“An­tes era muy ka­mi­ka­ze, lue­go lo pa­gas”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – PA­LO­MA SI­MÓN

a per­di­do la cuen­ta de las ve­ces que le han di­cho que es­tá me­jor en per­so­na. “Lo es­cu­cho todos los días. Ca­da vez va te­nien­do más mé­ri­to”. Cuan­do Ma­ría Te­re­sa Cam­pos (Te­tuán, 1941) ha­bla, ves tu vi­da pa­sar: Apues­te Por Una, con Cu­ca Gar­cía de Vi­nue­sa; El Ten­de­de­ro, con Pa­co Va­lla­da­res; los de­ba­tes po­lí­ti­co­sa­me­dio­día, an­tes del in­for­ma­ti­vo, con los que, pre­su­me, al­can­zó “pi­cos de au­dien­cia de tres­mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en mo­men­tos muy du­ros, como el del Es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña o la gue­rra de Irak”. La pe­rio­dis­ta es his­to­ria de la te­le­vi­sión es­pa­ño­la. O, lo­que es lo­mis­mo, his­to­ria re­cien­te de Es­pa­ña. Aho­ra con­du­ce Qué Tiem­po Tan Fe­liz en Te­le 5 y lan­za una lí­nea de za­pa­tos, MTC. ¿Su le­ma? “Re­sis­ti­ré, como la can­ción­del Dúo Di­ná­mi­co”. ¿Qué le­que­da­por ha­cer? “Me sien­to ple­na. Pe­ro si hay que bus­car al­gu­na co­sa, pre­sen­tar el tiem­po y las cam­pa­na­das”.

Di­cen que va a ro­dar un ‘reality’ con Te­re­lu. Que tiem­blen las Kar­das­hian, lle­gan las Camposhian…

No, reality no. Has­ta que no se­ma­te­ria­li­ce no pue­do ha­blar de ello. Y esas son mal­da­des. La sim­ple com­pa­ra­ción no es­tá he­cha con bue­na vo­lun­tad.

Le di­cen por la ca­lle: “Me sien­to a ver­la y se­me ol­vi­da to­do”. Us­ted, ¿có­mo se eva­de?

Cuan­do en­tro en un pla­tó. Siem­pre he que­ri­do in­for­mar sin abu­rrir. El peor pe­ca­do en la te­le­vi­sión es el abu­rri­mien­to. Des­co­nec­to con lamúsica, con­mi pa­re­ja—el hu­mo­ris­ta Ed­mun­do Bi­go­teA­rro­cet— y con la te­le. Me gus­ta lo­mis­mo que al res­to de la gen­te.

De­fen­so­ra del es­pec­ta­dor en Sál­va­me. ¿De­fien­de lo in­de­fen­di­ble?

Sál­va­me ha crea­do un for­ma­to di­fe­ren­te, una pues­ta en es­ce­na en la que los ac­to­res son los co­la­bo­ra­do­res. Es un mé­ri­to man­te­ner el pro­gra­ma en al­za con la com­pe­ten­cia que hay. Yo soy com­pa­si­va. Y aunque se in­sul­ten, en sie­te días se ol­vi­dan.

En 2004 de­fi­nía la te­le­ba­su­ra como “la te­le­vi­sión sin es­crú­pu­los”. ¿Se que­dó cor­ta?

Es men­tir, uti­li­zar pa­la­bras feas. En eso pue­do ser un po­co an­ti­gua. No me gus­tan los te­mas es­ca­to­ló­gi­cos ni los jui­cios pa­ra­le­los. Eso es te­le­ba­su­ra.

En­tre Her­mi­da y la Es­te­ban, ¿cuán­tas Es­pa­ñas van?

Va­rias. El es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo lo apren­dí de él. No ha ha­bi­do una so­la pro­pues­ta que Je­sús no­me de­ja­ra po­ner en­mar­cha. Lo ma­lo­de la com­pe­ti­ti­vi­da­dex­ce­si­va es que­no­de­ja ro­dar las co­sas.

¿Qué les di­ría a quie­nes cri­ti­can la ‘po­lí­ti­ca es­pec­tácu­lo’ de ‘Qué Tiem­po Tan Fe­liz’?

