Di­si­den­te Pe­ro Ven­de

AI WEI­WEI VS. WAR­HOL EN­FREN­TA­DOS EN UNA EX­PO­SI­CIÓN

Vanity Fair (Spain) - - FLASH -

ecir es ha­blar del ar­tis­ta­más

And­yWar­hol fa­mo­so de Amé­ri­ca. Pin­ta­ba la­tas de so­pa, ala­ba­ba la ba­na­li­dad y era ami­go de las estrellas de ci­ne. Sí, pe­ro, ¿y si aquel hom­bre ado­ra­do por los mar­chan­tes no fue au­tén­ti­ca­men­te po­pu­lar? En reali­dad, el pú­bli­co de su épo­ca nun­ca es­con­dió sus pre­jui­cios mo­ra­li­zan­tes an­te aquel ser ex­tra­ño y gé­li­do, ju­dío y ho­mo­se­xual, ni se sin­tió a gus­to con sus se­ri­gra­fías de si­llas eléc­tri­cas, imá­ge­nes de sui­ci­dios y de ac­ci­den­tes de co­che. En 1964 se le en­car­gó una pin­tu­ra pa­ra cu­brir la fa­cha­da de la Fe­riaMun­dial de Nue­va York. War­hol, cu­ya obra Som­bras se pue­de ver en el Gug­gen­heim de Bil­bao, co­gió un fo­lle­to de la po­li­cía con los 13 cri­mi­na­les­más bus­ca­dos de la ciu­dad y lo re­pro­du­jo a gran es­ca­la, con los tí­pi­cos pri­me­ros pla­nos de fren­te y de per­fil. The thir­teen most wanted men no gus­tó na­da a las au­to­ri­da­des. Po­co an­tes de abrir la fe­ria, el mu­ral fue cen­su­ra­do con una ca­pa de pin­tu­ra. Aque­llos hom­bres “más bus­ca­dos/que­ri­dos” alu­dían a la do­ble ex­pe­rien­cia se­xual y de per­se­cu­ción po­li­cial. La pan­car­ta reivin­di­ca­ti­va no aca­bó con la repu­tación del ar­tis­ta, al con­tra­rio. Le dio un sen­ti­do­más ra­di­cal y pro­fun­do, aunque no más po­pu­la­ri­dad.

Me­dio si­glo des­pués, las “ma­las ca­lles” se han con­ver­ti­do en es­pa­cios pa­ra el con­su­mo rá­pi­do y los ar­tis­tas ven en la­mer­can­ti­li­za­ción de la es­fe­ra pú­bli­ca una­mi­na pa­ra de­nun­ciar los abu­sos del sis­te­ma, aun­que­mu­chas ve­ces sus pro­cla­mas aca­ban sien­do ren­ta­bles es­tra­te­gias de venta, al­go que ha sa­bi­do ver la Na­tio­nal Ga­llery de Vic­to­ria que pre­sen­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.