AGUA, QUÉ NOS IM­POR­TA!”

Vanity Fair (Spain) - - ESCÁNDALO -

Pe­nal, con­si­de­ra queKa­te del­Cas­ti­llo de­be ser in­ves­ti­ga­da por “en­cu­bri­mien­to” de­bi­do al ca­rác­ter “fur­ti­vo” del en­cuen­tro: “No pue­den ar­gu­men­tar li­ber­tad de ex­pre­sión. Lo que tie­ne que ana­li­zar la fis­ca­lía es si hu­bo flu­jo de ca­pi­tal de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta pa­ra la pe­lí­cu­la”. Los abo­ga­dos de Del Cas­ti­llo de­fien­den la rea­li­za­ción y pro­duc­ción de la en­tre­vis­ta a El Cha­po: “Las au­to­ri­da­des vio­la­ron el de­bi­do pro­ce­so, afec­ta­ron la dig­ni­dad de Ka­te del Cas­ti­llo, aten­tan­do con­tra la pre­sun­ción de inocen­cia, po­nien­do en pe­li­gro la li­ber­tad de ex­pre­sión y el de­re­cho a la in­for­ma­ción. To­do pa­re­ce in­di­car que quie­ren sa­ta­ni­zar­la”. Su abo­ga­do ase­gu­ra que ella no sa­bía que la se­guían y que ella hoy se sien­te “uti­li­za­da por Sean Penn”.

La vi­da de Ka­te del Cas­ti­llo no es­tá exen­ta de lu­chas per­so­na­les. Ade­más de em­pe­zar de ce­ro en EE UU, ha su­fri­do va­rios de­sen­ga­ños amo­ro­sos. El pri­me­ro, con el ex­ju­ga­dor de fút­bol de la SelecciónNacional deMé­xi­co y aho­ra co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo Luis Gar­cía, con quien se ca­só en 2001 y del que se di­vor­ció a los tres años tras su­frir­ma­los tra­tos. Pro­duc­to de esa his­to­ria fue su no­ve­la Tu­ya, que na­rra la vi­da de Ve­ró­ni­ca, una ac­triz de te­le­no­ve­las que su­fre vio­len­cia psicológica y fí­si­ca. Su se­gun­do­ma­tri­mo­nio tam­po­co du­ró­mu­cho. En 2009 se ca­só en Las Ve­gas con el can­tan­te Aa­rón Díaz y se di­vor­ció dos años des­pués. Del Cas­ti­llo ha lu­cha­do­mu­cho por ha­cer­se un hue­co en su pro­fe­sión. Tras su éxi­to en la te­le­se­rie Mu­cha­chi­tas, en in­di­cios. Sem­bra­ron la du­da. La que­ma­ron in­jus­ta­men­te. La his­to­ria del se­ñor Guz­mán es una gran pe­lí­cu­la, un gran do­cu­men­tal y es le­gí­ti­mo ha­cer­lo. Esa era la idea de Ka­te y no hay na­da os­cu­ro ni tenebroso en eso”. Ella de­fien­de que los men­sa­jes fil­tra­dos por el go­bierno son con­ver­sa­cio­nes “edi­ta­das” y su pu­bli­ca­ción es ile­gal. Y acla­ra ro­tun­da que no exis­te ro­man­ce en­tre ellos: “Si al se­ñor Guz­mán le pa­re­ce gua­pí­si­ma y sien­te una atrac­ción por ella es ob­vio. Le pa­sa a un mon­tón de hom­bres. Es una mu­jer be­lla, in­te­li­gen­te, con aga­llas y ta­len­to­sa. ¿Có­mo no enamo­rar­se?”. l que no tie­ne es­crú­pu­los en de­cla­rar­se “ena­mo­ra­do” es el can­tan­teGon­za­loPe­ña El Pan­te­ra. Le com­pu­so el co­rri­do ti­tu­la­do La gallina de los hue­vos: “Ad­mi­ro lo que hi­cie­ron Ka­te y a El Cha­po a pe­sar de que él sa­bía que lo es­ta­ban si­guien­do. O era­mu­cho el amor o era mu­cha la ad­mi­ra­ción que sen­tía porKate”. El Pan­te­ra ha es­cri­to una do­ce­na de co­rri­dos a Guz­mán so­bre sus fu­gas y cap­tu­ras, y ha to­ca­do pa­ra él. Le tie­ne mu­cho res­pe­to y de­fien­de a la ac­triz: “Ka­te siem­pre pien­sa en la gen­te ne­ce­si­ta­da, en las­me­jo­res cau­sas. Lo de­más, si El Cha­po le dio un be­so o se en­ten­dían, son co­sas que no nos in­cum­ben. Si le­mo­vie­ron el agua, si se enamo­ra­ron…¡Ano­so­tros qué nos im­por­ta!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.