AY SE­ÑOR, SE­ÑOR!

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

uan­do le pre­gun­to a la ac­triz, me re­su­me la tra­yec­to­ria deO­zo­res en una fra­se: “Ha con­ta­do la his­to­ria que él ha vis­to y no siem­pre ha si­do en­ten­di­do por la crítica. Se pu­sie­ron muy pi­jos. Y aho­ra le imi­tan”, re­fle­xio­na Con­cha, pa­ra quien los Ozo­res son su se­gun­da fa­mi­lia. “YMa­riano, mi her­ma­no­ma­yor. Nos co­no­ci­mos en 1956, cuan­do se casó con Te­re­sa Ar­cos, la ter­ce­ra ve­det­te de Ce­lia Gá­mez, en cu­ya com­pa­ñía yo bai­la­ba”. La in­tér­pre­te pa­só “los­me­jo­res años de su vida” en la ca­sa de Jo­sé Luis en la ca­lle Rai­mun­do Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de deMa­drid. “Allí co­no­cí a Min­go­te, a Mi­guel Mihu­ra, a Tono”. AJo­sé Lui­sO­zo­res le diag­nos­ti­ca­ron es­cle­ro­sis­múl­ti­ple en 1959, en la ci­ma de su ca­rre­ra. “Te­nía­mos la sen­sa­ción de que no po­día­mos de­jar­le so­lo, así que íba­mos a en­tre­te­ner­le. Pe­ro era él quien aca­ba­ba en­tre­te­nién­do­nos a no­so­tros. Ya pos­tra­do en la silla de rue­das se dis­fra­zó de me­sa ca­mi­lla con lám­pa­ra en­ci­ma y todo”. En aque­llas reunio­nes se for­jó la amis­tad en­tre los Ozo­res y Pe­dro La­za­ga, Jo­sé Ma­ría For­qué, Jai­me de Ar­mi­ñán… “Ma­riano era el pa­dre, el ami­go, el con­fe­sor. Y des­pués, ro­dá­ba­mos pe­lí­cu­las”, di­ce la ac­triz. Ozo­res se lle­vó bien has­ta con Gra­ci­ta Mo­ra­les. “Te­nía un ca­rác­ter muy com­pli­ca­do. A Gra­ci­ta o la que­rías, o la­ma­ta­bas. Y no­so­tros es­co­gi­mos que­rer­la”, zan­ja Ve­las­co.

A la muer­te de Jo­sé Luis, Ma­riano se con­vir­tió enel pa­triar­ca de la sa­ga. “Ha si­doel orácu­lode la fa­mi­lia. Cuan­do yo te­nía al­gu­na du­da mi pa­dre me de­cía: ‘Pre­gún­ta­le al tío Ma­riano”, re­ve­laEm­ma, que­me ex­pli­ca el­mé­to­do­de tra­ba­jo­que le­per­mi­tió fil­mar una­pe­lí­cu­la al­mes. “Era ca­paz de­ma­ne­jar dos cá­ma­ras a la vez, a ve­ces in­clu­so tres o cua­tro. Tra­ba­ja­ba ocho ho­ras jus­tas. Se lo po­día per­mi­tir por­que lle­ga­ba al pla­tó con los de­be­res bien aprendidos. Me de­cía: ‘Em­ma, tú en­tras en es­ce­na, es­tás preo­cu­pa­da, lle­vas una­ma­le­ta…¡Ac­ción!”. Co­moEm­ma, su­pri­maA­dria­na fi­gu­róe­nal­gu­nos de los tí­tu­los que ro­dó a fi­na­les­de los años se­ten­ta y co­mien­zos­de lo­so­chen­ta. Con­la­muer­te de Fran­co ya no ha­bía que via­jar a Fran­cia pa­ra ver es­ce­nas de se­xo. El público y los dis­tri­bui­do­res de­man­da­ban des­nu­dos. “Ma­riano fue el pio­ne­ro del des­pe­lo­te”, ex­cla­maA­dria­na.

Ha acu­di­do a nues­tra ci­ta con un USB lleno de fo­tos de su ál­bum­fa­mi­liar. “Al­gu­nas de sus pe­lí­cu­las no se pue­den de­fen­der muy bien, ne­gar­lo se­ría una ton­te­ría. Pe­ro era otra épo­ca. En su fil­mo­gra­fía hay tí­tu­los muy bo­ni­tos”, sos­tie­ne. “Te­nía un pun­to de irres­pon­sa­bi­li­dad, se per­mi­tía unas li­ber­ta­des que otros di­rec­to­res no. En El li­gue­ro­má­gi­co (1980) yo ha­cía de sor­do­mu­da que so­lo ha­bla­ba con pi­ti­dos y so­ni­dos. La li­ber­tad del len­gua­je có­mi­co en sus pe­lí­cu­las era to­tal. Por esohay tan­to fri­ki de su ci­ne”.

—Hay quien di­ce que sus pe­lí­cu­las son ma­chis­tas— le di­go a Ma­riano.

