Lla­mar­se Fitz­ge­rald

En NuevaYork, res­pon­der­po­rWilth­ro­pMa­rring­to­nFen­der­well III ha­de­ja­do­de­se­ru­na­se­ñal inequí­vo­ca­de­pe­di­grí ‘wasp’.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

l es­te­reo­ti­po den­tro de las es­cue­las di­ce que ,

Jor­ge , y Ma­no­le­te Pe­dro Ma­teo jue­gan al fút­bol, un de­por­te emi­nen­te­men­te la­tino. En el ba­lon­ces­to aún se es­pe­ran nom­bres como , y

Jamal De­way­ne , que sue­nan afro­ame­ri­ca­nos. LaNell Billy

y gri­tan que los mu­cha­chos Ray Ken­ton fue­ron tras­plan­ta­dos de la Amé­ri­ca pro­fun­da, y jue­gan al fút­bol ame­ri­cano sin el te­mor de los neo­yor­qui­nos a las le­sio­nes ce­re­bra­les que les im­pi­dan acu­dir a Har­vard y Wall Street como pa­pá. Des­pués del par­ti­do es­cu­chan mú­si­ca country en el co­che con sus no­vias, , o

Tif­fany Roxy . El béis­bol si­gue sien­do mix­to. Crys­tal Pe­ro si vas a un par­ti­do de la­cros­se (una es­pe­cie de hockey, el de­por­te­más pi­jo en los in­ter­na­dos­más pi­jos deNue­va In­gla­te­rra) en­con­tra­rás que la­ma­yor par­te de los chi­cos res­pon­de a ape­la­ti­vos como ,

Brooks o . Stee­le Hub­bell ¿Qué pa­só con los ve­ne­ra­bles ,

John y ? Exis­ten, na­tu­ral­men­te, Pe­ter Tho­mas pe­ro en las cla­ses al­tas po­ner­le a los jó­ve­nes herederos un ape­lli­do no­ta­ble den­tro de la his­to­ria fa­mi­liar como se­gun­do nom­bre es sím­bo­lo de dis­tin­ción. Es­tá le­gal­men­te per­mi­ti­do y no es nue­vo. Ahí es­tá el ejem­plo de

John Fitz­ge­rald Ken­nedy —Fitz­ge­rald era su ape­lli­do ma­terno—. Aho­ra, a los chi­cos wasp es co­mún lla­mar­los por su fa­mily na­me di­rec­ta­men­te, lo que im­pre­sio­na sin am­ba­ges des­de el mo­men­to mis­mo del sa­lu­do. Cuan­do un

de dos Wilth­ro­pMa­rring­ton Fen­der­well III años vie­ne a tu ca­sa a ju­gar sa­bes que tus hi­jos van a la guar­de­ría co­rrec­ta. El nú­me­ro tam­bién in­di­ca al­cur­nia, así como re­fe­rir­se al ni­ño por las ini­cia­les (“Hay que cam­biar­le el pa­ñal a WMFIII” sue­na­muy fino). Por su­pues­to, es­ta prác­ti­ca se es­tá vol­vien­do as­pi­ra­cio­nal y mu­cha gen­te se in­ven­ta “nom­bres fa­mi­lia­res” que sue­nan a que uno lle­gó en el May­flo­wer aunque la úni­ca em­bar­ca­ción fa­mi­liar de la que ha­ya re­gis­tro sea una zó­diac du­ran­te las va­ca­cio­nes es­ti­va­les enMia­mi.

(los nom­bres Le­wis Spen­cer Bow­den han si­do li­ge­ra­men­te mo­di­fi­ca­dos pa­ra pro­te­ger la iden­ti­dad de los pro­ta­go­nis­tas) se en­con­tra­ba en el in­ter­na­do cuan­do la fa­mi­lia bas­tan­te es­nob de su ami­gui­to

John lo in­vi­tó a pa­sar un fin de semana en Smith el club de cam­po. El do­min­go por la tar­de, cuan­do los pa­dres de LSB iban a re­co­ger­lo, los Smith in­vi­ta­ron a todos los ve­ci­nos pa­ra que co­no­cie­ran a la gen­te tan dis­tin­gui­da con la que se co­dea­ba el pe­que­ño John en la es­cue­la. Los pa­dres de LSB, dos cor­pu­len­tos in­mi­gran­tes de mo­da­les tos­cos que no ha­bla­ban in­glés, lo ha­bían bau­ti­za­do con los ape­lli­dos de los mé­di­cos que los aten­die­ron cuan­do lle­ga­ron al país como re­fu­gia­dos. En po­cos años ha­bían ama­sa­do una for­tu­na y en­via­do a su hi­jo a una es­cue­la top. El sue­ño ame­ri­cano. Los Smith se emo­cio­na­ron pe­ro de­ci­die­ron que, a par­tir de en­ton­ces, cuan­do el jo­ven LSB fue­ra de vi­si­ta no era ne­ce­sa­rio in­vi­tar a to­do el club a des­pe­dir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.