‘¿VIE­NE US­TED DE LE­JOS?”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

(in­fre­cuen­te­men­te fa­vo­re­ce­dor) re­tra­to del car­ni­ce­ro es­té­ti­co Lu­cian Freud, o por las gla­mu­ro­sas y ac­ce­si­bles fo­to­gra­fías de An­nie Lei­bo­vitz. na fa­ma que du­ra tan­to es es­pe­cial. La ce­le­bri­dad de la rei­na (in­con­ta­mi­na­da, res­pon­sa­ble de un agran­da­mien­to de su fi­gu­ra) no so­lo exi­ge res­pe­to, sino tam­bién do­sis de frío análisis fo­ren­se. Si us­ted hi­cie­ra un es­tu­dio de mer­ca­do, des­cu­bri­ría que la rei­na ob­tie­ne una pun­tua­ción ex­cep­cio­nal en el apar­ta­do del re­co­no­ci­mien­to de mar­ca. Sin em­bar­go, con es­plén­di­da ele­gan­cia, ella evi­ta las tram­pas vul­ga­res de la fa­ma del aquí y el aho­ra. Su com­pos­tu­ra fa­cial es ab­so­lu­ta y de ca­rác­ter in­mu­ta­ble. Ha­bla po­co. Cuan­do re­ci­be a al­guien, su pri­me­ra pre­gun­ta es: “¿Vie­ne us­ted de le­jos?”. ¿Por qué tan­ta con­ten­ción? Por­que no es una per­so­na vo­lu­ble, por­que no se mues­tra com­pla­cien­te ni con­des­cen­dien­te, sino asun­tos ro­mán­ti­cos lle­va el con­cep­to de lo im­pe­ca­ble a lí­mi­tes in­hu­ma­nos. Re­ci­be el so­bre­nom­bre de Fi­dei De­fen­sor, pe­ro tam­bién po­dría ser con­si­de­ra­daDe­fen­so­ra de la Fi­de­li­dad.

Su her­ma­na, la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, vi­vió en cam­bio una tem­pra­na y es­can­da­lo­sa re­la­ción con un hom­bre casado, y pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en un per­so­na­je fi­jo de un li­bi­di­no­so cir­cui­to de fies­tas in­ter­na­cio­nal que in­cluía, por ejem­plo, a Mick Jag­ger. Los lectores de las os­cu­ras y crue­les no­ve­las de Ed­ward St. Aubyn (como Al­gu­na es­pe­ran­za, de 1994) pue­den dis­tin­guir en ellas re­tra­tos po­co fa­vo­re­ce­do­res de una dis­fra­za­da prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, pe­ro la úni­ca per­so­na que ha con­ver­ti­do a Isa­bel II en per­so­na­je li­te­ra­rio ha si­do Alan Ben­nett, el dra­ma­tur­go pre­di­lec­to del Reino Uni­do, sim­pá­ti­co po­le­mis­ta que, al ser tam­bién lo que po­dría lla­mar­se una rei­na de las de to­da la vi­da, ha es­cri­to con gran ca­ri­ño so­bre la ver­da­de­ra mo­nar­ca.

En tér­mi­nos de ges­tión de mar­ca, el los tra­pi­tos. Como Coco Cha­nel, cree que la mo­da es úni­ca­men­te aque­llo que pa­sa de mo­da. Sin em­bar­go, la ges­tión del ar­ma­rio re­gio se lle­va a ca­bo con enor­me pro­fe­sio­na­li­dad: sus mo­dis­tos y su som­bre­re­ro (per­so­na­je esen­cial) in­sis­ten en re­cu­rrir a los co­lo­res fuer­tes y a ejer­cer una sen­ci­lla au­to­ri­dad en cues­tio­nes de es­ti­lo. A los di­se­ña­do­res se les pi­de que con las te­las más fi­nas (la se­da y la ga­sa, por ejem­plo) se ase­gu­ren de que no se pro­du­ci­rá une­pi­so­dioin­de­co­ro­so­si so­pla una fas­ti­dio­sa bri­sa mien­tras la mo­nar­ca ba­ja las es­ca­le­ras de un avión, o da un pa­seo en­tre la gen­te.

Cir­cu­la la his­to­ria de que Mar­ga­ret That­cher, lle­va­da por la an­gus­tia que le crea­ba su ca­rác­ter tre­men­da­men­te con­tro­la­dor, lla­mó en cier­ta oca­sión con an­te­la­ción pa­ra cer­cio­rar­se de que no se iba a pro­du­cir una em­ba­ra­zo­sa du­pli­ca­ción de ves­ti­dos en una ga­la noc­tur­na a la que la rei­na y ella iban a acu­dir. Le res­pon­die­ron: “No se in­quie­te, pri­me­ra mi­nis­tra, Su Ma­jes­tad ja­más se fi­ja en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.