U R I

Vanity Fair (Spain) - - FLASH -

u his­to­ria fa­vo­ri­ta im­pli­ca a su pa­dre, Ja­cob, cuar­to

barón Rothschild, y miem­bro des­ta­ca­do de la cé­le­re

sa­ga de ban­que­ros ju­díos. “En su ju­ven­tud visitó

el es­tu­dio de un ar­tis­ta en Pa­rís. Allí se enamo­ró de

la es­cul­tu­ra en bron­ce de una mu­jer. Una pie­za fi­gu­ra­ti­va,

en ab­so­lu­to re­pre­sen­ta­ti­va del es­ti­lo del

au­tor, cé­le­bre por sus pie­zas abs­trac­tas y alar­ga­das. Pa­ra ad­qui­rir­la,

ven­dió una va­lio­sa co­lec­ción de se­llos. Mi abue­lo en­fu­re­ció. El

ar­tis­ta en cues­tión re­sul­to ser Al­ber­to Gia­co­met­ti. Y el va­lor ac­tual

de la obra es con­si­de­ra­ble­men­te su­pe­rior al de aque­llos se­llos”.

Han­nah Rothschild (Reino Uni­do, 1962) cre­ció “ro­dea­da de ar­te.

En las ma­ña­nas de vien­to y llu­via mis pa­dres nos lle­va­ban a vi­si­tar

mu­seos. Me en­can­ta­ba in­ven­tar his­to­rias so­bre lo que su­ce­día en

los cua­dros”, evo­ca. Hoy, es la pri­me­ra mu­jer al fren­te de la Na­tio­nal

Ga­llery de Lon­dres y aca­ba de de­bu­tar como no­ve­lis­ta con

La im­pro­ba­bi­li­dad del amor

(Su­ma de Le­tras). Un li­bro que na­rra

“la his­to­ria de una jo­ven co­ci­ne­ra con el co­ra­zón ro­to, An­nie, que

ad­quie­re una pin­tu­ra en una tien­da de se­gun­da­mano sin per­ca­tar­se

de que se tra­ta de una obra maes­tra de An­toi­ne Wat­teau”, me

cuen­ta. Por él des­fi­lan­mar­chan­tes, oli­gar­cas, di­rec­to­res de­mu­seos

yo­tros­per­so­na­jes­de la es­ce­na­de­lar­te con­tem­po­rá­neo­lon­di­nen­se

en una suer­te de “farsa sa­tí­ri­ca”, se­gún laprensa bri­tá­ni­ca, y que la

ha man­te­ni­do ocu­pa­da du­ran­te más de dos dé­ca­das.

En 2012 pu­bli­có La ba­ro­ne­sa, la­bio­gra­fía­de su tía Pan­no­ni­ca

Rothschild, Ni­ca, quien de­jó a su ma­ri­do por el pianista y com­po­si­tor

de jazz The­lo­nious Monk tras es­cu­char uno de sus dis­cos.

“Cuan­do era jo­ven sen­tía que no po­dría cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas

ni igua­lar los lo­gros de mi dis­tin­gui­da fa­mi­lia. Me hice un

nom­bre en la di­rec­ción de do­cu­men­ta­les y com­pren­dí que el éxi­to

adop­ta di­fe­ren­tes for­mas”, di­ce. Y pro­ce­den­cias: “Los Rothschild

so­mos un cla­ro ejem­plo de có­mo los in­mi­gran­tes pue­den con­tri­buir

a la ri­que­za del país de aco­gi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.