Ma­nual pa­ra Leer a Lu­cia Ber­lin

LA ES­TA­DOU­NI­DEN­SE ES LA NUE­VA SEN­SA­CIÓN LI­TE­RA­RIA

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

omo , Ali­ceMun­ro Joan

, , Di­dion Edith Pearl­man

y tan­tas Lo­rrie Moo­re otras, es­cri­be

Lu­cia Ber­lin y cuen­ta — con son­ri­sa tor­ci­da y ce­ja enar­ca­da— so­bre la vi­da de mu­je­res me­ti­das en pro­ble­mas de los que no pue­den sa­lir. Di­fe­ren­cia aten­di­ble con to­das ellas: Lu­cia Ber­lin es­tá muer­ta. Des­de ha­ce ya unos años. Pe­ro, mi­la­gros de la­pos­te­ri­dad, del ol­fa­to editorial o de la jus­ti­cia poé­ti­ca, la au­to­ra es­tá más vi­va que nun­ca. El mo­ti­vo es la pu­bli­ca­ción de Ma­nual pa­ra mu­je­res de la lim­pie­za (Al­fa­gua­ra, edi­ta­do por

y con in­tro­duc­ción de Step­hen Emer­son

), una an­to­lo­gía de sus me­jo­res Ly­dia Da­vis re­la­tos (ad­mi­ra­dos por , en­tre

Saul Be­llow otros), que fue pu­bli­can­do a lo lar­go de de­ma­sia­dos años, en seis pe­que­ños li­bri­tos de cir­cu­la­ción li­mi­ta­da con per­so­na­jes re­cu­rren­tes y ai­res de eso que hoy se co­no­ce como au­to­fic­ción. Na­rra­dos como postales­mo­vi­das­de es­cri­tu­ra fir­me­mien­tras iba arras­tran­do su exis­ten­cia y sus gra­ves pro­ble­mas de sa­lud (una es­co­lio­sis múl­ti­ple) por los pue­blos mi­ne­ros del Oes­te de su in­fan­cia (Idaho, Mon­ta­na y Ari­zo­na) acom­pa­ñan­do a su pa­dre geó­lo­go, por los sa­lo­nes más gla­mu­ro­sos de una ado­les­cen­cia en San­tia­go de Chi­le, Ciu­dad deMé­xi­co y Ber­ke­ley, ocu­pán­do­se de lim­piar pa­ra­man­te­ner a sus cua­tro hi­jos de tres ma­tri­mo­nios y con un in­sa­cia­ble al­coho­lis­mo. Los años no­ven­ta la en­con­tra­ron, por fin, so­bria y en­se­ñan­do li­te­ra­tu­ra en la Uni­ver­sity of Co­lo­ra­do. Des­pués se mu­rió, cor­te­sía de un cán­cer de pul­món. Y aho­ra re­su­ci­ta y se la com­pa­ra con (¿Es­ta­rá­mal

Ray­mond Car­ver de­cir que­me­pa­re­ce­me­jor­que él? ¿Que el de­ses­pe­ra­do sen­ti­do del hu­mor de Ber­lin es más sen­ti­do que el del au­tor de Ca­te­dral, quien ja­más se atre­vió a es­cri­bir so­bre den­ta­du­ras pos­ti­zas o bol­sas de co­los­to­mía y bras­sie­res que ex­plo­tan?). De acuer­do, es có­mo­do pre­gun­tar­se aho­ra dón­de es­ta­ba Lu­cia Ber­lin todos es­tos años. Pe­ro lo que co­rres­pon­de pre­gun­tar­se es dón­de es­tu­vi­mos todos no­so­tros. Es la ho­ra de en­con­trar­la si­guien­do (mien­tras se rue­ga­que na­da de es­to nos pa­se al­gu­na vez) las ins­truc­cio­nes de es­te­ma­nual.

AU­TO­RA, AU­TO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.