pier­den y se en­cuen­tran en bus­ca de emo­cio­nes fuer­tes. fuer-

J. G. Ba­llard No: más fuer­tes aún que esas en las que es­tán pen­san­do. Y, de pron­to, N & N tro­pie­zan con el ti­tu­lar de lo que les pa­re­ce el subidón de­fi­ni­ti­vo: los lu­ju­rio­sos y ve­te­ra­nos fi­ló­so­fos mar­xis­tas de los años se­sen­ta Cé­les­ti­ne y Aris­ti­de Aros­te­guy son los pro­ta­go­nis­tas de las pá­gi­nas de crónica ro­ja. Ella ha apa­re­ci­do­muer­ta ymu­ti­la­da en su pi­so de Pa­rís. Él ha des­apa­re­ci­do pe­ro an­tes ha pre­pa­ra­do, con su es­po­sa co­mo in­gre­dien­te, una re­ce­ta ex­traí­da de las pá­gi­nas del ma­nual de co­ci­na de Han­ni­bal Lec­ter. Nao­mi (con la co­la­bo­ra­ción de un es­tu­dian­te más bien atí­pi­co) em­pren­de la bús­que­da de Aros­te­guy. Nat­han, por su par­te, fo­to­gra­fía en Bu­da­pest la “obra” de Zol­tán Mol­nár, un ci­ru­jano sin di­plo­ma per­se­gui­do por In­ter­pol por trá­fi­co de ór­ga­nos. Y, ah, Nat­han se acues­ta con una de sus pa­cien­tes y se contagia una ex­tra­ña en­fer­me­dad ve­né­rea lla­ma­da Mal de Roip­he… De acuer­do, si lo pre­fie­ren si­gan le­yen­do Pu­re­za de

Jo­nat­han . En lo que amí res­pec­ta, sír­van­me Fran­zen otra ra­ción de las sa­bro­sas y nu­tri­ti­vas im­pu­re­zas de Cro­nen­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.