De Cha­qués y Tu­tús

La­se­xua­li­dad2.0de­ja­de­ser­te­rri­to­rio­deMi­le­yCy­rus­yo­tras es­tre­llas­pop­ya­rra­saen­los­co­le­gios­más‘posh’.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

ace unos días, la hi­ja de un con­de ita­liano y una mul­ti­mi­llo­na­ria es­ta­dou­ni­den­se anun­ció, mien­tras co­mía con su fa­mi­lia en la lu­jo­sa co­ci­na de su ca­sa de Lon­dres, que se ha­bía uni­do a una co­mu­ni­dad de jó­ve­ne­sLGBT de su co­le­gio que apo­ya a las les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les, tran­se­xua­les. Sus pa­dres se que­da­ron es­tu­pe­fac­tos.

Los tiem­pos es­tán cam­bian­do en las es­tra­tos­fe­ras so­cia­les. Y la se­xua­li­dad de los ado­les­cen­tes, to­da­vía más. “Cuan­do yo es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, ha­ce 24 años, las re­si­den­cias es­ta­ban se­gre­ga­das por gé­ne­ro, chi­cos a un la­do, chi­cas a otro”, me di­ce una ami­ga que aca­ba de ha­cer un tour con su hi­jo por sie­te uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra en­con­trar­le­pla­za enal­gu­na.“El otro­día, la chi­ca que nos guió por la New York Uni­ver­sity nos ex­pli­có en­tu­sias­ma­da que, si uno se de­cla­ra­ba ge­ne­ro neu­tro, po­día com­par­tir ha­bi­ta­ción con al­guien que tam­bién se con­si­de­ra­se como tal, ya fue­ra del mis­mo o del se­xo opues­to”.

El hi­jo­de­mi ami­ga ni par­pa­deó, pe­ro a su ex­qui­si­ta ma­dre le da­ba vuel­tas la ca­be­za tra­tan­do de re­crear el nu­me­ro de per­mu­ta­cio­nes de pre­fe­ren­cias se­xua­les que el nue­vo có­di­go per­mi­te a los es­tu­dian­tes. Por su­pues­to, que­ría sa­ber en que ca­te­go­ría de ha­bi­ta­ción en­tra­rían los ase­xua­les. “Cuan­do le pe­día­mi hi­jo una acla­ra­ción de lo que aca­bá­ba­mos de es­cu­char­me di­jo que si era ton­ta, ho­mó­fo­ba o sim­ple­men­te pa­sa­da de mo­da”.

De eso na­da, le con­tes­tó mi ami­ga: “Ya en sus es­tu­dios so­bre la se­xua­li­dad de fi­na­les de los cua­ren­ta y prin­ci­pios de los cin­cuen­ta, se ne­gó a usar los

Kin­sey tér­mi­nos ab­so­lu­tos de ho­mo­se­xua­li­dad, bi­se­xua­li­dad y he­te­ro­se­xua­li­dad y los di­vi­dió en una es­ca­la del 1 al 6”. Se­gún es­te pre­cep­to, y

Mi­ley Cy­rus Ca­ra De­le­vin­gne nohan in­ven­ta­do­na­da de­cla­rán­do­se pan­se­xua­les, tér­mino que abar­ca un es­pec­tro se­xual más am­plio que los dos se­xos.

Días des­pués es­cu­cho la his­to­ria de otra ami­ga, per­ple­ja tam­bién con las per­cep­cio­nes se­xua­les de la nue­va ge­ne­ra­ción. Cuan­do vol­vió a ca­sa del ca­fé tri­mes­tral con los pa­dres de la cla­se, y le di­jo de pa­sa­da a su hi­ja que ha­bía co­no­ci­do a la ma­dre de , la ado­les­cen­te

Gabriella abrió los ojos como pla­tos y le es­pe­tó: “O sea, que su ma­dre se aver­güen­za de ella. Gabriella quie­re que la lla­me­mos ,

Ja­mie por­que per­te­ne­ce al gru­po de gé­ne­ro flui­do. Hay­días­que se sien­te co­moun­chi­coy otros, como una chi­ca. En el co­le­gio van a cam­biar­le en bre­ve el nom­bre en las lis­tas. Gabriella pa­sa­rá a la his­to­ria y so­lo exis­ti­rá Ja­mie”. Si las lis­tas de al­gu­nos co­le­gios em­pie­zan a cam­biar pa­ra re­co­no­cer las nue­vas in­cli­na­cio­nes se­xua­les, lo pró­xi­mo se­rán los uni­for­mes, le co­men­to ami ami­ga. “Ese día, la mi­tad de los es­tu­dian­tes de Ea­ton cam­bia­rá el ha­bi­tual cha­qué por el tu­tú”, con­clu­ye con una son­ri­sa mal­va­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.