¡ DIOS SAL­VE A KA­TE!

CÓ­MO HA CON­SE­GUI­DO la DU­QUE­SA de CAM­BRID­GE SEDUCIR A la REI­NA MÁS FLEMÁTICA del MUNDO Da­vid Ca­me­ron y las ami­gas de Isa­bel II la de en­den. Y nos lo cuen­tan

Vanity Fair (Spain) - - PORTADA - Por R AQUEL PELÁEZ Y EM­MA ROIG

Se­con­ven­ce an­tes a una abue­la­que au­na sue­gra”, di­ce la es­pa­ño­la lad­yPi­la­rB­ren­nan con mi­ra­da pí­ca­ra mien­tras nos ser­vi­mos un té de men­ta en un ani­ma­do ca­fé­de la lon­di­nen­seS­loa­neS­qua­re. Lad­yB­ren­nan vi­ve en es­ta zo­na des­de que se ca­só con un­miem­bro­de laCá­ma­ra de los Lo­res y Con­se­je­ro de la Rei­na y se in­te­gró de lleno en los usos y cos­tum­bres de la al­ta so­cie­dad bri­tá­ni­ca. In­vi­ta­da fre­cuen­te a even­tos reales y tar­des de té en el Cas­ti­llo deWind­sor, ella ofre­ce un re­tra­to ro­bot de lo que los bri­tá­ni­cos en ge­ne­ral pien­san de Ka­teMidd­le­ton: “Es muy na­tu­ral y muy sin­ce­ra. In­te­li­gen­te, se adap­ta con fa­ci­li­dad. Se ha com­por­ta­do de una for­ma muy dig­na”. Se­gún los son­deos de po­pu­la­ri­dad de los ro­yals, Ka­te Midd­le­ton es­tá de­trás de la rei­na Isa­bel y muy por de­lan­te de su pro­pio ma­ri­do, el prín­ci­pe Gui­ller­mo.

Fue­ra ca­mi­nan con­brío­de aquí pa­ra allá im­pe­ca­bles­mu­je­res que por­tan bol­sas de las tien­das cer­ca­nas: Clu­bMo­na­co, An­ya Hind­march, Guc­ci, Ar­ma­ni. Al otro la­do de la ace­ra es­tá el cen­tro co­mer­cial de lu­joPe­ter Jo­nes, don­de tan­tas ve­ces se pu­do ver aKa­teMidd­le­ton­cuan­doaú­ne­ra so­lo­la no­via del­prín­ci­pe com­prar cos­mé­ti­cos. Es tam­bién el lu­gar don­de lady Dia­na Spen­cer so­lía pa­sear con sus ami­gas, ni­ñas bien a la ca­za de aris­tó­cra­tas co­no­ci­das como Sloa­ne Ran­gers. La es­tra­te­gia de aque­llas as­pi­ran­tes a es­po­sas dis­tin­gui­das era de­jar­se ver por las ca­lles y lo­ca­les del ba­rrio­más ex­clu­si­vo de la ciu­dad. La de Ka­te, como cuen­tan las cró­ni­cas, fue es­co­ger la­mis­ma uni­ver­si­dad que el fu­tu­ro he­re­de­ro de la Co­ro­na y ar­mar­se de una pa­cien­cia a prue­ba de bom­bas (y don­de di­ce bom­bas léa­se des­li­ces con otras da­mas, fies­tas es­can­da­lo­sas y una so­na­dí­si­ma rup­tu­ra) pa­ra des­pués de diez años de no­viaz­go aca­bar ca­sán­do­se con el fu­tu­ro rey de In­gla­te­rra. Tan­toDia­na co­moKa­te su­pie­ron­ga­nar­se la sim­pa­tía­del pue­blo in­glés, pe­ro so­lo una de ellas ha con­se­gui­do gran­jear­se el ca­ri­ño de la rei­na. ¿Có­mo lo ha he­cho la­du­que­saCat­he­ri­ne—en es­pa­ñol Ca­ta­li­na— de Cam­brid­ge? Una ma­ña­na de ve­rano de 2015, no muy le­jos de Sloa­ne Squa­re, una jo­ven de lar­ga me­le­na, ves­ti­da con va­que­ros y una ca­mi­se­ta de ra­yas ma­ri­ne­ras, en­tra en una pe­que­ña tien­da de ro­pa infantil. “Aca­bo de ser mamá y que­ría al­gu­nas pren­das pa­ra­mi re­cién na­ci­do. Es un ni­ño”, di­ce a las pa pa­ti­di­fu­sas­de­pen­dien­tas, ti­di­fu­sas­de­pen­dien­tas, como si su ros­trono fue­se uno de los más po­pu­la­res del mundo y el ni­ño del que ha­bla, el prín­ci­peGeor­ge, no es­tu­vie­se a to­das ho­ras en todos los ca­na­les de te­le­vi­sión

“Si obe­de­ces to­das las

re­glas te pier­des to­da

la di­ver­sión”

– Kat­ha­ri­ne Hep­burn

Ka­te Midd­le­ton, el prín­ci­pe Gui­ller­mo y el prín­ci­peHarry en la To­rre de Lon­dres pa­ra con­me­mo­rar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en agos­to

de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.