CRUZ , WILL FE RRE R , JUSTIN BIE BE R … JUN­TOS Y RE­VUE LTOS E N 'ZOO­LAN­DER 2'

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

uan­do los res­pon­sa­bles de una pe­lí­cu­la

tie­nen que des­men­tir que su ac­tor prin­ci­pal

no ha­ya si­do “vio­la­do por un oso”,

ca­be ima­gi­nar que en el ro­da­je ha po­di­do

ocu­rrir cual­quier co­sa. Su­ce­dió du­ran­te

la pro­mo­ción de

fil­me de

( Bird­man; Amo­res pe­rros).

El re­na­ci­do,

Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu

Es­ta his­to­ria de su­per­vi­ven­cia y

ven­gan­za es­tá am­bien­ta­da a co­mien­zos

del si­glo XIX en los te­rre­nos inex­plo­ra­dos

deMon­ta­na. Leo­nar­doDiCa­prio li­de­ra un

gru­po sal­va­je de tram­pe­ros en­tre los que

se ecuen­tra Tom Hardy. Tras el ata­que de

un oso (que no vio­la­ción) y aban­do­na­do

el nue­vo

a su suer­te, DiCa­prio lu­cha­rá con fie­re­za con­tra todo lo que

se le pon­ga de­lan­te: los na­ti­vos ame­ri­ca­nos, sus an­ti­guos so­cios

y has­ta los ele­men­tos. Dos ho­ras y me­dia de con­flic­to que

de­jan al es­pec­ta­dor tan ex­haus­to co­mo al pro­ta­go­nis­ta. “Hay

al me­nos 30 o 40 se­cuen­cias en las que me he en­fren­ta­do a

re­tos que nun­ca ha­bía te­ni­do”, ha ex­pli­ca­do DiCa­prio, que re­co­no­ce

que es­te ha si­do el pa­pel más di­fí­cil de su ca­rre­ra. ¿Los

res­pon­sa­bles? Una pa­re­ja de pe­li­gro­sos­me­xi­ca­nos. El pri­me­ro,

Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, que somete a sus ac­to­res a au­tén­ti­cas tor­tu­ras

pa­ra con­se­guir de ellos in­ter­pre­ta­cio­nes vis­ce­ra­les. El se­gun­do,

Em­ma­nuel Lu­bez­ki,

pro­ba­ble­men­te el di­rec­tor de fo­to­gra­fía

más pres­ti­gio­so de los úl­ti­mos años (trans­mi­tió la in­men­si­dad

es­pa­cial enG­ra­vity y creó la ilu­sión del plano se­cuen­cia in­fi­ni­to

en Bird­man. Por ca­da uno se lle­vó un Os­car).

El se­llo­de Lu­bez­ki es tan ca­rac­te­rís­ti­co que se ha con­ver­ti­do

ami­gos— controla con la pre­ci­sión de un te­nis­ta los lí­mi­tes de la

ho­ra mágica, ese mo­men­to en que se em­pie­za a po­ner el sol y se

pro­yec­ta una luz úni­ca que “cam­bia el co­lor de las hojas”, se­gún

Lu­bez­ki.

en uno de los atrac­ti­vos de El re­na­ci­do. De

he­cho, la pe­lí­cu­la cuen­ta con tres car­te­les:

uno con el ros­tro deDiCa­prio, otro con el de

Hardy y el ter­ce­ro con uno de los pai­sa­jes

del me­xi­cano. Quie­nes han tra­ba­ja­do con

él di­cen de

El re­na­ci­do

El Chi­vo

— co­mo lo lla­man sus

se ha ro­da­do du­ran­te esa ho­ra mágica,

uti­li­zan­do ex­clu­si­va­men­te ilu­mi­na­ción na­tu­ral. ¿El re­sul­ta­do?

Un ro­da­je de cin­co­me­ses que se alar­gó cin­co­más. Una tor­tu­ra

com­pa­ra­ble a la de ser ata­ca­do por un oso.

El re­na­ci­do,

con Leo­nar­do

DiCa­prio, se

es­tre­na el 5

de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.