—Co­ne­se te­ma­pre­ci­sa­men­te, co­nel­del tra­toa la­mu­jer, siem­pre fui­muy cui­da­do­so. Pe­ro sí, pue­de ser que en al­gún mo­men­to me ha­ya pa­sa­do un po­co. Aun­que gra­cias amí al­gu­nos es­pa­ño­les des­cu­brie­ron el se­xo, se acer­ca­ron a él. Ha­bía­mu­cha re­pre­sión.

“¿Có­mo es po­si­ble que él ten­ga tres pe­lí­cu­las en laG­ra­nVía de Ma­drid y yo no pue­da es­tre­nar las mías?”, se pre­gun­tó un día Pi­lar Mi­ró. Co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ci­ne, en 1982, em­pe­zó a de­ne­gar­le la sub­ven­cio­nes. “Al pa­re­cer­mi ci­ne era pa­ra fon­ta­ne­ros”, de­cla­ró el di­rec­tor en 2002. El pro­duc­tor En­ri­que Ce­re­zo re­fle­xio­na: “Si di­cen que el su­yo es­mal ci­ne, en­ton­ces­me re­mi­ti­ré a las ci­fras: nin­gu­na de sus pe­lí­cu­las su­mó me­nos de un mi­llón de es­pec­ta­do­res. Ha si­do, y es, uno de los gran­des. Lo co­noz­co, lo quie­ro y lo ad­mi­ro. Me pa­re­ce de jus­ti­cia que le con­ce­dan el Go­ya­deHo­nor, yu­na in­jus­ti­cia­que no se lo­die­ran­ha­ce 20años. Es­te ne­go­cio es así, no tie­ne memoria”.

Fue­ra ya de las sa­las co­mer­cia­les Ma­riano Ozo­res que­dó re­le­ga­do al vi­deo­club don­de, cu­rio­sa­men­te, se rein­ven­tó. “Agu­di­zó su sen­ti­do tea­tral, ex­plo­tó el for­ma­to de Es­tu­dio 1 en fil­mes rea­li­za­dos con es­ca­sos­me­dios y con sus ami­gos, los gran­des ac­to­res de la épo­ca. Se le aso­cia a los des­nu­dos gra­tui­tos y al hu­mor za­fio, pe­ro su pri­mer top less, su pri­mer des­nu­do in­te­gral, da da­tan tan de fi­na­les de los años se­ten­ta, cuan­do ya lle­va­ba dos dé­ca­das ro­dan­do”, opi­na Ja Ja­vier vier Ikaz, au­tor de Dis­pa­ra­te na­cio­nal na­cio­nal, un li­bro que re­co­ge to­da la fil­mo­gra­fía del di di­rec­tor. rector. Su re­ti­ra­da de­fi­ni­ti­va se pro­du­ce en 1994 cuan­do TVE eli­mi­na la se­rie El se­xó­lo­go, xó­lo­go pro­ta­go­ni­za­da en­tre otras por Em­ma, de su pro­gra­ma­ción, gra­ma­ción, en me­dio de una fuer­te po­lé­mi­ca que lle­gó al Con­gre­so. Apar­ta­do del ofi­cio, a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta em­pie­za a ser reivin­di­ca­do por ci­neas­tas co­mo San­tia­go Se­gu­ra, que rescata a sus ac­to­res de re­fe­ren­cia (Tony Le­blanc o Fer­nan­do Es­te­so) en la sa­ga To­rren­te, oA­lex de la Igle­sia. Él no se con­si­de­ra su­maes­tro. “Si aca­so, el an­te­ce­sor”, me di­ce. “No es­tá muy al tan­to de que exis­ta una nue­va ge­ne­ra­ción que le ad­mi­ra”, ase­gu­ra Adriana. “Cuan­do la vida pe­gó ese gi­ro de 180 gra­dos en lo pro­fe­sio­nal fue muy du­ro pa­ra él. Pe­ro es­tá muy emo­cio­na­do con el Go­ya”. An­to­nio y Jo­sé Luis en

.

uál es su pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta?—le pre­gun­to pa­ra fi­na­li­zar la en­tre­vis­ta.

— Yo hi­ce a Ro­que III. Re­sol­ví­muy bien el te­ma de los com­ba­tes. Sa­lía­mos­mi­mu­jer y yo del ci­ne de ver Rocky III y pen­sé que se po­día ro­dar la his­to­ria de un bo­xea­dor, que se­ría Pa­ja­res. Nos ci­ta­mos en la sa­la de fies­tas don­de ac­tua­ba, le con­té la his­to­ria… y sa­lió. —¿Re­fle­ja su ci­ne la Es­pa­ña de en­ton­ces?. —Por lo­me­nos lo he­mos in­ten­ta­do. Al aban­do­nar la ca­sa re­cuer­do las pa­la­bras de Adriana. “Éra­mos una trou­pe. De ni­ña pa­sé va­rios ve­ra­nos en To­rre­mo­li­nos, en los ro­da­jes. Tra­ba­ja­ban las ho­ras jus­tas y se iban a ce­nar, a la pla­ya… Ha­cían lo que les da­ba la ga­na. Ha­bía una con­di­ción que se ha per­di­do: por en­ci­ma de todo, íba­mos a di­ver­tir­nos. Ma­riano en eso era Dios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.