AMa­ria­noRa­joy le pu­se lo que ha­bía­mos he­cho ha­ce 20 años. Cuan­do es­ta­ba en la­ma­ña­na pen­sé que ha­bía que acer­car los po­lí­ti­cos a la gen­te. Y crea­mos el es­pa­cioSu Se­ño­ría Es Per­so­na. ¿Có­mo se lle­ga­ba a ser Ra­joy, Bono, Gue­rra? To­qué el acor­deón co­nel vasco, bai­lé un­pa­so­do­ble co­nel pre­si­den­te de la Jun­ta, lla­mé bo­ca­zas aAl­fon­so Gue­rra. Y él­me con­tes­tó: “Mu­cho me­nos que us­ted”. Los pri­me­ros años de una per­so­na­mar­can­mu­cho.

¿Siem­pre ha si­do de pi­sar fuer­te?

No crea. Soy bas­tan­te dé­bil pa­ra­mu­chas co­sas. Me pue­do hun­dir an­te una in­jus­ti­cia. No pi­so fuer­te por­que ten­go re­gu­lar las lum­ba­res. Pro­cu­ro sa­ber bien por dón­de pi­so.

A pro­pó­si­to de la po­lé­mi­ca que se ge­ne­ró cuan­do Ca­ro­li­na Bes­can­sa se lle­vó a su be­bé al Con­gre­so, cir­cu­ló por Twit­ter una fo­to su­ya con Te­re­lu. Las Cam­pos, ¿se ríen

de sí mis­mas?

No lo he vis­to, y es un te­ma en el que pre­fe­ri­ría no en­trar. En­tre las gran­des in­jus­ti­cias de la vi­da es­tá esa. Es nor­mal que los hi­jos si­gan los pa­sos de los pa­dres. Pa­sa­mos. Ylo de lle­var­se el hi­jo al Con­gre­so me pa­re­ció una so­lem­ne ton­te­ría.

Con Ed­mun­do en la fa­mi­lia

¿ríen más?

Eso no lo du­des. Pe­ro yo siem­pre le he pues­to­mu­cho hu­mor a las co­sas. Él se ríe mu­cho con­mi­go. Ed­mun­do di­ce que soy

más hu­mo­ris­ta que él.

Pa­sa la vi­da, ¿tan ca­llan­do o tan fe­liz?

A ve­ces tan ca­llan­do. Me ca­llo mu­cho, y mi­ra que me cues­ta. An­tes era­muy ka­mi­ka­ze. De­cir lo que a uno le ape­te­ce es un gran lu­jo. Aunque lo pa­gas.

La rei­na de las ma­ña­nas, ¿es mo­nár­qui­ca o re­pu­bli­ca­na?

Yo vincu­lo la­mo­nar­quía a la de­mo­cra­cia. No ten­go cul­tu­ra re­pu­bli­ca­na. Cuan­do al­go iba mal mi abue­lo de­cía: “¡Es­to es una re­pú­bli­ca!”. Pe­ro en los tiem­pos que co­rren lo ló­gi­co es que se acu­da a las ur­nas pa­ra to­do. Mi li­bro Prin­ce­sa Letizia aca­ba con la rei­na di­cien­do: “No te preo­cu­pes, Fe­li­pe. Si cae la mo­nar­quía te pre­sen­tas a pre­si­den­te y… ¡Vi­va la Re­pú­bli­ca!”. En el fu­tu­ro Es­pa­ña ter­mi­na­rá sien­do una re­pú­bli­ca, y eso le gus­ta­rá in­clu­so al rey.

La fa­ma, ¿cues­ta o en­gan­cha?

No te com­pli­ca la vi­da. Lo de las fo­tos es can­sa­do. Pe­ro si eso le ha­ce ilu­sión a la gen­te gra­cias a quien tú tie­nes co­sas que a lo me­jor ellos

no… Na­da es gra­tis en es­ta vi­da.

¿Se re­vuel­ve cuan­do es­cu­cha la pa­la­bra ma­ru­ja?

Sí, por­que es ab­sur­do e in­jus­to. Me lo col­gó una se­ño­ri­ta de la pren­sa. A ve­ces las peo­res enemi­gas de las­mu­je­res so­mos no­so­tras mis­mas.

Ma­ría Te­re­sa

Cam­pos lan­za

su mar­ca de

cal­za­do, MTC.

“Ten­go decenas

de pa­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.