YLOSSUEÑOS, SUEÑOSSON

Un­den­tis­ta. Un­dien­te que se cae. Una­mu­jer­que se sue­ña a sí­mis­ma. O no. La es­cri­to­ra­me­xi­ca­na MARGOGLANTZ, ga­na­do­ra del Pre­mio FIL, na­rra en un ejer­ci­cio­de literatura su­rrea­lis­ta una en­so­ña­ción en­tre sa­ca­mue­las y va­cas.

Vanity Fair (Spain) - - SUMARIO -

r al den­tis­ta se ha con­ver­ti­do en par­te esen­cial de mi vi­da ac­ti­va. Tan­to, que sue­lo so­ñar con las se­sio­nes in­ter­mi­na­bles en que es­toy sen­ta­da es­pe­ran­do a que se de­socu­pe al­gu­na sa­la don­de pue­da aco­mo­dar­me en un si­llón re­cli­na­ble úl­ti­mo ti­mo mo­de­lo, aun­que des­de que es­cri­bo tuits, me veo so­so­ñan­do con fra­ses ful­gu­ran­tes, las que, tui­tea­das, pue­dan atraer más se­gui­do­res.

Ano­che en una pe­sa­di­lla se me caían los dien­tes. Abrí la bo­ca, un agu­je­ro en­te­ra­men­te blan­co, se­me­jan­te al que pin­tó en el ros­tro de su per­so­na­je Ed­var­dMunch.

Un psicoanalista diag­nos­ti­ca­ría qui­zá un sín­to­ma de in­se­gu­ri­dad.

Pre­ci­so, en ese sue­ño es­tao es­ta­ba a pun­to de ca­sar­me.

¡Qué cu­rio­so, pien­so, ca­si to­dos han te­ni­do sue­ños pa­re­ci­dos y, pa­ra col­mo, reite­ra­ti­vos! Mi ami­ga Blan­ca so­ña­ba a me­nu­do que se le caían los dien­tes, lue­go los mas­ti­ca­ba. Me pre­gun­to ¿có­mo po­día mas­ti­car sus pro­pios dien­tes si ya no los te­nía?

Otra ami­ga re­cuer­da un sue­ño asi­mis­mo re­cu­rren­te: den­tro de su bo­ca sus dien­tes se pul­ve­ri­za­ban.

En su In­ter­pre­ta­ción de los sue­ños Freud ex­pli­ca el sig­ni­fi­ca­do de las pe­sa­di­llas en don­de los dien­tes son pro­ta­gó­ni­cos.

Ho­jeo un in­ven­ta­rio so­bre sue­ños —pre­ten­di­da­men­te freu­diano—, es­co­jo unos cuan­tos:

Los sue­ños en los que los dien­tes se caen son muy fre­cuen­tes y exis­ten va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes, se­gún la per­so­na y su si­tua­ción.

Los dien­tes re­pre­sen­tan la se­gu­ri­dad en no­so­tros mis­mos, son sím­bo­lo de nues­tra fe­li­ci­dad (ex­pre­sa­da en una son­ri­sa) y apa­rien­cia. So­ñar que se caen pue­de es­con­der el te­mor de ha­cer el ri­dícu­lo en la vi­da real. En los sue­ños los dien­tes re­pre­sen­tan fuer­za—los uti­li­za­mos pa­ra­mor­der, tro­zar, mas­ti­car…—. En es­te sen­ti­do, si en el sue­ño se caen o se rom­pen, sig­ni­fi­ca que en la vi­da real los de­más no es­cu­chan nues­tra opi­nión so­bre un te­ma con­cre­to o uno en ge­ne­ral.

“So­ñé que me per­día. Den­tro del sue­ño

ha­bía una mu­jer. No era yo... La mu­jer se

asus­ta, aprie­ta la man­dí­bu­la, sus dien­tes

re­chi­nan. Van a ma­tar­la, pien­sa”.

Por otra par­te, si se sue­ña que los dien­tes se han ca­ria­do y se rom­pen, sig­ni­fi­ca que se de­be te­ner cui­da­do en el tra­ba­jo. Al­gu­nos ofre­cen otra in­ter­pre­ta­ción de es­te sue­ño: la per­so­na que sue­ña con dien­tes po­dri­dos o ro­tos se arre­pien­te de ha­ber con­ta­do una men­ti­ra.

Tras­mi­to aquí el sue­ño de un jo­ven con pe­sa­di­llas re­cu­rren­tes en las que su den­ta­du­ra es protagónica: sue­ña que le es im­po­si­ble abrir la bo­ca como si tu­vie­ra ato­ra­das las pie­zas den­ta­les ad­he­ri­das a la man­dí­bu­la her­mé­ti­ca­men­te se­lla­da. En otra oca­sión, le bro­ta­ba una muela en la par­te in­fe­rior de­re­cha cha de la bo­ca, na­ci­da con el úni­co pro­pó­si­to de des­truir sus de­más dien­tes.

Pi­de con­se­jo a los lec­to­res del Google—es de­cir, el uni­ver­so so en­te­ro de quie­nes lo con­sul­tan— con­sul­pa­ra re­sol­ver el enig­ma que esos sue­ños le pro­po­nen. El Google no lo re­suel­ve.

Aña­do pa­ra ter­mi­nar otro de mis sue­ños:

So­ñé que me per­día. Den­tro tro del sue­ño ha­bía una mu­jer. No era yo.

¿Trein­ta y cin­co años? Al­ta, de ojos azu­les, del­ga­da, dien­tes muy pa­re­jos y blan­cos.

Vi­ve en un edi­fi­cio muy al­to. En lu­gar de la ma­de­ra tra­di­cio­nal, el sue­lo de la ca­sa es­tá cu­bier­to de un pas­to muy ver­de, grue­so, mu­lli­do, in­glés.

Por el pas­to y por el sue­ño pa­san mu­chas va­cas, co­rren en­tre los­mue­bles, per­si­guen a la mu­jer, sus pa­tas se en­ca­jan en el sue­lo, de­jan pe­da­zos de tie­rra al des­cu­bier­to.

La­mu­jer se asus­ta, aprie­ta la man­dí­bu­la, sus dien­tes re­chi­nan, los ojos le cam­bian de co­lor, se vuel­ven ne­gros, van a ma­tar­la, pien­sa.

En el ar­ma­rio en­cuen­tra un bas­tón grue­so, con man­go de pla­ta y ca­ra de pe­rro.

Em­pie­za a dis­pa­rar: una a una van ca­yen­do las va­cas.

De in­me­dia­to, sus cuer­pos se trans­for­man, ya son los cer­dos de la Bi­blia: de­vo­ran mar­ga­ri­tas.

Al des­per­tar, no me en­con­tré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.