SER O NO SER

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - –P.J.L. DO­MÍN­GUEZ

er­lín, dé­ca­da de los años trein­ta. Un jo­ven es­cri­tor ame­ri­cano sin­mu­cho ca­rác­ter. Una can­tan­te que tie­ne per­so­na­li­dad has­ta pa­ra re­ga­lar. Un club noc­turno, elKit Kat. La vida de él, li­te­ra­tu­ra y sen­ti­do del de­ber, y de ella, fri­vo­li­dad co­mo an­tí­do­to de la de­ses­pe­ra­ción, po­drían com­bi­nar­se en una amal­ga­ma de pe­nas y ale­grías co­mo las de cual­quie­ra, pe­ro no hay tal: na­zis­mo, fin del mun­do. Po­lí­ti­ca, sen­ti­mien­to, nos­tal­gia.

Lon­dres, 1846. El inocen­te con­de­na­do por un juez in­fa­me ha es­ca­pa­do de los tra­ba­jos for­za­dos y es­tá de vuel­ta. Por una fe­liz com­bi­na­ción del des­tino, su ha­bi­li­dad con los úti­les de bar­be­ro le va a per­mi­tir cum­plir con dos ta­reas: ven­gar­se de la hu­ma­ni­dad de­go­llan­do y des­cuar­ti­zan­do a des­ta­jo y pro­veer de ma­te­ria pri­ma a la ven­de­do­ra de tar­tas de car­ne del pi­so de aba­jo. Far­sa, go­re.

Ar­gen­ti­na, años se­ten­ta. Un pre­so po­lí­ti­co y un ho­mo­se­xual con­de­na­do por co­rrup­ción de me­no­res com­par­ten cel­da. La rí­gi­da ho­mo­fo­bia del pri­me­ro, an­cla­da en su mo­ral re­vo­lu­cio­na­ria, se es­tam­pa­rá y se ha­rá tri­zas con­tra la en­tre­ga y la in­ge­nua sen­si­bi­li­dad de su com­pa­ñe­ro de pri­sión y tor­tu­ra. Cul­tu­ra po­pu­lar, me­lo­dra­ma.

Ha­brán re­co­no­ci­do Ca­ba­ret, Swee­ney Todd yEl be­so de la­mu­jer ara­ña. Son tres tí­tu­los ele­gi­dos en­tre los de una lis­ta apa­bu­llan­te que em­pie­za en los años cin­cuen­ta y aún si­gue abier­ta: West si­de story, El vio­li­nis­ta en el te­ja­do, Zor­ba, Fo­llies, Evi­ta, El fan­tas­ma de la ópe­ra… ¿Hay un hi­lo con­duc­tor en­tre tan­ta he­te­ro­ge­nei­dad re­par­ti­da en­tre Pa­rís y Cre­ta, en­tre la­ti­nos de Nue­va York y ju­díos ru­sos? ¿Al­gún ele­men­to co­mún a to­dos es­tos éxi­tos del mu­si­cal es­ta­dou­ni­den­se y de la es­ce­na mun­dial? Lo hay. Aun­que re­sul­te di­fí­cil de creer, al­guien es­tu­vo en el cen­tro de la crea­ción de to­das esas his­to­rias que pue­blan el ima­gi­na­rio glo­bal. Al­guien con nom­bre y ape­lli­do: se lla­ma Hal Prin­ce, pro­duc­tor o di­rec­tor de ca­da una de es­tas cum­bres.

Una vida con se­me­jan­te can­ti­dad de pi­ro­tec­nia no es fá­cil de re­su­mir, pe­ro hay dos nú­me­ros que dan idea de su di­men­sión. Vein­tiuno: el tea­tro nor­te­ame­ri­cano cuan­ti­fi­ca el éxi­to en pre­mios Tony, y Prin­ce tie­ne la ma­yor co­lec­ción de lahis­to­ria. Ocho co­mo di­rec­tor, ocho co­mo pro­duc­tor, dos co­mo pro­duc­tor del me­jor mu­si­cal del año y tres es­pe­cia­les. Es de su­po­ner que los use co­mo pi­sa­pa­pe­les o su­je­ta­li­bros. Ochen­ta y ocho: los años que aca­ba de cum­plir. Qui­zá no sea co­mo tra­ba­jar en las pro­ver­bia­les mi­nas de sal, pe­ro la di­rec­ción de es­ce­na exi­ge gran­des do­sis de ener­gía. Bas­ta con re­cor­dar que una de las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­lle­va es la de con­cer­tar do­ce­nas de egos desata­dos en el es­ce­na­rio y tras él. Ago­ta­dor. Con esa ve­ne­ra­ble edad y esa en­vi­dia­ble ener­gía es­tre­na­rá en ma­yo pa­ra la Atlan­tic Thea­ter Com­pany, la ini­cia­ti­va de Da­vi­dMa­mett que cum­ple trein­ta años, The band’s vi­sit ( La ban­da nos vi­si­ta), ver­sión es­cé­ni­ca de la pe­lí­cu­la is­rae­lí de 2007 de Eran Ko­li­rin. Si la es­ta­dís­ti­ca es una cien­cia fia­ble, apues­ten a que cae­rá otro pi­sa­pa­pe­les. Hal Prin­ce fo­to­gra ia­do en el tea­tro Ma­jes­tic de Nue­va York, la sa­la don­de se han re­pre­sen­ta­do

11.335 fun­cio­nes de ‘El fan­tas­ma de la ópe­ra’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.