S O F

Vanity Fair (Spain) - - FLASH -

a no­che de los Pre­mios Go­ya, mien­tras

mu­chas ac­tri­ces es­pa­ño­las se

pa­sea­ban ves­ti­das so­bre la al­fom­bra

ro­ja por fir­mas fran­ce­sas o ita­lia­nas,

la fran­ce­sa Ju­liet­te Bi­no­che

apa­re­cía lu­cien­do un ves­ti­do con un

es­pec­ta­cu­lar es­co­te di­se­ña­do por J.W. An­der­son pa­ra Loe­we.

“Que­ría en­con­trar una ca­sa es­pa­ño­la que me vis­tie­se pa­ra es­ta

oca­sión es­pe­cial. A mi es­ti­lis­ta y a mí nos en­can­ta el tra­ba­jo de

Jo­nat­han”. Nos lo ex­pli­ca­ba ya ata­via­da pa­ra la oca­sión en la

ha­bi­ta­ción de su ho­tel, mo­men­tos an­tes de una ga­la en la que no

ga­nó­pe­ro­sí lo­gróha­cer­le com­pe­ten­cia­di­rec­taaPe­né­lo­peC­ruz.

Por un la­do, como no­mi­na­da a me­jor ac­triz pro­ta­go­nis­ta. Por

otro, en su con­di­ción de gran es­tre­lla in­ter­na­cio­nal. La Bi­no­che

(Pa­rís, 1964) como la co­no­cen en su país, no es so­lo una de las

in­tér­pre­tes de cul­to­más va­lo­ra­das de Eu­ro­pa (Go­dard fue su pa­drino,

Kiews­los­ki su con­sa­gra­dor, Kia­ros­ta­mi su de­fen­sor), sino

ade­más una mu­jer ca­paz de de­cir­le no a Ste­ven Spiel­berg. “No

me arre­pien­to de no ha­ber­me in­vo­lu­cra­do más con Holly­wood.

Qui­zá si hu­bie­se te­ni­do un amor en Los Án­ge­les lo hu­bie­se vis­to

de otra ma­ne­ra, pe­ro to­do lo que me im­por­ta­ba es­ta­ba en Fran­cia”.

Eso­no­quie­re­de­cir que seha­ya­que­da­doal mar­gen­del star

sys­tem­mun­dial: re­ci­bióu­nOs­car­por su­pa­pel­deen­fer­me­raen El

pa­cien­te in­glés y es­tu­vo no­mi­na­da a una es­ta­tui­lla por Cho­co­lat.

La ac­triz es muy se­lec­ti­va con los pa­pe­les que es­co­ge. Ac­ti­vis­ta

po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual, Bi­no­che ase­gu­ra no en­con­trar nin­gu­na di­fe­ren­cia

en­tre tra­ba­jar a las ór­de­nes de un hom­bre o una mu­jer:

“Yo creo que du­ran­te el pro­ce­so crea­ti­vo te ele­vas a un lu­gar

su­pe­rior don­de el gé­ne­ro no es muy im­por­tan­te. Evi­den­te­men­te

hay un jue­go de se­duc­ción con el di­rec­tor, pe­ro jue­go igual con

los hom­bres que con las­mu­je­res. Te enamo­ras de la sen­si­bi­li­dad,

de la aper­tu­ra, de la in­ven­ción, del go­ce de la crea­ción, de la

con­fian­za”. En esa con­cep­ción del gé­ne­ro como al­go flui­do e

in­ter­cam­bia­ble tam­bién coin­ci­de con J.W. An­der­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.